Desayuno para todos

Desayuno para todos

La comida más importante del día

Eso no es verdad ¿ok?, sólo lo he escrito para llamar tu atención. Porque el desayuno, o la primera ingesta del día, no es más que eso: la primera ingesta del día. Pero se lo ha mitificado tanto, que aunque yo personalmente no le de mucha importancia, es casi sobre lo que más preguntas recibo tanto en consulta como en las redes sociales.

Sobre lo que hay de ciencia y nutrición del desayuno ya te lo conté en este artículoasí que hoy voy a centrarme en la parte más práctica y no científica: qué comer según cada situación.

Qué desayuno si no tengo hambre…

Si eres de las que madruga y sales de casa pitando es más que probable que no tengas hambre. En casos similares tienes 4 ideas:

Tomarte sólo una infusión, un café solo o una taza de caldo, con el fin de entrar en calor y, a lo mucho, tener un mini-ritual matutino.

Una fruta suele entrar bien, casi sin hambre, ya sea entera o bien servida a trocitos con virutas de coco y chorritín de miel.

Una fruta y algo de proteína, por ejemplo, un plátano y un huevo duro, si no tienes hambre y luego no vas a tener tiempo de sentarte a desayunar bien, esta es tu mejor baza

Ayunar, sin duda, mi opción preferida. Si no tengo tiempo ni hambre para desayunar, no desayuno y no, no me da ningún yuyu ni me muero en mitad de una reunión.

Qué desayuno si me levanto con hambre voraz…

Hay quien se levanta y ya le ruge el estómago. Ya sea porque cena temprano y ligero o porque se despierta tarde. Si es tu situación, te propongo la opción más nutritiva, combinar proteína con grasa:

Huevos revueltos + picadillo de aguacate. Haz un revuelto con un par de huevos y un poco de pimentón, o cúrcuma y pimienta negra, y espolvorea con orégano. Sirve con un aguacate, cebolla y tomate picados.

Huevo no-frito + ensalada de espinaca y aguacate o nueces. Haz un huevo no-frito (tapado) y sirve con la ensalada de espinaca.

Las sobras de la cena, mi opción preferida. Si cenamos tortilla de patata o fritatta, por ejemplo, fijo que la hago más grande para tener mi ración de desayuno al día siguiente. Si han sobrado verduras, las salteo y quizá casco un huevo… Todo es válido.

Tortilla dulce. Seguro que tanto a ti como a tus hijos les gusta una tortilla rellena de láminas de pera y canela, o manzana y miel, o plátano y cacao. ¡Las tortillas dulces son fáciles de hacer y exquisitas!

Si eres más tradicional, un porridge de avena con canela y pasas seguro que te reconforta. Deja la avena en remojo la noche anterior, y por la mañana calienta con leche animal o vegetal, y añade tus toppings preferidos: arándanos, pasas, canela, almendras…

Para mejorar el estreñimiento y sentirte saciada nada mejor que un pudding de chía con trocitos de fruta. En el artículo que te mencionaba en el primer párrafo te explico cómo hacerlo pero básicamente es cubrir un par de cucharadas de semillas de chía con leche, agua o yogur. Lo preparas por la noche y mantienes cerrado en la nevera. Por la mañana sírvelo con fruta fresca, compota o mermelada casera.

Qué desayuno si me llevo tupper…

Si eres de desayunar bien, pero en casa no te da tiempo, el tupper es tu aliado. Aquí puedes currártelo o preparar algo rápido:

Tortilla de patata + tomate aliñado o fruta. Puede servirte la que cenaste anoche.

Bastoncitos de zanahoria, pimiento y pepino + huevo duro (perfecto para el cole de los niños). Es simple y la verdad, no hace falta complicarse la vida… Puedes añadir a los bastoncitos algo de hummus o guacamole.

Ensalada de espinaca con huevo duro o frutos secos y aguacate, y virutas de jamón ibérico. Si eres muy tradicional, este te va a costar, pero ¿por qué no llevarse una ensalada para desayunar? Es altamente nutritiva y una maravillosa forma de empezar el día.

