Mi botiquín de aceites esenciales

Mi botiquín de aceites esenciales

El poder de los aceites esenciales

Hace unas semanas movida por un impulso compartí en mis Stories de Instagram el paquete que había recibido con aceites esenciales. Compartí tanto los aceites como las sinergias que iba a hacer para llenar mi botiquín. Recibí tantos comentarios que decidí escribir un artículo para compartirlo mejor.

Y es que así nos preparamos para la vuelta al cole en casa:

1- Alimentación sin azúcares, harinas, gluten y poquísimos lácteos.

2- Muchos vegetales, proteína de calidad y grasas.

3- Cuidamos nuestra microbiota con probióticos y fermentos.

4- Mantenemos a raya el estrés, cada uno de la mejor forma que sabe.

5- Ante los primeros síntomas, echamos mano de los aceites esenciales.

¿Te cuento las sinergias que usamos? Intento combinar sólo 4 o 5 aceites esenciales para no tener que invertir una fortuna. Así que estos 5 puedo decir que son mis preferidos: mandravasarotra, laurel, tomillo manzanilla, arbol de te.

Bronquitis

40 gotas de AEQT Mandravasarotra, 30 gotas de AEQT Tomillo Tuyanol, 30 gotas de AEQT Árbol de te.

Aplicar 3-4 gotas en espalda y pecho tres veces al día.

El poder antiviral, antiinfeccioso y expectorante de esta sinergia ayudarán a expulsar mucosidad y eliminar cualquier infección aguda.

 

Gripe

50 gotas de AEQT Mandravasarotra, 20 gotas de AEQT Laurel noble, 10 gotas de AEQT Tomillo tuyanol y 20 gotas de AV de Nuez de Albaricoque.

Aplicar 5 gotas en espalda y pecho tres veces al día.

Esta sinergia está indicada ante cualquier virus gripal, infección o defensas bajas. Pudes aplicarla también como preventivo en la planta del pie de tu hijo en épocas en que hay virus rondando por la guardería o escuela.

 

Tos seca

30 gotas de AEQT Mandravasarotra, 20 gotas de AEQT Tomillo Tuyanol, 10 gotas de AEQT Manzanilla romana y 40 gotas de AV de Nuez de Albaricoque.

Aplicar 3-4 gotas en espalda y pecho tres veces al día.

Parecida a la anterior, el aceite esencial de Manzanilla ayudará a calmar esa tos irritable y espasmódica, sin mucosidad, sobre todo tos nocturna que afecta a nuestros pequeños.

 

Otitis

30 gotas de AEQT Mandravasarotra, 10 gotas de Manzanilla romana.

Aplicar 2 gotas en el área peri auricular, 4 veces al día. Antes de acostarse, si hay mucho dolor de oídos también puedes poner una gota en un trocito de algodón y dejarlo dentro del oído.

La acción anti-infecciosa de Mandravasarotra y el poder calmante de la Manzanilla mejorarán en seguida cualquier cuadro otorrinolaríngeo.

 

La acción de los aceites esenciales es rápida y eficaz, pero sobra decir que, al igual que ante cualquier terapia considerada alternativa, si el paciente no mejora en 24 horas, acudir al centro médico. De igual forma, con pacientes ya tratados estas sinergias de aceites esenciales supondrán una eficaz terapia complementaria para acortar la duración de la enfermedad.

¿Te surge alguna duda? ¿Has usado o usas aceites esenciales en tu día a día? ¡Cuéntame!

Así es Nutrihelp por dentro

Así es Nutrihelp por dentro

Gestando la idea Hace unos meses, cuando todavía nos encontrábamos brindando con cava por el año que acabábamos de estrenar, y nos marcábamos una vez más los mismos objetivos de siempre, tuve una idea. Fue una idea como pocas, brillante, pero todavía sin forma; un...

leer más
La difícil hazaña de comer sano

La difícil hazaña de comer sano

Todo lo que necesitas saber en tu andadura de la vida sana Porque estoy segurísima que estás hecha un lío. Entre lo que lees por internet, las redes sociales (¿desde cuándo es ético dar consejos nutricionales por Instagram?), los libros, tu vecina, el programa de la...

leer más
5 tips para sanear tu dieta

5 tips para sanear tu dieta

Me apuesto lo que quieras a que con tanta moda de dietas, tantos expertos rondando por ahí y tantas celebrities confesando sus excentricidades culinarias tú no sabes qué comer ni cómo hacerlo. Tú, que lo único que quieres es estar sano, comer equilibrado y asegurar...

