El ABC de zumos y smoothies

El ABC de zumos y smoothies

Todo lo que querías saber sobre zumos y smoothies

Cada vez que saco un detox nuevo, sobre lo que más me preguntáis es sobre zumos y smoothies. Son como dos compañeros inseparables, donde el uno sin el otro no podrían existir. Y, chica, tampoco es así, pero la verdad es que estos dos brebages nos facilitan muchísimo las cosas. Lo cierto es que yo me enganché rapidísimo a los zumos verdes. Pero bueno, partía de la sana costumbre, ya en casa de mis padres, de hacerme un zumo con zanahoria y naranja. Eso fue así desde tiempos remotos. Así que imagino que no me costó mucho dar el paso hacia un zumo verde. Pero como todo en esta vida es probar, cambiar y mejorar, descubrí luego los smoothies. Nada que ver. “¿Pero qué es mejor?”, me dirás. Pues los dos, porque son elaboraciones distintas que te irán bien en un caso u otro. Mi opinión personal es “zumos for ever“! Pero la verdad es que los smoothies me han ayudado un montón sobre todo en esos días en que no hay tiempo para nada. Te cuento:

Zumos verdes:

  1. Se elaboran con un extractor de zumos lentos (a falta de éste, licuadora).
  2. Tienen fibra soluble, aunque “no la veas”.
  3. Hidratan y alcalinizan muchísimo y son una forma excelente de aportar un extra de antioxidantes y oligoelementos.
  4. Me encanta tomarlos para romper el ayuno, tras el cual vendrá el almuerzo de padre muy señor mío.

Smoothies:

  1. Se preparan con la batidora o el típico vaso americano.
  2. Contienen toda la pulpa íntegra de sus ingredientes (mucha fibra ¿demasiada?).
  3. Nos aportan gran cantidad de micro y macronutrientes, con un poder energizante y saciante.
  4. Cuando me tomo un smoothie de unos 400 ml, ya no me entra nada más en mi barriga…

Mis dos recetas básicas:

Esto que te cuento ahora tampoco te lo tomes al pie de la letra… Que yo a veces hago alguna pequeña variación y alguien me dice “¿pero no dijiste que si lleva esto no puede llevar aquello?” … o algo por el estilo. A ver, esta es la base sobre la que trabajo. Pero luego, a la hora de la verdad, improvisa, inventa, crea, ¡imagina! ¡Lo que me divierto yo probando nuevas combinaciones, colores y sabores!

 

Mi receta base de zumos verdes lleva:

1 pepino (casi siempre) + 1 o 2 puñados de hojas verdes + 1 fruta + 1 superfood (jengibre, cúrcuma…)

Mi receta base de smoothies lleva:

200 ml de agua de coco (o agua) + 2 puñados de hojas verdes + 1 plátano (si es congelado, mucho más rico) + 1 fruta + 1 puñadito de germinados + toppings como aceite de coco o semillas de chía.

 

Lo que he descubierto sobre los smoothies y me ha puesto bailando salsa, es que puedo preparar bolsitas de congelación con los ingredientes ya cortados y preparados para diferentes smoothies. Así que cuando voy con prisas, saco una bolsa del congelador, la echo en la batidora, le añado agua de coco y en un minuto tengo no sólo un smoothie, ¡sino un pedazo de riquísimo extra delicioso smoothie! ¡Quedan muchísimo más ricos!

Algunos extras:

Ya puestos, si vamos a por un súper zumo o súper smoothie, te cuento mis 3 últimos descubrimientos:

– Añado a mi smoothie o zumo un sobre del pack A de Ringana. Imprescindible si quiero una piel radiante, si me estoy resfriando o tengo las defensas bajas. Es un plus de antioxidantes brutal para tu cuerpo y sobre todo tu piel. (Puedes ver todo lo que lleva aquí).

– Para un plus de energía añado medio chupito de Chi de Ringana (sólo medio, ya tengo suficiente ;P). Lleva un poco de cafeína, así como raíz de maca, jengibre y romero. Una joya para esos días en que estás más “plof”. (Lo tienes disponible aquí).

– Dos gotas de aceites esenciales. Ya casi es un ritual diario en mí. Añado Thieves, limón o menta según me apetezca. (Si quieres más información sobre aceites esenciales, aquí te cuento un poco más).

Tú que eres, ¿más de smoothies o de zumos verdes? ¿Has probado alguna de mis recetas? Cuéntanos tu receta de zumo infalible, anda!

El ABC de zumos y smoothies

Todo lo que querías saber sobre zumos y smoothies Cada vez que saco un detox nuevo, sobre lo que más me preguntáis es sobre zumos y smoothies. Son como dos compañeros inseparables, donde el uno sin el otro no podrían existir. Y, chica, tampoco es así, pero la verdad...