La opción simple: algo de proteína (huevo duro, queso, jamón, tofu…) + bastoncitos de hortalizas crudas o fruta.

Que desayuno si me va el bocata dulce…

Coge un pan bueno, nada de molde, tipo pagés, de rebanada grande, y tu sandwitchera, y verás como tú y tus hijos os pirráis por estas ideas:

Biquini de plátano. Coge unas rodajas de plátano y coloca encima del pan. Espolvorea con cacao puro y avellana picada. Mete unos minutos en la sandwichera y deja que se tueste… Espectacular.

Nocilla casera. Ponte en acción porque merece la pena. Con esta receta verás como tus hijos disfrutarán de una crema de cacao y avellanas sin aceites de palma ni grasas hidrogenadas ni cosas feas. Avellanas, leche de coco y cacao. Tritura un vaso de avellanas con una cucharada de aceite de coco hasta que quede una mantequilla de avellana. Añade un par de cucharadas de cacao puro, medio vaso de leche de coco y un chorrito de miel. Tritura 4-5 minutos o hasta que quede una textura nocilla. Se conserva en la nevera unos cinco días.

Qué desayuno si me va el bocata salado…

Es la opción más tradicional, pero vamos a sustituir la baguette de fuet por un pan bueno, mejor fermentado con masa madre e integral. La norma del relleno es que tiene que llevar tanto vegetales como proteínas y formaríamos un piso tal que así:

Base vegetal. Rodajas de tomate, pepino, escalivada o pimientos asados, remolacha cocida.

Proteína. Restos de pollo asado, huevo duro o en tortilla, hummus en todas sus variantes, sardinas en lata, atún en conserva, queso.

Grasa. Riega con aceite de oliva, crema de cacahuete, mayonesa casera, guacamole.

Toppings sanos. Añade láminas de aguacate, champiñones laminados, aceitunas o pepinillos.

Hojas. Corona con espinaca cruda, lechuga, germinados, rúcula.

Y el finde toca repostería casera…

Que una de las premisas para que tus hijos o tu familia no quieran comer lo que no quieres que coman, es ofrecerles tú algo mejor. Mis 3 opciones preferidas de repostería casera:

Brownie de berenjena. Te sonará raro pero es espectacular. Añadir una berenjena asada a la masa del brownie hace que este adquiera una textura más esponjosa y sabe a gloria.

Banana bread. Otro de los descubrimientos que hice al buscar alternativas a la repostería con gluten y azúcar. Es tan sencillo como meter todos los ingredientes en la batidora, echar en el molde y hornear. 

Crêpes de harina de trigo sarraceno. Tres ingredientes: harina, leche y huevos. Fácil y en un pim-pam, tenemos crêpes para desayunar.

Para no hacer este artículo extremadamente largo, a estas tres recetas, más elaboradas, les dedicaré un artículo propio, o bien un descargable…

Todas estas ideas sirven tanto para ti como para tus hijos. La primera premisa para comer es tener hambre, así que edúcales para que sientan y respeten lo que sientan. De verdad que en realidad, todo esto de comer sano es mucho más sencillo de lo que nos han hecho ver. Come comida, y punto. En mi ebook Desayúnate el mundo te propongo 7 ideas más de desayuno dulce y 7 de desayuno salado.

¿Cómo lleváis en casa los desayunos?

Desayuno para todos

La comida más importante del día Eso no es verdad ¿ok?, sólo lo he escrito para llamar tu atención. Porque el desayuno, o la primera ingesta del día, no es más que eso: la primera ingesta del día. Pero se lo ha mitificado tanto, que aunque yo personalmente no le de...

leer más

Así es Nutrihelp por dentro

Gestando la idea Hace unos meses, cuando todavía nos encontrábamos brindando con cava por el año que acabábamos de estrenar, y nos marcábamos una vez más los mismos objetivos de siempre, tuve una idea. Fue una idea como pocas, brillante, pero todavía sin forma; un...