leer más
5 pensamientos que debes evitar cuando “te pones a dieta”

5 pensamientos que debes evitar cuando “te pones a dieta”

Esto ya suena mal…

Ponerse a dieta no mola. Conozco personas que siempre que las veo “están a dieta”. Algunas, te lo prometo, incluso lo disfrutan. Es como si les gustara estar al día con las modas dietéticas de las famosas. Yo no le acabo de ver la gracia, la verdad. Pero bueno, la cosa es que esas personas son las menos. Las que más, son el resto: personas, la mayoría mujeres, que siempre se ponen a dieta y fracasan. Pues, va por ustedes:

5 pensamientos que debes evitar cuando te pones a dieta

 

Pensamiento 1: ¿El aguacate engorda?

Quien dice el aguacate, dice la pera, la manzana, el pollo o las sardinas. El pensamiento en sí de que esto o aquello engorde…¡quítatelo de la cabeza! Siendo puristas te diría que menos el agua, todo engorda, ok? Parece complicado pero en el fondo se trata de reconciliarte con la comida. Ella no te engorda. Tampoco te adelgaza. La comida te nutre. Y un exceso de esta, te complica la vida, pero ya está, no hay más. Tienes que acostumbrarte a comer disfrutando de lo bueno de ese alimento, sin tener el radar cuenta-calorías conectado.

Pensamiento 2: Mi amiga pierde más rápido

Lo sabes de sobra: las comparaciones nunca han sido buenas. ¡No te compares! Aunque hagas la misma “dieta” que tu amiga o vecina, el resultado nunca será el mismo. ¿Sabes por qué? Porque el tratamiento en sí no depende sólo de lo que comes (o sea, de la dieta) sino también de si te mueves o no, de si descansas bien, de cómo vas de vientre, de tu momento del ciclo menstrual, y además, de en qué hora del día haces tus ingestas*. (*Apunte: esto último se llama cronobiología. Y últimamente me está flipando, pero esto ya será materia para otro artículo…¿Sabes que si tu cena te la tomas a las 7 p.m. o a las 10 p.m. no tendrá la misma respuesta metabólica en tu organismo? Una manzana tiene 52 kcal todas las horas del día, pero tus hormonas no están igual por la mañana que por la tarde… Interesante, ¿verdad?).

Pensamiento 3: Obsesionarse por los quilos

Ni te fijes en ellos. Aquí te pido que seas de letras puras. Un sobrepeso u obesidad es más un problema de inflamación corporal que no un problema matemático. Con esto me refiero que el 100% de las veces (ahí estoy radical…) las tallas y el volumen son más exagerados que la cifra que marca la báscula. A ver, ¿tú qué quieres? ¿Verte bonita, sentirte ágil, estar sana y fuerte, o bien pesar… no sé… 65 kg? Ponle el número que quieras ahí. El número en sí no te dará la felicidad. La felicidad se siente.

Pensamiento 4: Me he saltado la dieta

¡Ni que fueras una rana! ¡Aquí uno no se salta nada! Si te apetece una pizza, pues te la comes. Si quieres tomarte una cervecita en una terracita de verano, pues andando. Pero el concepto no es “saltarse” nada. Uno tiene que responsabilizarse de lo que hace y, en este caso, de lo que toma. ¿Qué te crees, que yo estoy siempre con una manzana en la mano o qué? Jeje…no, que a mí también me apetece de vez en cuando tomar algo no-sano. Pero el detalle es que un 80% de mi dieta es sana, y me reservo un 20% por si me apetece algo no-sano. Sin remordimientos. Sin saltos. El pensamiento “me he saltado la dieta” es absolutamente negativo. Te has comido una pizza, vale…, espero que la hayas disfrutado y ahora sigue con lo tuyo, y ya.

Pensamiento 5: “ponerse a dieta”

No veas el daño que me hace el propio título de este artículo. Si te pones a dieta estás ya condenada al fracaso. Ponerse a dieta implica que no es para siempre, que hay una fecha de caducidad. Y, ¿qué te crees que va a pasar cuando ya no estés a dieta? Aix…, preciosa mía, ¡que te olvides ya de las dietas! No te pongas a nada. Mira tú que a mí, la propia palabra “dieta” ya me chirría. Incluso a mis clientes les suelo decir “te paso una propuesta de menú semanal” que no “te hago una dieta”. “Dieta” me suena a restricción, a pasar hambre, a contar calorías, a comida insípida… Aunque ya te te lo he contado alguna vez, la palabra dieta no significa eso, pero tiene una serie de connotaciones que no me gustan nada.