Receta de pan keto

Esta receta nació en la consulta. Conversando con una paciente, cuando le propuse un pan de trigo sarraceno, y ella me preguntó qué me parecía “su pan keto”. Llevaba un tiempo haciéndolo en casa desde que lo vio en algún sitio de internet, era fácil de hacer y oye, está la mar de rico.

¿Nuggets saludables?

Así que hoy te presento unos auténticos nuggets saludables. La receta la aprendí hace años de Chlóe Sucreé y la versioné a los gustos de mi familia. No es tan fácil como abrir la bolsa y freír…te llevará algo más de tiempo. Pero son muy nutritivos, deliciosos y si haces batch cooking puedes dejarte casi toda la receta lista para hacer en un pis pás.

Receta fácil de frittata

La frittata Si hace tiempo que me conoces o me sigues por alguna red social sabrás de sobra que me chiflan los huevos. No sólo por su valor nutritivo (eso sí que es un superfood...y lo demás son tonterías), sino también por su versatibilidad. En otras ocasiones te he...
Receta de pan keto

Receta de pan keto

Esta receta nació en la consulta. Conversando con una paciente, cuando le propuse un pan de trigo sarraceno, y ella me preguntó qué me parecía “su pan keto”. Llevaba un tiempo haciéndolo en casa desde que lo vio en algún sitio de internet, era fácil de hacer y oye, está la mar de rico.

Normalmente cuando me pedían una receta de pan baja en carbohidratos les recomendaba mis bollitos keto (aquí puedes ver el vídeo). Hasta ahora.

Obviamente, me picó la curiosidad, así que le pedí si me podía pasar su receta, le di un par de vueltas y… voilà, un fácil, delicioso y nutritivo pan apto para una dieta low carb, cetogénica, paleo o, simplemente, si quieres reducir los carbohidratos de tu dieta. Esta opción, sin duda, es mucho más interesante desde el punto de vista nutricional. Fíjate en sus ingredientes:

Ingredientes:

– 300 gr harina de almendra

– 10 c.s. semillas de chía molidas

– 4 c.p. polvo para hornear

– 4 c.p. vinagre de manzana

– 2 c.p. sal marina sin refinar

– 3 huevos grandes

– 500 ml agua hirviendo

 

Preparación:

Precalienta el horno a 180ºC. Mezcla en un bol los ingredientes secos hasta que estén bien integrados. Bate los huevos, mezcla con el vinagre y añade al bol mezclando suavemente.

Cuando esté todo bien integrado, si lo haces con tu robot de cocina bate a una velocidad lenta mientras vas añadiendo el agua hirviendo poco a poco. Si lo haces a mano, con una batidora manual, bate lentamente, para y añade agua. Repite el proceso hasta que la masa tenga una consistencia de plastilina.

Con las manos húmedas, forma bolas y disponlas en una bandeja de horno con papel de hornear.

Hornea durante 50 minutos dándoles la vuelta a mitad de cocción.

Parece una receta complicada pero al final, es como todo, a medida que la vas haciendo te parece cada vez más fácil y la acabas haciendo con los ojos cerrados.

¡Y la haces mucho porque realmente quedan espectaculares!

¿Nuggets saludables?

¿Nuggets saludables?

Nuggets healthy

A menudo me topo con personas que quieren cuidar de su alimentación, solidarias con nuestro planeta, y con muy buenas intenciones. Pero que en su manera de “sanear” su dieta lo que hacen es pasarse a las opciones vegetarianas de los mismo productos de la industria alimentaria.

Imagino que ya sabes que la calidad nutricional de unos típicos “nuggets” no es muy buena, que digamos… A saber de la calidad del pollo, la cantidad de pollo que lleva esa pasta, los aditivos y saborizantes que lo forman y, obviamente, el método de cocción.

¿Pero te das cuenta que si tu opción son unos nuggets de tofu, estamos casi en las mismas? Estos no dejan de ser, en general, otro producto procesado con una pésima densidad nutricional. Vegano, eso sí, pero procesado al fin y al cabo.

Así que hoy te presento unos auténticos nuggets saludables. La receta la aprendí hace años de Chlóe Sucreé y la versioné a los gustos de mi familia. No es tan fácil como abrir la bolsa y freír…te llevará algo más de tiempo. Pero son muy nutritivos, deliciosos y si haces batch cooking puedes dejarte casi toda la receta lista para hacer en un pis pás.

 

Nuggets de brócoli y boniato:

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 2 boniatos 
  • 1 brócoli 
  • 2 huevos 
  • 100 gramos de queso parmesano rallado 
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta negra molida 
  • 1 vaso de avena en copos 
nuggets

Preparación:

Precalienta el horno a 200° C.