leer más

Comer carne no mola

Si hablamos de modas, ser veggie mola más Parece como si comer o no carne pudiera tener relación con cómo de buena persona eres, y de la imagen ética, solidaria y tolerante que das. Y si no, fíjate en mí, que como carne y más de una vez se han sorprendido porque...

leer más
Así es Nutrihelp por dentro

Así es Nutrihelp por dentro

Gestando la idea

Hace unos meses, cuando todavía nos encontrábamos brindando con cava por el año que acabábamos de estrenar, y nos marcábamos una vez más los mismos objetivos de siempre, tuve una idea. Fue una idea como pocas, brillante, pero todavía sin forma; un diamante en bruto.

Tras meses de trabajo, de reuniones, de pruebas…a mediados de junio pude lanzar por fin el servicio por el que tanto había estrujado mis neuronas: Nutrihelp.

Y quiero contarte cómo nos ha idoa las 20 personas más una (yo) que hemos estado dentro.

La realidad

Aunque el sueño de toda nutricionista es que la consulten para cambiar hábitos, la realidad es que lo que solemos oír de bote pronto, aunque luego salgan más cosillas, es “quiero perder peso”. En Nutrihelp los objetivos de las personas apuntadas eran tres:

1- El 90% se apuntaron para perder peso.

2- Un 25% deseaba organizarse y comer sano.

3- El 65% acudía con problemas digestivos y buscaba una solución.

Y aunque agosto es un mes que no nos lo pone muy fácil para ninguno de estos tres propósitos, en estos dos meses y medio muchas personas nutrihelpers han conseguido sentirse más deshinchadas, han perdido volumen sobre todo de cintura y cadera (alguna me comenta que se ha podido poner ese tejano que todas hemos guardado alguna vez “para cuando pierda peso”). Prácticamente el total de las inscritas ha mejorado sus digestiones y estamos aprendiendo a organizarnos mejor. ¡Incluso hemos hecho un pequeño intento de batch cooking!

Lo que nos cuentan las nutrihelpers

Los dos aspectos que más valoran las nutrihelpers hasta el momento son:

1- El sistema por aplicación móvil. Se “ahorran” desplazamientos, acudir a la consulta (aunque si lo desean y necesitan tienen la opción de hacer sesión online conmigo, pero mucho más económica que las consultas habituales). Además en la misma app podemos chatear, ingresar el peso, el diario de alimentos, la actividad física, y por supuesto, consultar el menú y las recetas. Una aplicación súper completa.

2- El trato directo conmigo. Mi atención es algo en lo que pongo especial hincapié y eso las nutrihelpers lo han notado. Agradecen disponer de un chat para contactar conmigo, resolver dudas o simplemente contarme sus propósitos, en cualquier momento.

En este punto, contarte que como he dicho muchas veces, Nutrihelp no es una mera aplicación de dietas. Nutrihelp soy yo en formato app. Es tu nutricionista y coach nutricional en tu bolsillo.

En petit comité

Por este motivo, porque detrás de cada menú y cada respuesta estoy yo, las plazas son limitadas. Las inscripciones se abren sólo dos días al mes y siempre y cuando haya plazas disponibles. Por ejemplo, en agosto no abrí las inscripciones para septiembre porque el cupo estaba completo…

¿No te parece un sistema increíble? Si estás cansada de dietas milagro y tonterías, y quieres de verdad empezar a comer sano, necesitas perder peso y/o mejorar tus digestiones, ¡atenta a la fecha de apertura de plazas!

Y si eres una de las que ya está dentro, ¡no te cortes! cuéntanos tú misma en comentarios y comparte tu experiencia ;).