Conclusión:

Si crees que debes perder peso, no te sientes a gusto con tu cuerpo, no estás ágil o no gozas de buena salud, asesórate con un nutricionista actualizado (esto es súper importante, por favor, que tenemos un panorama en este país…que no veas). Este nutri puede ser alguien como yo, que estaré encantada de ayudarte, alguien que:
  • no te ponga tostadas y pavo para desayunar (si recurre a procesados con pocas calorías y cero nutrientes en la primera ingesta, malo…)
  • no te haga estar pendiente de la comida todo el día: que si un desayuno a las 9h, un media mañana, bla, bla, bla… Todo el día comiendo a menudo y poco va a dejar tus hormonas medio taradas.
  • no te haga pasar hambre. Comer es un placer. Un enorme placer. Un nutri actualizado te enseñará a disfrutar de la comida de verdad. Te saciarás, disfrutarás, y encima, adelgazarás.
  • te enseñe a disfrutar del proceso. No vivas la dieta como el típico chiste de la mujer que está de mal humor, con hambre y pasándolo mal. Dis-fru-ta. No sólo de los menús (alias, dieta) sino también del placer de cuidarte, de mover tu cuerpo, de quererse y de responsabilizarte de tu salud física y mental.
No te pongas a dieta. Mejora tus hábitos.
Come grasa y sé feliz

Come grasa y sé feliz

Miedo a la grasa. Había una vez, en un lugar no muy lejano, un pueblo que creía que su planeta, la Tierra, era plano. Alguien dijo que en realidad el planeta era redondo... y casi lo queman en la hoguera. En realidad no sé quién fue el genio, porque Galileo Galilei,...

leer más
3 puntos clave para mejorar tu estilo de vida

3 puntos clave para mejorar tu estilo de vida

3 puntos para conseguir un estilo de vida saludable Seguro que quieres hacer más deporte. O quizá sientas que necesitas alimentarte mejor. En definitiva, no acabas de estar a gusto con el estilo de vida que llevas. Pero, ¿sabes exactamente cómo conseguir ese estilo de...

leer más
5 mitos nutricionales que te enferman

5 mitos nutricionales que te enferman

O te engordan, o te hacen ir mal…

Alguna vez ya te he contado que en algunas cosas, la hemos cagado. Con tanto nutricionismo y tanta estrechez de miras, hemos sentenciado y llegado a conclusiones erróneas. Lo peor, es que estas conclusiones y mitos, están tan extendidos entre la población que cuesta corregirlos. Lo mejor, es que aquí estamos unos cuantos nutricionistas dispuestos a todo para mostrarte la verdad. Y como más de una persona pensará que todo esto es un lío, que cada uno dice sus teorías (lógico), no hablo yo: hablan los muchísimos estudios que, a día de hoy, demuestran que esos mitos son, sólo eso, mitos. Si te los quieren colar los anuncios de la TV, ya sabes qué es: publicidad e interés comercial. Si te los cuela tu médico de cabecera, que sepas que poca nutrición hacen los médicos en su carrera, pues no es de su competencia. Y si es tu nutricionista, eso sí es grave… dile que por favor, se actualice, se recicle y lea un poco más.

Mito 1: La base de nuestra alimentación mediterránea son los cereales

¡Ni hablar del peluquín! Jamás nuestra dieta se ha basado en los cereales… menos ahora, claro. Es indignante que un grupo de alimentos al que se lo relaciona con tantas enfermedades, pretenda ser nuestra base. La recopilación científica de Whole Grains Council, cuyos estudios intentan demostrar la relación directa que hay entre la ingesta de cereales y la mejora en la salud, concluye que ninguno de sus estudios ha durado más de 3 meses. Poco se puede deducir  cuando hablamos de dieta y alimentación, en estudios tan cortos en el tiempo. Seguramente la herramienta más potente que se ha creado para difundir mensajes con tanto interés comercial es la famosa pirámide alimentaria. Sobre este mito, hay 2 posibles teorías: Existe la teoría que la primera pirámide de los alimentos apareció en los años 60, ante una necesidad, por parte del gremio de agricultores de EEUU de ofrecer sus excedentes de producto. Ahí aparece el Sr. Kellog’s y sus descendientes. Cierto es que la economía del país dependió en gran parte de las ventas de cereales de este gremio. La teoría europea muestra algo similar: en los años 60 en Europa, y tras vivir años de penúria y miseria postguerra, se intentó potenciar aquél grupo de alimentos más barato y menos perecedero para poder alimentar a la población. Sea cuál sea el origen, lo que está claro es que la pirámide no es fruto de ninguna sociedad nutricional, médica o sanitaria.
A modo de chiste, démonos un respiro… ¡Dale al play!:

Mito 2: Tienes que comer 5 veces al día

La recomendación de hacer cinco ingestas diarias está muy desmontada ya por diferentes estudios (artículo) y es que jamás de los jamases en la historia de la Humanidad se ha comido tanta cantidad y con tanta frecuencia. Una razón de peso es porque nunca habíamos tenido tanta opulencia alimentaria. El mito en cuestión ya se va desmontando, menos mal (aquí). Una vez más vimos el tema en cuestión con la lupa del reduccionismo nutricional, y la pauta de comer 5 veces al día únicamente se basó en un supuesto de fisiología: evitar subidas de glucosa sanguínea repartiendo la ingesta durante el día. Obviamente nuestro organismo es mucho más que glucosa.

Mito 3: Necesitas X para estar sano

O sea, crear necesidades específicas. Aquí es donde la industria alimentaria se pone las botas y ha creado necesidades de la nada, jugando con el nutricionismo y la ignoracia de la población general. Juega con nuestro buen corazón y buenas intenciones y, ¡ale, nos hace creer que necesitamos esto o aquello! Menudo mito… Me explico: ¿Crees de verdad que tu hijo de 6 meses necesitas “Mi Primer Danone” y no puede digerir un yogur natural? ¿Crees que tu marido que tiene el colesterol alto necesita Danacol para mejorar su perfil lipídico? ¿crees que necesitas esa maravillosa barrita energética para rendir mejor en el gimnasio? ¿o recuperarte de tu entreno? ¿De verdad no vas a poder perder peso si tomas un yogur natural en lugar de un Vitalínea? Pongo los ejemplos en los productos lácteos porque es donde lo veo todo más exagerado. Pero donde se me ponen los pelos de punta, ¡menuda barbaridad!, es en los productos destinados a la población infantil. Esto es feo de verdad. Porque Nestlé, entre otras empresas, sabe obviamente que las mamás lo daremos todo por nuestros hijos. Y claro, una leche o unos cereales que están especialmente diseñados para que nuestros hijos tengan más hierro o crezcan mejor (¿cómo???), cómo no los vamos a comprar? Una leche crecimiento. Unos cereales enriquecidos. Y ¡ojo! lo último: un colacao para bebés. De verdad que no tengo ni fuerza para debatir semejantes barbaridades. Estos productos, todos ellos, son sobre todo ricos en azúcar, pero en cantidades industriales (cómo el etiquetado nutricional nos despista). A este mito ni caso. De todo ello, no necesitas absolutamente nada. Es más, no deberías tomarlos.

Mito 4: La grasa es mala

Este mito nos da miedo… Bueno, te lo expliqué alguna vez, y alguna otra, pero básicamente, necesitas grasa para estar san@. En este meta-estudio , que es una revisión de las conclusiones de 21 estudios se demuestra que “no hay pruebas que permitan concluir que la grasa saturada esté asociada con un incremento de enfermedad coronaria o mayor riesgo de infarto”. Está más que dicho y aún así, todavía vamos al médico temiendo el colesterol, la grasa saturada y el temible infarto coronario.

Mito 5: el huevo y el colesterol

Come huevos. Que “el huevo lleva colesterol y el colesterol es malo” es algo que todavía tenemos grabado a cal y canto. Y yo, que ya sé que el huevo es en realidad un superalimento (aquí) que no va a hacer que me suba el colesterol, me lo zampo casi cada día básicamente porque me encanta (aquí) y me nutre. Y no es por nada, pero parece ser que empezar el día con un par de huevos hace que comas menos (estudio) y que pierdas peso (estudio). Ahí queda eso.
Venga cuéntame, ¿cuantos de estos mitos ya has desterrado? ¿Cuál de ellos no puedes olvidar?
All you need is… café.

All you need is… café.

Últimamente en Instagram sobre todo veo personajes que te quieren incitar a sustituir tu taza de café, “que es mala malísima”, por su brevaje mágico o quizá incluso por un te. Dejando a parte que quizá ese brevaje mágico que puede sustituir tu café esté repleto de azúcar, pregúntate ¿por qué debería de dejar de tomar café?

Y es que se juzga esta infusión (el café no deja de ser una infusión) por sólo uno de sus componentes, la cafeína. Pero en tu taza no hay solo cafeína. Hay café.

Si así fuera, ¿es mala la cafeína?

Sigue leyendo y sorpréndete.

leer más
¿Por qué Beyond Omega es tu mejor elección?

