Cómo hacer el mejor batido post-entreno

Cómo hacer el mejor batido post-entreno

El batido ideal después de practicar deporte

El post-entreno puede ser la clave. Como cada mes de enero, los gimnasios se llenan de nuevos usuarios, los parques presumen de concienciados runners y en las carreteras abundan ciclistas novatos. La cosa es, que todos ellos, continúen ahí en febrero…. Porque una cosa está clara: la motivación, cuesta de mantenerla, y si le preguntamos a nuestro señor cerebro si le apetece sudar, cansarse y esforzarse, su respuesta va a ser un rotundo no repanpimflado en su sofá ante su serie favorita de Netflix.

O sea que no te engañes, amiga. Que si te lo cuestionas, fracasas. No le preguntes jamás de los jamases a tu cerebro alias consciencia si le apetece entrenar. A menos que tengas el hábito arraigado, no querrá. Se trata, pues, de ir al gim una y otra vez, motivándonos a tope hasta que ese esfuerzo sea un rutinario y simple hábito instaurado.

El premio

Una de las estrategias más utilizadas para mantener la motivación y conseguir hábitos es el premio. Hoy te doy una idea de esas, chulas… Prepárate un batido, bueno, suculento, rico, extraordinario y maravilloso. Un batido post-entreno. De esos que parece que no tengan ni que ser sanos… de lo ricos que están. Y conviértelo en tu premio después de entrenar: tomarás esta ricura de batido post-entreno solo y solamente si entrenas. Desde luego, puede ser una buena motivación…

Las necesidades

Si queremos hacer bien las cosas (y sí, así las queremos hacer), un buen batido post-entreno tiene que cubrir, lógicamente, las necesidades fisiológicas que tienes después de realizar una actividad física.

Lo ideal es que te lo tomes unos 30 minutos después de entrenar y que contenga proteínas, hidratos de carbono, grasas y algún superfood. Incluso aunque tu entrenamiento haya sido primordialmente de fuerza, está comprobado que añadir hidratos te ayudará a reponer la proteína muscular. (En este programa trabajamos mucho este concepto).

La receta

Necesitarás unos 30 gramos de proteína, que puedes obtener de 150 gr de almendra tostada, 160 gr de pistachos o 50 gr de espirulina, proteína de guisante o mi favorita últimamente, proteína de pipas de calabaza en polvo. Los carbohidratos los puedes conseguir mediante una leche de almendra o leche de coco, un plátano o algún dátil. Y las grasas de un puñado de nueces, aceite de coco o aguacate.

Mezcla, según tus preferencias, y no temas hacer combinaciones que seguro estarán riquísimas. Mis preferida: leche de coco + plátano + proteína de pipas de calabaza + canela o vainilla. Me encanta, me rechifla, y desde luego que incluso si me da algo de pereza entrenar un día, pienso en mi recompensa y me calzo mis deportivas en un periquete.

¿Cómo llevas tú el tema motivación para entrenar? ¿Qué tomas después de tu rutina?

Entre col y col, lechuga

Receta de un "trinxat" diferente Una de las cosas que más me gusta es versionar y customizar recetas. Darles mi huella. Y por eso te invito a menudo a que no hagas al pie de la letra las recetas que publico: pruébalas, y luego versiónalas según tus necesidades, los...

leer más

Cómo hacer chucrut casero

La magia de la fermentación Hace unos meses empecé un nuevo curso para actualizar mi formación: Nutrición Clínica Aplicada (nivel I y II). Quién me iba a decir a mí que sería tan suertuda de toparme con profesores tan increíbles. Bueno, no sé si conoces al Dr. Álvaro...

leer más

Todo sobre la dieta paleo

La mala fama No me gusta la palabra "dieta". Ni me gusta que me encasillen en un tipo de alimentación u otro. Pero la mala fama que tiene la Dieta Paleo me hace salir de mi zona de "yo no me meto" y ahora sí, tengo que "mojarme". Porque la Dieta Paleo es lo que más se...

leer más
Halloween: un menú terroríficamente saludable

Halloween: un menú terroríficamente saludable

Pero haber, ¿puede existir un menú terrorífico, y a la vez que sea saludable? ¡Pues claro que sí! La verdad es que este es el primer año que estoy metida en este berengenal del Halloween… Solía ser más de panellets y castañas, por eso de la tradición. Pero oye, que digo yo, que bien podemos celebrar un menú terrorífico y luego brindar acompañados de unos ricos panellets, ¿verdad?