Desayuno para todos

La comida más importante del día Eso no es verdad ¿ok?, sólo lo he escrito para llamar tu atención. Porque el desayuno, o la primera ingesta del día, no es más que eso: la primera ingesta del día. Pero se lo ha mitificado tanto, que aunque yo personalmente no le de...

leer más

Así es Nutrihelp por dentro

Gestando la idea Hace unos meses, cuando todavía nos encontrábamos brindando con cava por el año que acabábamos de estrenar, y nos marcábamos una vez más los mismos objetivos de siempre, tuve una idea. Fue una idea como pocas, brillante, pero todavía sin forma; un...

leer más

Comer carne no mola

Si hablamos de modas, ser veggie mola más Parece como si comer o no carne pudiera tener relación con cómo de buena persona eres, y de la imagen ética, solidaria y tolerante que das. Y si no, fíjate en mí, que como carne y más de una vez se han sorprendido porque...

leer más
Comer carne no mola

Comer carne no mola

Si hablamos de modas, ser veggie mola más

Parece como si comer o no carne pudiera tener relación con cómo de buena persona eres, y de la imagen ética, solidaria y tolerante que das. Y si no, fíjate en mí, que como carne y más de una vez se han sorprendido porque “pensaban que era vegana”. Que si como muchos vegetales o recomiendo una alimentación basada en plantas (que no exclusiva en ellas), parece que no tuviera que comer carne. Qué cosas tienen las redes sociales, que tenemos que justificarnos por todo…

Vamos a ver en más detalle mi opinión y experiencia de comer o no comer animales:

Necesitas proteínas:

Las proteínas son un macronutriente, pero por suerte tenemos bastantes alimentos ricos en ellas, ya sean animales como vegetales: huevos, pescados, frutos secos, legumbres, lácteos…y carne, por supuesto.

La carne es uno de los alimentos proteicos más ricos y de más fácil asimilación. Y antes que alguien me diga “las legumbres tienen más proteína o la misma que la carne” te digo:

100 gr de ternera cruda = 20 gr de proteína

100 gr de garbanzo seco = 19’30 gr de proteína

Casi igual, ¿no? Pero pasa que no comes cien gramos de alimentos. En el caso de la carne solemos pensar en raciones de 125 gr (habrá alguien por ahí que coma más, lo sé), y la ración de garbanzos, que triplica su peso en seco, suele ser de unos 70 gr. Así quedamos que, en la práctica:

125 gr de ternera cruda = 25 gr de proteína

70 gr de garbanzo seco = 13’5 gr proteína

La solución en las dietas sin proteína animal pasa por aprender a comer más cantidad, y enriquecer todas las recetas en otras proteínas vegetales.

Estamos destrozando el planeta:

Sí, es cierto, los seres humanos arrasamos con todo…desde que aparecimos por aquí. Parece ser que a medida que íbamos avanzando hacia nuevos territorios se iban extinguiendo, paralelamente, otras especies animales. ¿Casualidad? Ni de coña.

En el sistema actual una ganadería se asemeja más a una cadena de montaje y eso, obviamente, no es nada sostenible. Además de desperdiciar recursos. Pero las “fábricas de carne” no son la mayor causa contaminante del planeta.

El último boom que podíamos leer por doquier era bajo el titular “La ONU recomienda dejar de comer carne para evitar el calentamiento global”. Como siempre, los titulares sensacionalistas nos muestran sólo un perfil de la realidad.

El informe, en realidad es de la IPCC, no de la ONU, y propone diversas estrategias para retrasar el cambio climático. Entre ellas, moderar el consumo de carne, que tiene más que ver con el despilfarro alimentario que con su consumo, replantar territorios deforestados, mejorar las condiciones de la agricultura convencial, etc.

El problema no está tanto en el consumo de carne, sino lo que implica la sobreproducción de la misma. Sé consciente y responsable con tu planeta igual que con tu cuerpo. Y ya.

Entonces, ¿comer o no comer carne?

Tanto por la salud del planeta como por la tuya misma, puedes o no comer carne. ¡Recuerda que eres omnívora y esto significa que tienes muchas formas de adaptarte al medio y sobrevivir! Esto será una decisión tuya y yo no tengo nada que decir. Como nutricionista, me aseguraré que obtengas todos los nutrientes y que tu pauta esté bien equilibrada, pero comer o no comer carne, lo eliges tú.