¿Por qué Beyond Omega es tu mejor elección?

Te presento a Beyond Omega
Esta maravilla de suplemento viene presentado en una cajita metálica redonda, con 60 perlas.

Cada perla contiene ácidos grasos de omega 3, vitaminas liposolubles y metabolitos secundarios en máxima calidad. E insisto en lo de “máxima calidad” porque Ringana trabaja con alta tecnología y produce todos sus productos con unas formulaciones a base de principios activos espectaculares.

leer más
Receta fácil de frittata

Receta fácil de frittata

La frittata Si hace tiempo que me conoces o me sigues por alguna red social sabrás de sobra que me chiflan los huevos. No sólo por su valor nutritivo (eso sí que es un superfood...y lo demás son tonterías), sino también por su versatibilidad. En otras ocasiones te he...

leer más
¿Comer 5 veces al día?

¿Comer 5 veces al día?

Pues si comes 5 veces al día… envejecerás.

  ¿A que no te esperabas eso? ¡Pero si precisamente eso es lo que dice todo el mundo! ¡Todos sabemos que tenemos que comer 5 veces al día para estar sanos! ¿Verdad? Bueno, pues yo te pregunto: y si no, ¿qué? ¿Qué pasa si comes, por ejemplo, 4 veces al día? ¿O 3? Comer 5 veces al día es uno de los mitos alimentarios que está más profundamente arraigados en la población. Y no está suficientemente justificado. Y así de claro te lo digo: ESTOY EN CONTRA DE COMER 5 VECES AL DÍA. No quiero que este sea un post muy espeso de contenidos (aunque sin duda el diálogo nos daría para largo). Mi intención es que sea un artículo que te haga reflexionar. Y ya, si tú no comes 5 veces al día, que te quites el peso de la mala consciencia de encima.

Primer pensamiento inocente:

Hacemos tres ingestas principales, desayuno comida y cena; y dos snacks a media mañana y media tarde respectivamente. La importancia de estos snacks nos la recuerda constantemente la industria alimentaria. Un snack saludable que nos da la Naturaleza puede ser fruta o frutos secos. Pero de esos 14 snacks semanales, ¿cuántos son procesados y cuantos saludables? Es decir, ¿cuántas barritas, galletas o bollería tomas en comparación con la fruta? Sin duda, estas 2 ingestas a media mañana y a media tarde son una excelente apuesta de la industria alimentaria, que sabe que es más probable que meriendes una barrita (energética, con fibra o super healthy) que no un plato de coliflor. Además, ¡menudo rollazo tener que llevar siempre en el bolso algo para picotear! Es más, en consulta suelo encontrarme personas que llevan muy bien su alimentación diaria y cada día a la hora de la merienda, el monstruo de las galletas se apodera de ellas. La merienda es, sin duda, una hora crítica…

Segundo pensamiento inocente:

Cada vez que comemos ponemos en marcha nuestro Sistema Nervioso Parasimpático, que es el que se encarga principalmente de la digestión y del sueño. Como nuestra principal preocupación como especie es y ha sido siempre sobrevivir, cuando comemos, nuestro organismo pasa de todo lo que no tenga que ver con digerir. Tu cuerpo, en modo “parasimpático” activado va a centrarse en hacer la digestión, dejando otras reacciones metabólicas importantes para otro momento. Entonces, si comes 5 veces al día, o sea, cada 2-3 horas, ¿cuándo vas a dedicarte a no envejecer, a renovar tus células, a crecer, etc.? ¡Si estás todo el día digiriendo! Y eso también es válido (y mi experiencia en consulta me lo reafirma) sobre todo ante una Diabetis, por ejemplo. ¡Qué mal hechas las dietas tradicionales para tratar la Diabetis, madre mía!

Tercer pensamiento inocente:

Este tiene que ver con el movimiento, con el uso de tu energía. Pues cuando estás en modo parasimpático, como te he dicho después de comer, tu fuente energética es de muy mala calidad, corta, ineficaz y patosa. Te lo expliqué bien en mi artículo sobre el Ayuno intermitente, pero básicamente, si vas a hacer deporte (algo imprescindible para que tu cuerpo esté sano y ágil), o vas a trabajar o a hacer cualquier cosa en que tengas que estar activo, comiendo 5 veces al día no encuentras el momento ideal para ello. ¡Deja descansar tu cuerpo (tu digestión), y sal a correr!