El año pasado te expliqué por las redes mi receta de panellets sanotes… y esta vez, contagiada por el entusiasmo de mi amiga Idoia de Villucraft, que es una forofa de Halloween (¡me contó que montaban unas fiestukis de miedo!), pues me dije, oye Marta, haz un menú saludable, que inspire a todas aquellas personas como Idoia, que celebran una noche de susto.

Y en estas estoy: te presento mi menú terroríficamente saludable.

Sopa de sapo:

Aunque muchos son los que hablan delicias de las ancas de rana, yo no, no las he probado nunca y vamos a hacer una sopita mucho más veggie… La gracia de esta sopa, al igual que el resto del menú, será la presentación. Es una sopa verde, porque es de aguacate súper healthy, pero la llamamos “de sapo”. ¡Para algo estamos en Halloween!

Ingredientes:

  • 1 kg aguacates en su punto
  • sal y pimienta
  • zumo de limón
  • AOVE
  • 1/2 L de caldo de huesos (también puedes hacerla con caldo vegetal)

Rocía los aguacates pelados con zumo de limón. Tritura la carne del aguacate con un poquito de caldo, sal y pimienta. Cuando esté bien triturado, sigue añadiendo caldo hasta conseguir la textura deseada. Sirve con gracia, en un bol envejecido, a lo bruja pirula.

Pimientos lúgubres del cementerio:

La verdad, si se te ocurren títulos mejores para el menú, te lo dejo en tus manos… Aquí sí que tienes que demostrar que eres algo “manitas”. ¿Sabes la típica calabaza vacía con ojos y boca de miedo? Pues vamos a hacer lo mismo con unos pimientos rojos lo más cuadrados e iguales posibles. Uno por comensal.

Ingredientes:

  • 1 pimiento rojo por persona
  • Arroz basmati integral
  • Ajos negros
  • Cebolla morada
  • AOVE
  • Sal

Primero limpia y vacía los pimientos, y dales ojos y boca. Reserva. Hierve el arroz (1 taza por persona) en agua y sal, escurre y resera. Pon en una sartén con un poquito de aceite una cebolla morada picada con una pizca de sal marina. Saltéala hasta que cambie de color, vigilando que no se queme. Añade unos ajos negros picados (también, uno por persona), y deja que se mezclen aromas y sabores junto con la cebolla. Añade el arroz para darle unas vueltas. Deja que se temple y sírvelo dentro de los pimientos.

Langostinos asesinos con…

Ay madre, qué fatal poniendo nombres… no me lo tengas en cuenta. Esto ni es una receta. Simplemente servirás unos langostinos hechos al horno con ajo, perejil y sal Maldon, en un cuenco cóncavo, puestos alrededor del mismo, como saliendo de éste.

… huevos arácnidos

Estos huevos son una monada. Bueno, pero monos en plan miedo eh! que estamos en Halloween!

Ingredientes:

  • huevos duros
  • aguacate
  • atún en conserva
  • aceitunas negras sin hueso

Una vez tengas los huevos cocidos, pártelos por la mitad a lo largo y vacía la yema. En un bol, con la ayuda de un tenedor haz una mezcla bien homogénea con las yemas de los huevos, el aguacate y el atún en conserva escurrido. Rellena los huevos con esta mezcla. Ahora vuelve a conectar con tu parte más delicada: parte por la mitad, a lo largo, las aceitunas negras. Encima de cada huevo (encima del relleno), pon media aceituna y con la otra mitad de la aceituna haz “patitas”. Cada huevo tendrá una araña.