Si gozas de buena salud yo te diría: Sigue una dieta bien elaborada, con un alto porcentaje en vegetales, algunas grasas y moderada en proteínas animales o vegetales.

Si padeces alguna enfermedad crónica o algún síntoma de esos que nos acompañan toda la vida, sin duda lo mejor es que te dejes aconsejar por un nutricionista actualizado (como yo ;P), que te elabore un plan adecuado a tu situación y también a tus gustos y sensibilidades.

    ¿Sabes qué me pasó a mí?

    Hace más de diez años, en la búsqueda de la dieta perfecta para mí y sostenible para el planeta llegué a una dieta vegetariana que incluía algún huevo y algún lácteo. Estuve unos 6 años con esta alimentación, por salud pero también por ética y amor.

    Mi alimentación se basaba en cereales en cada ingesta, legumbres, verduras, frutas, frutos secos y alguna proteína de fábrica. Te diré que comía más procesados que ahora, y menos verdura también. Que una galleta sea vegana y un nugget lleve tofu en lugar de carcasas de pollo no lo convierten en saludables. Y los sucedáneos proteicos, como el ahora famoso Beyond Meat, son una procesión infinita de ingredientes, saborizantes y aditivos varios.

    Tengo psoriasis.

    Me costó mucho entender que el tratamiento perfecto para mí, llamado Protocolo Autoinmune (tengo pendiente un artículo sobre este), e incluso el tipo de alimentación que me aliviaría esas terribles placas, contenía carne. Volver a comer carne fue duro, no te lo negaré.

    Pero ¿sabes qué?, que hace ya unos 5 años que en mi cuerpo no he tenido una sola placa. 

    Y baso mi alimentación en muchos vegetales; más de la mitad de mi plato son verduras crudas y cocidas. Grasas buenas a diario como el aguacate, aceite de oliva, coco, frutos secos… Y mis fuentes proteicas son animales: huevos, pescado, carne; poca cantidad, pero en cada ingesta. Y en otras ingestas, yogures, quesos, almendras…y algún humus o hamburguesa caseros hechos con garbanzos o lentejas.

    De cara al medio ambiente escojo:

    – no consumir carne de animales criados intensivamente

    – busco algún proveedor, si no de carne ecológica, por lo menos de pasto, para ayudar así a la pequeña empresa

    – y que ese proveedor sea km0 (¿para qué voy a pagar por una carne que viene de la Chimbamba si en mi pueblo hay ganado para todos?)

    – me como todo el animal (aprovechar sólo los mejores cortes es de lo más insostenible. En casa comemos menudillos, hacemos caldo de los huesos, etc.)

    Pero lo cierto es que a todos nos gustaría poder decir que no comemos animales. ¿Verdad? ¿Cómo llevas tú el consumo de carne?
    La difícil hazaña de comer sano

    La difícil hazaña de comer sano

    Todo lo que necesitas saber en tu andadura de la vida sana

    Porque estoy segurísima que estás hecha un lío. Entre lo que lees por internet, las redes sociales (¿desde cuándo es ético dar consejos nutricionales por Instagram?), los libros, tu vecina, el programa de la TV, la dependienta del herbolario que sabe un poco de dietas, la vendedora de Herbalife que se ha sacado un máster de 1 día en experta en nutrición, y un larguísimo etcétera, estás hecha un lío.

    No me extraña. Una profesión tan compleja y antigua como reciente (estamos en pañales aún…) que nos obliga a todos nosotros a estar en constante actualización, y ¡salen expertos hasta debajo de las piedras!

    Así que si acabas de aterrizar aquí buscando la verdad, “con fundamento”, como decía Arguiñano, es decir, qué hay de nutrición actualmente con una base de evidencia científica coherente…

    …o si aterrizas aquí porque vamos a empezar a trabajar juntos en consulta, empieza por aquí.