Cuarto pensamiento inocente:

Evolutivamente hablando no es ni lógico ni natural pensar que hemos comido a lo largo de nuestra historia evolutiva cada 3 horas. A ver, que llevamos más de 1,990.000 años en este mundo, y obviamente, no hemos tenido neveras ni reservas alimentarias hasta hace un suspiro de vida. ¿A quién se le ocurre decir que estaremos sanos comiendo 5 veces al día, cuando llevamos tantos miles de años haciéndolo una o dos veces? Perdona que lo diga así, pero los del s.XXI realmente tenemos una prepotencia alucinante. Jamás de los jamases se ha comido tanto. Ni tantas veces, ni tanta cantidad.

Quinto pensamiento inocente:

Siempre he sido de letras. Y las pasé canutas en la universidad cuando tenía que estudiar química, farmacia y qué sé yo… A mí que tanto me tira el arte, la escritura, la música… no soy de números. Y una vez más, te lo demuestro: es más importante la calidad de tu dieta que no el número de veces que comes. ¿Crees que una dieta formada por desayuno, comida y cena saludables, va a ser más sana si le añadimos a media mañana un bocadillo de nocilla o unas galletas? ¡No! ¡Por supuesto que no! Ni tan siquiera si le añades una barrita paleo sin gluten y sugar free. Así que olvídate de la cantidad de veces que comes, y céntrate en el contenido de tus ingestas (aquí te expliqué cómo mejorar tu dieta). Sé que estás acostumbrada a comer 5 veces al día, porque nos lo han grabado en sangre… Pero si vas tomando consciencia de tu cuerpo, de tus necesidades reales, sabrás distinguir esa hambre emocional o esa hambre rutinaria (porque toca, porque es la hora) del hambre real. Por ejemplo, cuando me dicen “es que Marta, a media mañana necesito aunque sea 2 galletas y un café, que si no me desmayo”; bueno, querida, si con 2 galletas te sacias, te aseguro que eso no es hambre real, ok? Es mejor opción comer de verdad pocas veces, que comer poco y muy a menudo. Mi moraleja de hoy: COME CUANDO TENGAS HAMBRE, ni más, ni menos. Pero hambre real.

Un poquito más en este estudio, este y este.

 
¿Cuántas veces comes al día? Y si hay media mañana o media tarde, ¿cuál es tu elección?
All you need is… café.

All you need is… café.

Últimamente en Instagram sobre todo veo personajes que te quieren incitar a sustituir tu taza de café, “que es mala malísima”, por su brevaje mágico o quizá incluso por un te. Dejando a parte que quizá ese brevaje mágico que puede sustituir tu café esté repleto de azúcar, pregúntate ¿por qué debería de dejar de tomar café?

Y es que se juzga esta infusión (el café no deja de ser una infusión) por sólo uno de sus componentes, la cafeína. Pero en tu taza no hay solo cafeína. Hay café.

Si así fuera, ¿es mala la cafeína?

Sigue leyendo y sorpréndete.

leer más
¿Nuggets saludables?

¿Nuggets saludables?

Así que hoy te presento unos auténticos nuggets saludables. La receta la aprendí hace años de Chlóe Sucreé y la versioné a los gustos de mi familia. No es tan fácil como abrir la bolsa y freír…te llevará algo más de tiempo. Pero son muy nutritivos, deliciosos y si haces batch cooking puedes dejarte casi toda la receta lista para hacer en un pis pás.

leer más
¿Por qué Beyond Omega es tu mejor elección?

¿Por qué Beyond Omega es tu mejor elección?

Te presento a Beyond Omega
Esta maravilla de suplemento viene presentado en una cajita metálica redonda, con 60 perlas.

Cada perla contiene ácidos grasos de omega 3, vitaminas liposolubles y metabolitos secundarios en máxima calidad. E insisto en lo de “máxima calidad” porque Ringana trabaja con alta tecnología y produce todos sus productos con unas formulaciones a base de principios activos espectaculares.

leer más
Descubre conmigo Máyikas

Descubre conmigo Máyikas

En los últimos 5 años me han salido bastantes canas, pero mi piel está radiante. Tengo la piel algo sensible y seca en invierno, y como he reído mucho en esta vida… tengo patas de gallo. Créeme si te digo que he probado de toooodo, hasta que descubrí a Máyikas.

Hace mucho que dejé de utilizar cosmética convencional por todos los ingredientes feos que lleva… y lo que pueden hacer éstos dentro de mí (aunque imagino que si me lees a menudo, ya eres consciente de ello). ¿Sabes que incluso el gluten que contienen algunas cremas tiene efectos en el organismo iguales a los que tiene cuando éste es ingerido? (estudio).