Pinchos de Halloween

Porque todo en este mundo tiene su color. Navidad es roja y verde (¿o será blanca?), San Valentín rojo, primavera verde y multicolor. Y Halloween es naranja y negro. Así que buscamos un postre sano que nos de ese toque colorista… ¡y qué fácil es! Unas moras negras y un mango. Mmm….

Simplemente haremos unos pinchos a modo de banderola, alternando las moras con cubitos de mango.

Todo este menú es rico en fibra, antioxidante, con aminoácidos esenciales, nada feo que nos ponga malos… y con algo de atrezzo y mucha actitud, se convertirá en un auténtico menú terroríficamente saludable… hahaha (risa de miedo). Idoia, amiga, cuéntame qué te parece, chica: ¿te da susto este menú?

¿Sueles celebrar Halloween? Si es así, me encantaría que probaras mi menú. Y si es tu primera vez, atrévete… está de miedo… 😉 ¡Cuéntame, anda!

¿Síndrome premenstrual yo? ¡Nunca!

O cómo tener la regla sin que te enteres... Sí, esto de ser mujer, a veces es chungo. Visto objetivamente y así, desde arriba, parece que entre parir, sufrir retención de líquidos y menstruar cada 28 días, nos ha tocado la peor parte en la Evolución. Pero no, amiga,...

leer más

Entre col y col, lechuga

Receta de un "trinxat" diferente Una de las cosas que más me gusta es versionar y customizar recetas. Darles mi huella. Y por eso te invito a menudo a que no hagas al pie de la letra las recetas que publico: pruébalas, y luego versiónalas según tus necesidades, los...

leer más

Todo lo que quieres saber sobre la dieta sin gluten

El gluten, ¿el malo de la película? Cuando las cosas se ponen feas, en cualquier ámbito, lo más fácil es buscar culpables. Responsabilizar a otros de los errores. Justificar tus cagadas con detalles que no están en tus manos. Con el gluten pasa algo así. Parece que...

leer más
El mejor yogur de coco del mundo

El mejor yogur de coco del mundo

Receta mejorada…

Ahí te lo dejo, sin pretensiones, el mejor yogur de coco del mundo. Porque de eso se trata en la vida, de mejorar. Y es que de verdad que no hay cosa más fácil en la cocina que hacerte tus propios yogures. Pero resulta que eso que tiene que ser la mar de fácil (un simple yogur de coco), a veces, no sale bien. Me lo habéis dicho vosotros. Unos pocos, que no os salen los yogures con leche de coco.

Así que yo, que me quedo con la mosca detrás de la oreja, me pongo a hacer pruebas, a inventar y a averiguar. Y esto es lo que pasa:

  • Lo ideal es que los hagas con leche de coco casera.
  • Si no puedes, compra una leche con un alto porcentaje en grasa (mejor las de lata que las opciones en tetrabrick).
  • La leche de tetrabrick, sin azúcar. Las leches de coco que llevan azúcar no van bien para hacer yogures. Y quien dice “azúcar”, dice también condimentos varios, tipo aromatizantes o edulcorantes.
  • Puedes hacerlos con fermentos propios para hacer yogures, como los de la marca A. Vogel, de venta en herboristerías y tiendas del sector natural.
  • O utilizar probióticos (los famosos Bifidus y Lactobacillus) de farmacia. En ese caso, con un par o tres de cápsulas es suficiente.

 

Manos a la obra:

Necesitamos:

  • 3/4 de litro de leche de coco
  • 2 cápsulas de probióticos
  • 1 c.p. gelatina en polvo o agar agar en polvo

Y por supuesto, mucho amor… Porque ya lo sabes, las recetas hechas con cariño saben mucho mejor, ¡y nutren más!

yogur de coco
Preparación:

Pon al fuego la leche de coco y cuando arranque a hervir añade el agar agar o gelatina. Baja el fuego y déjalo unos 10 minutos sin dejar de remover. Retira del fuego y deja reposar para que se temple. Cuando ya no queme (tienes que ser capaz de introducir el dedo y no quemarte), añade los probióticos, mezcla bien y deja que repose otros 10 minutos más.