    Esta es una recopilación de todos los artículos que he escrito acerca de la dieta y alimentación para empezar en esta hazaña. Puedes clicar el título de cada uno de ellos para saber más:

     

    • Come grasa y sé feliz: La grasa no engorda. Lo primero que tienes que entender es por qué engordas. Tu cuerpo almacena energía en forma de grasa cuando comes en exceso. Pero esa grasa que fabrica tu cuerpo como reserva energética, no proviene únicamente de la grasa ingerida, sino también de otros nutrientes energéticos, principalmente, carbohidratos.
    • 3 puntos clave para mejorar tu estilo de vida: Seguro que quieres hacer más deporte. O quizá sientas que necesitas alimentarte mejor. En definitiva, no acabas de estar a gusto con el estilo de vida que llevas. Pero, ¿sabes exactamente cómo conseguir ese estilo de vida saludable? Porque dicho así, parece que es algo casi abstracto; algo que todos queremos conseguir pero no sabemos qué acciones concretas tomar para llegar al mismo. Te cuento en qué 3 pilares debes focalizarte para ir desgranando acciones que te ayudarán a ser esa healthy people que deseas.
    • 5 pensamientos que debes evitar cuando te pones a dieta: Ponerse a dieta no mola. Conozco personas que siempre que las veo “están a dieta”. Algunas, te lo prometo, incluso lo disfrutan. Es como si les gustara estar al día con las modas dietéticas de las famosas. Yo no le acabo de ver la gracia, la verdad. Pero bueno, la cosa es que esas personas son las menos. Las que más, son el resto: personas, la mayoría mujeres, que siempre se ponen a dieta y fracasan.
    • ¿Por qué no adelgazo? Esto es un no parar. Empiezas en la adolescencia, o sobre los veintipico, o en la treintena…y toda la vida estás a dieta. Ojo, hablo sólo o principalmente de las mujeres. Quizás has probado ya de todo, batidos, detox, y dietas con nombres de lo más variopintos. En el restaurante siempre te pides ensalada y, a lo sumo, algo de plancha de segundo. Y no adelgazas ni a tiros.
    • 5 tips para sanear tu dieta:  tú, que lo único que quieres es estar sano, comer equilibrado y asegurar una buena alimentación a tu familia… ¡no sabes qué corriente o moda seguir! Que si dieta macrobiótica, que si paleo, que si vegana… Bueno, olvídate de todo eso. Hoy te voy a explicar 5 sencillos tips para convertir tu dieta, sea cual sea, en una súper dieta.
    • Las dichosas calorías: Contarlas es más inútil que el abre fácil de la leche. Así bien claro te lo cuento. Y no exagero. Apuesto a que el mes de enero, y pisándole los talones el melancólico septiembre, es el mes que más etiquetas se leen en el supermercado. De verdad, fíjate cuando vayas a hacer la compra. Pocas personas son las que se dedican a intentar descifrar los enigmas que vienen escondidos en los envases de aquello que va a servirles de sustento… Pero de las pocas que hay, ahora, en enero, se multiplican. Y sólo leen una cosa: calorías. Las dichosas calorías.
    • 5 mitos nutricionales que te enfermanAlguna vez ya te he contado que en algunas cosas, la hemos cagado. Con tanto nutricionismo y tanta estrechez de miras, hemos sentenciado y llegado a conclusiones erróneas. Lo peor, es que estas conclusiones y mitos, están tan extendidos entre la población que cuesta corregirlos. Lo mejor, es que aquí estamos unos cuantos nutricionistas dispuestos a todo para mostrarte la verdad. Y como más de una persona pensará que todo esto es un lío, que cada uno dice sus teorías (lógico), no hablo yo: hablan los muchísimos estudios que, a día de hoy, demuestran que esos mitos son, sólo eso, mitos
    • ¿Comer 5 veces al día? Pues si comes 5 veces al día… envejecerás. ¿A que no te esperabas eso? ¡Pero si precisamente eso es lo que dice todo el mundo! ¡Todos sabemos que tenemos que comer 5 veces al día para estar sanos! ¿Verdad? Bueno, pues yo te pregunto: y si no, ¿qué? ¿Qué pasa si comes, por ejemplo, 4 veces al día? ¿O 3? Comer 5 veces al día es uno de los mitos alimentarios que está más profundamente arraigados en la población. Y no está suficientemente justificado.