Pela los boniatos y córtalos a trozos. Hiérvelos en agua 15 minutos (o hasta que estén tiernos). Cuélalos y cháfalos con un tenedor. Reserva.

Corta el brócoli a arbolitos y cuécelo también en agua hirviendo durante 6 minutos. Reserva.

Cuando se enfríe un poco tritura el brócoli en tu robot de cocina bastamente (tiene que quedar “mal triturado”).

En un bol, mezcla el puré de brócoli y el de boniato, el queso rallado, los huevos, los copos de avena y salpimenta. Mezcla bien y forma bolas tipo “nugget”.

Ponlos en una bandeja de horno con papel de hornear y hornea 20 minutos. Dales la vuelta y hornea 10 o 15 minutos más.

Sirve con allioli, ketchup casero o con un guacamole rápido.

Degusta…

Si te dejas los boniatos y el brócoli listo, por ejemplo, en realidad se hacen muy rápido. 

Créeme si te digo que están deliciosos… ¿Los pruebas y me cuentas?

Receta fácil de frittata

Receta fácil de frittata

La frittata

Si hace tiempo que me conoces o me sigues por alguna red social sabrás de sobra que me chiflan los huevos. No sólo por su valor nutritivo (eso sí que es un superfood…y lo demás son tonterías), sino también por su versatibilidad.

En otras ocasiones te he explicado las propiedades del huevo o cómo puedes sacarle partido (aquí), y hoy quiero presentarte una auténtica exquisitez: la frittata.

En casa me dicen que es como nuestra tortilla. Vale. Pero no es. Es…frittata. Una deliciosa receta italiana de huevos y verduras.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 6 huevos 
  • 3 hojas de col rizada (kale) 
  • 1 cebolla 
  • 1 rodaja de rulo de queso de cabra (21 gr.)
  • 1 cucharada de mantequilla 
  • 1 cucharadita de ajo en polvo 
  • 50 gramos de jamón serrano o ibérico

Preparación:

Saltea a fuego medio la cebolla a medias lunas y las hojas de kale en una sartén con mantequilla (asegúrate que la sartén sea apta para el horno). Añade un chorrito de agua y tapa para que se cocine bien.

Cuando la verdura esté cocinada, añade a la sartén el jamón a daditos y el ajo en polvo. Deja que se dore unos minutos.

Retira del fuego y casca los huevos batidos, pimienta y sal, y el rulo de cabra desmenuzado. Mezcla bien y hornea unos 20 minutos o hasta que los huevos hayan cuajado.

Degusta…

Así mismo está deliciosa pero otro punto a favor de las frittatas es que puedes hacerlas de lo que sea. Esas verduras que se te están mustiando. Ese trocito de chorizo que no da ni para un bocadillo. 

Con espinacas y gambas, y un chorrito de leche de coco queda también espectacular.

¿Qué me dices? ¿Te apuntas a una frittata y me lo cuentas?

La ensalada perfecta

La ensalada perfecta

De algo aburrido a todo un manjar

 

La ensalada, un plato tan rico y completo, a menudo lo asociamos a “dieta”, a pasar hambre, o a algo aburrido. ¿Cómo puede ser que algo tan repleto de nutrientes y tan versátil se convierta en un plato de segundas?

Imagino que por la fama que tiene de estar asociado a dietas para perder peso, que ya de por sí suelen ser poco apetecibles. Y quizá también porque cuando hacemos una ensalada, no usamos demasiado la imaginación.

Pero en este artículo voy a mostrarte todos los beneficios de la ensalada y la infinidad de versiones que puedes crear, imaginación al poder, para que tu ensalada deje de ser aburrida, sosa y sin sabor. Paso número uno: olvida el trío iceberg-tomate-zanahoria. ¿Ok?

Paso número dos: sigue leyendo.

La ensalada, un multinutriente muy versátil

Vamos a empezar, antes de ahondar en la receta de la ensalada perfecta, en aprender qué nos aporta la ensalada y cuáles son sus beneficios. Bueno, seguro que me dejo muchísimos, pero de buenas a primeras se me ocurren unas cuantas justificaciones para incorporar ensaladas en tus menús diarios:

1- Su densidad nutricional. Aunque obviamente dependerá del contenido de cada ensalada, en términos generales un plato de vegetales crudos nos aporta muchos micronutrientes a cambio de poquísimas calorías. Eso interesa.

2- Fibra fermentable. La ensalada es un plato prebiótico, alimento para tu microbiota, y si encima la coronamos con algún alimento fermentado, como chucrut o pickels, será también probiótico.

3- Comer ensalada de primero se asocia a comer menos cantidad tras la misma. O sea que por tu alto contenido en fibra y agua, si de primero comes ensalada, de segundo no arrasarás con excesiva cantidad de paella. Esto es fácil comprovarlo por ti misma pero también nos lo dice este estudio.