Coloca la mezcla en tarros para yogurtera y déjala conectada unas 12 h.

¿Y si no han salido bien?

Pasadas las 12 h (que puedes haber dejado durante la noche), a veces se puede haber formado dos capas. No pasa nada: ¡tus yogures están bien! Simplemente se han separado la parte más acuosa de la más grasa. Remuévelos bien, tápalos y déjalos en la nevera un mínimo de 4 horas antes de degustarlos.

Puedes servirlos con fruta fresca a trocitos, con virutas de coco, miel, frutos secos, etc. o utilizarlos para hacer un pudding de chía demasié.

¿Deliciosos? Sí. ¿Versátiles? También. ¿Fáciles? Por supuesto. Cuéntame, ¿qué te parece esta receta mejorada de yogur de coco?

¿Síndrome premenstrual yo? ¡Nunca!

O cómo tener la regla sin que te enteres... Sí, esto de ser mujer, a veces es chungo. Visto objetivamente y así, desde arriba, parece que entre parir, sufrir retención de líquidos y menstruar cada 28 días, nos ha tocado la peor parte en la Evolución. Pero no, amiga,...

leer más

Entre col y col, lechuga

Receta de un "trinxat" diferente Una de las cosas que más me gusta es versionar y customizar recetas. Darles mi huella. Y por eso te invito a menudo a que no hagas al pie de la letra las recetas que publico: pruébalas, y luego versiónalas según tus necesidades, los...

leer más

Todo lo que quieres saber sobre la dieta sin gluten

El gluten, ¿el malo de la película? Cuando las cosas se ponen feas, en cualquier ámbito, lo más fácil es buscar culpables. Responsabilizar a otros de los errores. Justificar tus cagadas con detalles que no están en tus manos. Con el gluten pasa algo así. Parece que...

leer más
4 helados espectaculares

4 helados espectaculares

Por riquísimos y por sencillos

El otro día, rememorando viejas glorias televisivas, vi un capítulo de una de mis series favoritas: Friends. En este, Ros confesaba una manía suya: no le gustan los helados. Y me quedé pensando si conocía a alguien que no le gustara semejante ricura. Y no. No conozco a nadie. Puede que haya gente que ni fú ni fa, ¿pero que no le gusten nada nada los helados?

En mi familia, como la peque de la casa se pirra por los helados, da igual forma, textura o sabor, mientras sea un helado se lo zampa, tuve que ponerme las pilas hace años para hacerlos en casa si no quería que mi churumbela llegara a la pubertad diabética. Porque sí, los helados convencionales están abarrotados (y más, y más) de azúcar, colorantes, palma y otras porquerías.

Así que si de vez en cuando te apetece un Negritón, tómatelo, tampoco somos unos healthy-radicales aquí… Pero si va a ser más a menudo que “de vez en cuando”, toma nota. Te presento mis 4 favoritos. Cuatro espectaculares. Los cuatro que hago más a menudo en casa, unos por su sencillez (pim pam y tómatelo) y otros, más currados, por su exquisitez.

Granizado de sandía y lima:

  • media sandía sin piel ni pepitas, cortada a cuadros y congelada.
  • zumo de una lima

Echa la sandía congelada en tu Vitamix o robot potente de cocina y tritura un minuto. Añade el zumo de lima y mezcla. Disfruta de su frescor. La combinación de sandía con el punto ácido de la lima queda espectacular. Y si quieres, puedes añadirle aún más frescor sirviéndola con unas hojas de menta.

Mi básico:

  • 3 plátanos congelados
  • 2 c.s. crema de coco (la leche de lata)
  • 2 dátiles
  • 1 c.c. canela o vainilla

Simplemente congela los plátanos. Yo siempre tengo en mi congelador para hacer diferentes smothies o helados. Échalos en tu Vitamix o robot, junto con el resto de ingredientes. Tritura y disfruta. Puedes echarle diferentes toppings, como almendra picada, coco rallado, etc. Y a esta base, puedes añadirle otra fruta o incluso cacao, para hacer tus propias versiones heladeras. Hace un año te enseñaba uno de mis helados más simples y buenos en este post.