Como era una cabra loca que lo experimentaba todo, pasé de los cosméticos convencionales a los aceites vegetales y ungüentos caseros. Eso estuvo bien, pero no era lo ideal, sobre todo porque me salieron granos y mi piel quedó saturada.

En fin, que cuidarse con cosmética natural fue, en algún momento, toda una odisea. Sí, fíjate que he dicho “fue”.

Cuatro son mis cuidados básicos:

1- Alimentación saludable, variada, abundante en vegetales, adecuada en cuanto a proteínas y grasas.

2- Cosmética eco, natural, siguiendo el mismo concepto que sigo en cuanto a alimentación. La piel también bebe, come y respira.

3- Movimiento constante. No todo el tiempo, claro, pero sí cada día, algo de deporte (nadar, correr, bailar) y llevar una vida activa.

4- Equilibrio emocional, practicando mindfulness, gratitud, respiración consciente.

Sobre cosmética eco:

Ya te hablé de mi amor por L’Arganier. Tanto su aceite como sus 2 productos capilares llevan años conmigo y seguirán en mi baño hasta el fín de los días… Pero en cuanto al resto de productos cosméticos, iba dando un poco palos de ciego… probando de aquí, otro poco de allí… Y descubrí Máyikas. Sigue leyendo porque te traigo buenas noticias:

Conocí a Isabel a través de mi red social favorita, Instagram. Ella es una mujer emprendedora, inteligente, con mucha fuerza y un gran proyecto por delante. Te invito a que le eches un vistazo a su página: Isabel es farmacéutica y ama la cosmética. Así que decidió emprender en un laboratorio donde ella misma formula cada una de sus cremas. Su proyecto es transparente, cuidado, con rigor científico y una filosofía similar a la mía. Es mi alma gemela cosmética.

Isabel dice: MÁYIKAS es una marca de Cosmética Natural y Ecológica, elaborada con materias primas naturales cargadas de principios activos fitocosméticos concentrados, que actúan sobre la piel respetando su equilibrio y fisiología, que se absorben fácilmente y actúan desde el interior de la dermis y epidermis, sin agredir el delicado equilibrio fisiológico de la Naturaleza de la piel.”

máyikas

Desde que conocí a Isabel empecé a usar sus productos porque entre sus ingredientes encuentro aceites vegetales de primera presión, extractos de plantas hidroglicerinados e hidrolatos, la gran mayoría procedentes de cultivos ecológicos. Los perfumes son aceites esenciales naturales (igual ya conoces mi faceta de aromaterapeuta y el uso que hago yo con los aceites esenciales, así que… ¡otro punto más por Máyikas!), los conservantes son los aceptados por los organismos certificadores de cosmética ecológica.

Del mismo modo que como sano, eco y fresco, no entra en mi cabeza el embadurnarse con parabenes, conservantes ni colorantes sintéticos, aceites minerales, grasas ni emulsionantes derivados del petróleo, siliconas, bases detergentes irritantes, compuestos halógeno-orgánicos, sales de amonio …

“En Máyikas no encontrarás compuestos perjudiciales para la salud humana o para la salud del medio ambiente.”

mayikas

Personalmente he probado 4 productos de la marca, y son los que se quedarán seguro en mi tienda online:

1- Facial para pieles sensibles, SENS. Te puedo asegurar que si tu piel se irrita con facilidad ya sea por el frío, los contaminantes o incluso el estrés, Sens será tu salvación. Dentro tiene cosas tan bonitas como caléndula, mimosa o manteca de karité. Un confort real para tu piel dañada.

2- Facial antiarrugas, ANTIOX. Mano de santo. De verdad que Antiox ¡quita las patas de gallo! Hace sólo un mes que la uso (y me queda todavía mucho más de medio bote) y me acabó de convencer cuando mi madre me dijo “hija, quiero eso que te estás poniendo que pareces más joven…”. Lleva gingeng, centella asiática y comino negro, perfecto para disminuir las manchas producidas por la edad.

3- Corporal pieles sensibles, HIDRACALM. Es perfecta para pieles reactivas, aunque yo la utilizo tras la depilación: ni una rojez ni tirantez tras los tirones. También calma e hidrata la piel con picores propios de la excesiva sequedad, ya que es sobre todo rica en aceite de macadamia, karité y manzanilla.

4- Corporal superhidratante, HIDRAMAX. Déjame hacer el chiste: Hidramax es lo max (jaja). Vale ya paro. Es extra-hidratante y extra-nutritiva incluso en pieles descamadas. Lleva preciosidades como aceite de aguacate, borraja y extracto de mimosa.