    Porque sea cual sea tu objetivo, mejorar tu salud, sentirte fuerte y vital con un peso saludable o bien cuidar de tu cuerpo y tu mente como puro acto de amor hacia tí mismo, hay dos factores determinantes en esta hazaña:

    1- Conocimiento. Como dijo Mafalda, “vivir sin leer es peligroso; te obliga a creer en lo que te digan”.

    2- Perseverancia. La motivación está sobrevalorada, pues no es ella quien te mantendrá a flote. Sólo la constancia de tus nuevos hábitos repetidos una y otra vez hará posible que consigas tus objetivos.

    En este punto (así como en el primero), yo te puedo ayudar tanto trabajando desde mi consulta como con mi servicio de aplicación móvil Nutrihelp.

    Cuéntame, ¿cuántas de estas evidencias te ha sorprendido?

    Desayuno para todos

    La comida más importante del día Eso no es verdad ¿ok?, sólo lo he escrito para llamar tu atención. Porque el desayuno, o la primera ingesta del día, no es más que eso: la primera ingesta del día. Pero se lo ha mitificado tanto, que aunque yo personalmente no le de...

    leer más

    Así es Nutrihelp por dentro

    Gestando la idea Hace unos meses, cuando todavía nos encontrábamos brindando con cava por el año que acabábamos de estrenar, y nos marcábamos una vez más los mismos objetivos de siempre, tuve una idea. Fue una idea como pocas, brillante, pero todavía sin forma; un...

    leer más

    Comer carne no mola

    Si hablamos de modas, ser veggie mola más Parece como si comer o no carne pudiera tener relación con cómo de buena persona eres, y de la imagen ética, solidaria y tolerante que das. Y si no, fíjate en mí, que como carne y más de una vez se han sorprendido porque...

    leer más
    Video-receta: Ensalada kale love

    Video-receta: Ensalada kale love

     

    Ella es la más alocada y caprichosa de todas sus hermanas. Con sus rizos verdes y su contundente calcio (el suyo se fija mejor que el de la leche de vaca), se convertirá en tu amiga íntima para ayudarte a prevenir la osteoporosis y la retención de líquido. Seguro que la conoces ya: es la col kale.

    En inflamaciones intestinales es una experta, por su acción antiácida y antiinflamatoria. Así que suelo tenerla cerca, como relleno de tortillas, parte de mis guisos o como en la ensalada amorosa que te presento hoy.

    Como todas las coles, tiene, además, un gran efecto anti cáncer. ¿Qué más?… ¡Ah sí! Rica en antioxidantes como la vitamina C y la vitamina A, minerales como el potasio, hierro y el comentado calcio.

    ¿Va a convertirse ya en tu loca y caprichosa amiga?

    Ensalada Kale Love:

    Ingredientes:
    • 2 hojas de col kale
    • 1 pepino
    • 1 aguacate
    • zumo de 1/2 limón
    • 1 c.s. semillas de chía
    • 1 c.s. alga wakame
    • AOVE
    • Sal marina sin refinar
     
    kale

    Preparación:

    Pon el alga en remojo como mínimo 30 minutos. Mientras, limpia y corta la col con las manos, y amásala amorosamente con AOVE y sal marina sin refinar. Añade el pepino pelado y cortado a rodajas; el aguacate cortado a cubitos. Aliña con aceite, zumo de limón y semillas de chía. Trabaja bien con las manos (el truco está en “amasar” con paciencia y mucho amor), y una vez añadida el alga remojada, deja macerar como mínimo 30 minutos más.

    Y como una imagen vale más que mil palabras, ahí va la video-receta de esta amorosa ensalada:

    La amiga perfecta para casi todo el año… Te ayudará a limpiarte, a eliminar líquidos y a restablecer tu equilibrio interior. ¡Es mi kale love!

     

    ¿Cómo sueles comer tú la col kale? ¿La conocías? ¡Comparte tus ideas!