 

helados espectaculares marta mato

El Frigopie de Elka

Este sí que en casa, nuestra primera vez, fue un flipe total. Lo aprendí de Elka Mocker, más conocida como Lala Kitchen, que fue una de las pioneras con los helados naturales.

  • 200 gr de fresas
  • 3/4 taza de leche de coco (de lata)
  • 80 gr de anacardos
  • 40 gr de aceite de coco
  • 1/2 vaina de vainilla
  • 1/3 de taza de sirope de ágave

Para este vamos a hacerlo al revés: primero batimos en el robot o batidora, y luego congelamos. Lo ideal es hacerlo en heladera, pero si no tienes, se trata de ir sacándolo del congelador para darle unas vueltas y que no cristalice.

El súper-mega-rico

Es que no se me ocurre otro título. Está ri-qui-si-mo. Y juro que mi opinión no tiene nada que ver con que me chiflen los aguacates. Es que de verdad está de miedo.

  • 300 ml crema de coco
  • 3 aguacates
  • zumo de 1/2 limón
  • 2 c.s. sirope de ágave o miel cruda.

Tienes 2 opciones: puedes triturar todo junto y luego congelar (esta es la mejor opción si tienes heladera), o puedes congelar el aguacate y triturar luego junto con el resto de ingredientes.

Yo, de verdad que lo siento en el alma por Ros y su manía con las cosas frías… Y entre tú y yo: me alegro que a mi pequeñaja le gusten tanto los helados. ¡Uno para tí, otro para mí! ¡Y que no cunda el pánico! Son healthy total…

 

Si pruebas alguna de estas delicias cuéntame, ¿cuál te ha gustado más? ¿O tienes alguna otra receta estrella que quieras compartir?

Preparando el taller de Batch Cooking

La que estoy liando... Me gusta dar charlas y conferencias. He dado muchos talleres teóricos y prácticos, en plan workshops, para que aprendas. También doy clases de cocina para niños desde hace seis años (aquí puedes ver un poquito más de esta labor). Lo que nunca...

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en...

Moussaka paleo

Una receta tradicional versionada Cuando era pequeña una de mis recetas favoritas era la moussaka. Mi madre solía hacérmela en verano bastante a menudo, quizá porque para algo que me gustaba, aprovechaba para que comiera (era una niña muy inapetente de pequeña) o...

Entre col y col, lechuga

Receta de un "trinxat" diferente Una de las cosas que más me gusta es versionar y customizar recetas. Darles mi huella. Y por eso te invito a menudo a que no hagas al pie de la letra las recetas que publico: pruébalas, y luego versiónalas según tus necesidades, los...
El ABC de zumos y smoothies

El ABC de zumos y smoothies

Todo lo que querías saber sobre zumos y smoothies

Cada vez que saco un detox nuevo, sobre lo que más me preguntáis es sobre zumos y smoothies. Son como dos compañeros inseparables, donde el uno sin el otro no podrían existir. Y, chica, tampoco es así, pero la verdad es que estos dos brebages nos facilitan muchísimo las cosas.

Lo cierto es que yo me enganché rapidísimo a los zumos verdes. Pero bueno, partía de la sana costumbre, ya en casa de mis padres, de hacerme un zumo con zanahoria y naranja. Eso fue así desde tiempos remotos. Así que imagino que no me costó mucho dar el paso hacia un zumo verde.

Pero como todo en esta vida es probar, cambiar y mejorar, descubrí luego los smoothies. Nada que ver. “¿Pero qué es mejor?”, me dirás. Pues los dos, porque son elaboraciones distintas que te irán bien en un caso u otro. Mi opinión personal es “zumos for ever“! Pero la verdad es que los smoothies me han ayudado un montón sobre todo en esos días en que no hay tiempo para nada.