Cuatro delicias deliciosas.

Si Máyikas fuera comida sería un zumo verde, una ensalada con germinados y semillas, y una crema de verduras con lino… De ella te he traído estos 4 tesoros porque realmente creo en ellos. Son espectaculares, ecológicos y absolutamente poderosos. Y deseo que te sean muy útiles y que formen parte de los cuidados de tu estilo de vida saludable.

En fin, tengo canas, pero mi piel está radiante.

Botiquín natural: 2 jarabes DIY imprescindibles

Botiquín natural: 2 jarabes DIY imprescindibles

Desde el inicio de los tiempos hemos aprendido qué podemos coger y qué no de todo lo que nos ofrece la Naturaleza. Hemos descubierto, hemos desarrollado y hemos inventado lo necesario para sobrevivir y evolucionar. Gracias al estupendo método del ensayo y error supimos que con 5 hojas de esa planta y 4 semillas de esa otra podíamos hacer brevajes para sobrellevar mejor las infecciones, enfermedades o heridas de accidentes inevitables. Teníamos nuestro botiquitín natural.

¿Quién sabe hoy en día hacer sus propias pócimas? ¿Te atreves? Hoy te voy a contar mis 2 jarabes naturales preferidos y verás como, con ingredientes que sueles tener en tu casa, puedes ayudar a tu organismos a que ese resfriado, gripe o congestión se acorte notablemente… ¡y sin tener que pasar por la farmacia!

Ahí van:

Jarabe de pera

 

¿Sabes cuando te levantas por la mañana con un ligero picor en la garganta, como un pequeño quemazón, que si no atiendes en un plis se convierte en cualquier “-itis” (eso es bronquitis, amigdalitis, etc.)?

Bueno, pues atiende bien, que aquí está la solución, casi mágica, para estos casos.

Se trata de un jarabe para dolor de garganta y tos seca. Aunque la verdad es que a mí me funciona espectacularmente como mucolítico, cuando notas que tienes mucosidad interna y no hay manera de soltarla.

Necesitas: peras. Y ya. ¿Fácil verdad?

Pon 4 peras cortadas a trozos en una cazuela y cubre de agua. Si tienes una slow cooker o olla de cocción lenta chiquitita, te irá de fábula. Si no, con tu cazuela habitual sirve. Pon a hervir, baja el fuego al mínimo, y deja cocer durante 2 horas. Puedes añadirle una rodajita de jengibre para potenciar la acción mucolítica del jarabe.

Pasado este tiempo, cuela y trapasa a un tarro de cristal con tapa. Las peras, resérvalas para tomar como una buenísima compota, acompañar un yogur de coco o lo que se te ocurra (estarán divinas). Tómate el jugo a cucharaditas a lo largo del día. Y alucina con los resultados. De veras, fuera tos, flema y dolor de garganta.

botiquín natural

Jarabe de cebolla

¿Recuerdas el sabor de esos caramelos cuadrados de miel y limón? Esa sensación de pecho refrescante… Cuando pruebes el jarabe de cebolla tendrás esa sensación.

Es ideal cuando tienes tos “bronquítica” y dolor de garganta, gracias a la maceración de la mágica cebolla

Necesitas: 1 cebolla, 1 c.s. de miel cruda, 1 limón.

Corta la cebolla a juliana y coloca en el fondo de un tarro de cristal. Añade el zumo de 1 limón ecológico, y 1 c.s. de miel cruda. Mezcla bien, tapa y deja macerar como mínimo 8 horas. Puedes prepararlo antes de acostarte y por la mañana ya tienes el jarabe hecho.

Ves tomando cucharaditas a lo largo del día cuando necesites alivio o tengas tos. Este es… mano de santo.

Evidentemente, hay unas medidas básicas que expliqué en un post anterior. O sea, si te hinchas de galletas, comes pocos o nulos vegetales y te mueves menos que la estatua de la libertad, tus defensas se van a largar de vacaciones durante este otoño-invierno… Pero con una buena base, un estilo de vida sano, una mente tranquila y feliz, el primer virus que te ataque huirá cual ciudadano de Pompeya cuando huela la primera cucharada de cualquier de estos dos jarabes casi mágicos.

Así que, ya lo sabes, ves a la verdulería (que no farmacia), prepárate un botiquín natural con estas pócimas, y ¡dale tiempo a tu organismo a que luche contra esos insensatos que se atreven a invadirte!

¿Has probado alguno de estos dos jarabes? ¿Cómo ha sido tu experiencia? ¿Con cuál te quedas?