4- La ensalada es un plato que regula nuestra saciedad.

5- Riquísimo en polifenoles, compuestos vegetales altamente antioxidantes.

¿Has visto lo interesante que es la maravillosa ensalada?

A por la ensalada perfecta

 Pero lo dicho. Una ensalada puede ser absolutamente aburrida y sin sabor, a pasar a ser una perfecta combinación de macro y micronutrientes repleta de sabor, color y texturas diferentes. ¿Queremos esta última versión de ensalada, verdad? Pues vamos a ello.

Empieza por una base de hojas verdes.

Puedes añadirle un plus de otros vegetales interesantes, crudos o ligeremente cocinados (escaldados, a la plancha…).

Añade una fuente de carbohidrato (no te estoy hablando sólo de la pasta, imaginación al poder).

Un poco de grasa que la hará sabrosa, densa y apetecible.

Complétala con proteína y corónala con aceite.

Et voilá, la ensalada perfecta.

Vamos a ver diferentes opciones por sección:

Lechuga romana

Espinacas

Canónigos

Rúcula

Escarola

Col 

Col lombarda

Brócoli

Espárragos

Judía tierna

Manzana

Uva

Zanahoria

Patata cocida

Boniato cocido

Piña

Naranja

Aguacate

Nueces

Anacardos

Aceitunas

Huevo duro

Pollo cocido

Boquerones

Atún

Tofu a la plancha

Sardinillas

Aceite de oliva virgen extra

Aceite de aguacate

Aceite de semillas

Y me dijo muchísimas alternativas. ¿Se te ocurren más alimentos de cada grupo? Venga, lluvia de ideas 😉 ¡Vamos a crear la ensalada perfecta!

5 beneficios del hueso del aguacate

5 beneficios del hueso del aguacate

Cuatro curiosidades del aguacate antes de empezar

 

El aguacate, ese fruto que inunda tantos posts en Instagram, tan rico, cremoso y fotogénico… ¿Te gusta tanto como a mí? Te he hablado muchas veces sobre él, tanto en recetas como en propiedades, en este mismo blog, Instagram o en La News (que por cierto, si no la recibes te puedes apuntar aquí mismo). 

Hoy quiero hablarte las maravillas del hueso del aguacate. Pero antes, alguna curiosidad:

La palabra “aguacate”, proviene del náhuatl, de la palabra “ahuacatl”, que significa “testículo”. Sí, has leído bien. Parece que su forma oval y alargada, y además que cuelga del árbol, recuerda a este órgano sexual masculino.

Para más inri, parece ser que para una correcta polinización, los árboles de aguacate requieren crecer por parejas, es decir, junto con otro árbol, (macho y hembra a la vez). Por ello, los aztecas consideraban la fruta como símbolo del amor y la fertilidad.

De orígen mexicano y del norte de Guatemala, llegó a España sobre el año 1600.

Propiedades y recetas

 

No voy a extenderme mucho sobre las propiedades del aguacate ni sobre todas las ideas o recetas que puedes hacer, porque en este blog ya te he hablado millones de veces de él (aquí).

Es uno de los alimentos que más me gusta recomendar en mi consulta y ahora también en Nutrihelp porque ya sabrás que soy una fiel defensora de las grasas saludables y el aguacate está repleto de ellas.

Contiene pues, grasas monoinsaturadas (las mismas que el aceite de oliva), vimanina E, provitamina A, y minerales como potasio, calcio, magnesio, fósforo, hierro, cobre y cinc.

Acemás su poder saciante y su textura lo convierten en un gran aliado para regular la sensación de saciedad en una dieta para perder peso/grasa, por ejemplo.

El hueso

 

Pero vamos a lo que vamos: los beneficios del hueso del aguacate.

Porque este fruto es tan completo que hasta su hueso podemos aprovechar (algo que te recomiendo, ya que suele tener un precio prohibitivo…).

1- Más de un 70% de los antioxidantes del aguacate se encuentra en el hueso.

2- Es antifungicida (adiós hongos).

3- Antimicrobiano (adiós microbios).

4- Previene problemas circulatorios.

5- Refuerza el sistema inmunitario.

Te diría que después del Covid19 lo incluyas diariamente en tu alimentación, pero en realidad, ¡inclúyelo siempre, con covid o sin él!

Para beneficiarte de todas sus propiedades sólo tienes que coger el rallador de queso, y aderezar con el polvillo de hueso de aguacate tus ensaladas, cremas y la mayoría de tus platos. Les dará un toque anuezado muy rico y, es una forma genial de enriquecer tus platos y aprovechar toda esta joya de fruto.

Cuéntame, ¿conocías este tip del hueso de aguacate? ¿Cómo te gusta tomarlo a ti?