Te cuento:

Zumos verdes:

  1. Se elaboran con un extractor de zumos lentos (a falta de éste, licuadora).
  2. Tienen fibra soluble, aunque “no la veas”.
  3. Hidratan y alcalinizan muchísimo y son una forma excelente de aportar un extra de antioxidantes y oligoelementos.
  4. Me encanta tomarlos para romper el ayuno, tras el cual vendrá el almuerzo de padre muy señor mío.

Smoothies:

  1. Se preparan con la batidora o el típico vaso americano (ideal hacerlos con tu Vitamix).
  2. Contienen toda la pulpa íntegra de sus ingredientes (mucha fibra ¿demasiada?).
  3. Nos aportan gran cantidad de micro y macronutrientes, con un poder energizante y saciante.
  4. Cuando me tomo un smoothie de unos 400 ml, ya no me entra nada más en mi barriga…

Mis dos recetas básicas:

Esto que te cuento ahora tampoco te lo tomes al pie de la letra… Que yo a veces hago alguna pequeña variación y alguien me dice “¿pero no dijiste que si lleva esto no puede llevar aquello?” … o algo por el estilo. A ver, esta es la base sobre la que trabajo. Pero luego, a la hora de la verdad, improvisa, inventa, crea, ¡imagina…!!! ¡Lo que me divierto yo probando nuevas combinaciones, colores y sabores!

 

Mi receta base de zumos verdes lleva:

1 pepino (casi siempre) + 1 o 2 puñados de hojas verdes + 1 fruta + 1 superfood (jengibre, cúrcuma…)

Mi receta base de smoothies lleva:

200 ml de agua de coco (o agua) + 2 puñados de hojas verdes + 1 plátano (si es congelado, mucho más rico) + 1 fruta + 1 puñadito de germinados + toppings como aceite de coco o semillas de chía.

 

Lo que he descubierto sobre los smoothies y me ha puesto bailando salsa, es que puedo preparar bolsitas de congelación con los ingredientes ya cortados y preparados para diferentes smoothies. Así que cuando voy con prisas, saco una bolsa del congelador, la echo en la batidora, le añado agua de coco y en un minuto tengo no sólo un smoothie, ¡sino un pedazo de riquísimo extra delicioso smoothie! ¡Quedan muchísimo más ricos!

Los básicos:

Hace unos meses te hablé de mis cachivaches básicos de cocina, y en este caso hago hincapié en el extractor lento y en la vitamix. Ten estas dos herramientas para hacer zumos verdes y smoothies de matrícula de honor. Y como recomendación para que tengas siempre a mano y dispongas de todo lo necesario para hacerte tus brebages, te digo: plátano congelado (es súper versátil para smoothies y helados caseros), canónigos o espinacas, col kale, zanahoria en hojas (estas últimas quedan divinas en smoothies), frutas variadas, pepino, aguacate y superfoods como aceite de coco, germinados o jengibre. Y muchísimos más, ¡lo que se te ocurra! Pero estos son los básicos que siempre de la vida encuentras en mi nevera.

Si estás pensando dar el salto, avanzar o simplemente te falta alguna herramienta o ingrediente para deleitarte con tus recetas de zumos verdes y smoothies, Conasi nos ofrece un descuento que comparto contigo. Tan sólo deberás poner el código CNS-MARTAMATO en la casilla “cupón” de tu carrito.

smoothies

Tú que eres, ¿más de smoothies o de zumos verdes? ¿Has probado alguna de mis recetas? Cuéntanos tu receta de zumo infalible, anda!

Preparando el taller de Batch Cooking

La que estoy liando... Me gusta dar charlas y conferencias. He dado muchos talleres teóricos y prácticos, en plan workshops, para que aprendas. También doy clases de cocina para niños desde hace seis años (aquí puedes ver un poquito más de esta labor). Lo que nunca...

Mi botiquín de aceites esenciales

El poder de los aceites esenciales Hace unas semanas movida por un impulso compartí en mis Stories de Instagram el paquete que había recibido con aceites esenciales. Compartí tanto los aceites como las sinergias que iba a hacer para llenar mi botiquín. Recibí tantos...

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en...

Reto Wellness 2018

Tras las vacaciones de verano... Hace ya un tiempo que lo pensé. Sabía que iba a hacer algo así pero no tenía la idea bien definida. Ahora sí, lo encontré. Encontré el momento ideal ¡para lanzarte uno de mis retos! Que ya sabes tú, si me conoces de hace tiempo, que me...
Ensalada de algas wakame

Ensalada de algas wakame

Comer verduras de mar

Esta receta va de algas. Y es de las buenas. No sólo por rica, sino por su interés nutricional. ¡Alto! que yo soy la primera que predica sobre el slow food, km 0 y comida de casa… No hay que buscar la solución a nuestros males en productos o alimentos que vienen del otro lado del universo. No. Nada más lejos de la realidad.

Pero es que las algas son maravillosas. Son las verduras que habitan en el mar. Y en nuestra Galicia ibérica las cultivan la mar de bien. Así que no te estoy presentando una receta rara, con productos japos raros, o alimentos macrobióticos super difíciles de cocinar. Te estoy presentando una ensalada, muy simple, con un sabor muy especial, y que es inmensamente rica en muchos oligoelementos.

Bueno, eso de “sabor especial” quizá te ha hecho poner los ojos como platos. Sí, a mí también me hubiese puesto en estado de alerta. Y es que, para qué te voy a engañar: si no estás acostumbrada a las algas, te va a sorprender. Pero… ¡eso no quiere decir que no te vaya a gustar!

Dale una oportunidad y me cuentas. Te diré que todo el grupo del detox ¡Hola Verano! la comimos el primer día. Y esta ensalada ya cuenta con nuevos fans.

Ingredientes:

  • 20 gr. de alga wakame hidratada
  • 1 pepino
  • 3 pepinillos en vinagre
  • 1 c.s. semillas de sésamo negro

Para el aliño:

  • 1 c.s. AOVE
  • 1 c.s. salsa de soja sin trigo ni azúcar
  • 1 c.s. sirope de ágave o miel
  • 2 c.s. vinagre de manzana
ensalada wakame 3

Procedimiento:

  1. Hidrata las algas en agua fría durante 10 minutos. Escurre y corta en tiras.
  2. Lava el pepino y córtalo a rodajas finas. Corta los pepinillos también a rodajitas.
  3. Mezcla los ingredientes de la vinagreta y pon a macerar una media hora todos los ingredientes juntos.
  4. Sirve espolvoreado de semillas de sésamo negro.

 

¿Fácil? No: facilísimo. Y sorprende que aún con su simpleza, nos aporte tantos nutrientes, sea diurética, depurativa y nos proteja de los radicales libres. El sésamo negro no se tendría que tostar para que pudiera conservar sus antioxidantes, ¡que son muchos! El alga wakame es un alga excepcionalmente rica en minerales y, por lo tanto, muy remineralizante. Sobre todo contiene calcio (igual que el sésamo), y ambos ofrecen un tándem perfecto para cuidar cabellos y uñas.

¿Te animas a probarla? Cuéntame, ¿no crees que es maravillosa?

 

Entre col y col, lechuga

Receta de un "trinxat" diferente Una de las cosas que más me gusta es versionar y customizar recetas. Darles mi huella. Y por eso te invito a menudo a que no hagas al pie de la letra las recetas que publico: pruébalas, y luego versiónalas según tus necesidades, los...

Cómo hacer chucrut casero

La magia de la fermentación Hace unos meses empecé un nuevo curso para actualizar mi formación: Nutrición Clínica Aplicada (nivel I y II). Quién me iba a decir a mí que sería tan suertuda de toparme con profesores tan increíbles. Bueno, no sé si conoces al Dr. Álvaro...

Receta: caldo de huesos

Un súper caldo Esta es una de esas recetas que tengo siempre a mano. Prueba a integrarla en tu cocina porque realmente es mano de santo. Más que un caldo para cocinar (que también) es todo un señor elixir que nos regala muchísimas propiedades: Rico en gelatina y...