Esta entrada va de huevos. ¿De huevos? Pues sí, porque es uno de los temas que más me preguntáis en consulta. O sea, “¿cuántos huevos puedo comer? ¿Tantos? ¿No me subirá el colesterol? Uy, mi médico dice…”.

El huevo es uno de esos alimentos que han sido injustamente demonizados. Nunca me han preguntado si es malo desayunar leche de vaca con galletas, ¡menudo error! y en cambio se cree insano desayunar cada día huevos revueltos… Así que voy a aclararte, de una vez por todas, porque “tu médico dice…”. Hoy te cuento todo sobre el huevo. ¿Te quedas?

¿Qué contiene el huevo?

 

Mira, sólo con pensar que de “eso”, nacerá un ser vivo, tendría que darnos una pista de cuán rico nutricionalmente hablando es un huevo.

Yo creo en el huevo. Es uno de los super-alimentos que nunca faltan en mi cocina. Fíjate:

1- Cuando fuí a la universidad me explicaron que se consideraba la del huevo como la proteína neutra. Eso quiere decir, la mejor proteína biológica que existe. Chapeau.

2- Tiene una gran diversidad y riqueza de vitaminas y minerales (Vit. A, D, K, B2, B5, B12, hierro, fósforo, potasio y selenio). Mejor que tomar un suplemento vitamínico.

3- Excepcional para el cerebro, pues es una grandísima fuente de colina. Dáles a tus hijos un huevo antes de ir al colegio, en lugar de cereales o galletas, y verás cómo se concentran mejor (y hay menos hiperactividad por las aulas).

4- Contiene luteína y zeaxantina, nutrientes que actualmente se suplementan para mejorar y prevenir problemas visuales como cataratas o glaucoma.

5- Rica fuente de omega 3. O grasas, mis amadas grasas… (Aquí, aquí y aquí puedes leer más artículos sobre alimentos con grasas buenas).

Y ahora te cuento lo más divertido (nota ahí mi sarcasmo): la mayor parte de esos nutrientes, incluídas las proteínas, se encuentran en la yema. Así que no cometas nunca más el asesinato de tirar la yema y hacerte una tortilla o un batido con sólo las claras…

 

Pero el huevo tiene colesterol…

 

Ya, eso te ha dicho tu médico ¿verdad? Bueno, no estoy diciendo que te haya engañado, pero sí que entre unos y otros, nos equivocamos. ¡Ey! ¡que dicen que equivocarse es de sabios!

Ante todo tienes que quitarte de la cabeza la errónea idea de que el colesterol es malo. Numerosas reacciones metabólicas son posibles gracias al colesterol. Luego, el principal responsable de que tengas colesterol en tu cuerpo es el hígado, que es el encargado de fabricarlo. Y si tu cuerpo está sano, funcionará así: si comes mucho colesterol, tu hígado producirá menos; si comes poco o nada, tu hígado fabricará más. Así pues, que comas más o menos colesterol en realidad no cambiará mucho tus análisis de sangre…

Los estudios más recientes (a esto me refería antes cuando he escrito que “rectificar es de sabios”) indican que un aumento significativo de colesterol en tus menús no producirá ningún aumento de colesterol sanguíneo. Repito: en los años 70, creímos que sí, y por eso limitamos su consumo a 3 a la semana. Pero hoy ya sabemos que eso no es cierto. Repito: no-es-cierto. Si comes más de 3 huevos a la semana, ni te subirá el colesterol, ni tendrás más riesgo de enfermedad cardiovascular (estudio).

No todos los huevos son iguales

 

Ahora te voy a explicar una cosa bien simple y vas a entender lo importante que es comer comida de calidad.

Imagina una gallina enjaulada. De esas que nunca han visto el sol, y que tienen día y noche unas lámparas encendidas para que pongan huevos sin cesar. A esa pobre gallina que jamás ha abierto las alas, la alimentan con granos medicados, para que nunca enferme, pues bajaría la producción… También recibe hormonas, a parte de antibióticos, para que pronto sea fértil y no pare de poner huevos. Pobre gallina. Imagina su estilo de vida: está enferma.

Ahora imagina una gallina libre, que campa a sus anchas por su granja. Que cuando quiere pasea por fuera picoteando granos, gusanos y lo que sea que le apetezca a la feliz gallina. Esa gallina se levanta temprano, cuando amanece, y se acuesta en la puesta de sol. Come libre, nunca la han medicado porque nunca se ha puesto enferma, ni mucho menos le han dado hormonas, y hace ejercicio paseando por la granja… es una super-gallina. ¡Qué salud rebosa!

Teniendo a las 2 gallinas presentes, ¿sabrías decirme cuál de las dos pondrá unos hijos-huevos más sanos? ¿La enferma que tiene el hígado y todos sus órganos anquilosados o la sana? Lógicamente, un animal sano tendrá unos hijos sanos. Igual que nosotros, vamos… Así que te aviso: no todos los huevos son iguales.

El código del huevo:

Ya sabes, compra huevos cuyo primer dígito sea un 0 (ecológico) o un 1 (de gallinas criadas en libertad). Y no tengas miedo a desayunarlo cada día. Es más, deja ya tus corn flakes y hazte unos huevos revueltos; verás qué diferencia!

Pronto haré otro post explicando la mejor forma de cocinar los huevos para sacarles el máximo beneficio. ¿Te interesa? ¿Y tú, cuántos huevos comes a la semana? ¿Eres de las que les da miedo el huevo o por el contrario nunca falta en tu nevera?

6 Comentarios

  1. Alicia

    Marta, me ha encantado el artículo 🙂
    Yo como aproximadamente 2 huevos a la semana, pero a partir de ahora voy a incrementarlo!
    Tengo ganas de que cuentes la major forma de cocinarlos, ya que yo siempre los como en tortilla, normalmente con verduras o patatas, y variar está muy bien, sobre todo si además es para sacar más beneficio 😉
    Gracias!

    Responder
    • martamatodietista

      Gracias Alicia. Es que es una pena que tenga tan mala fama un alimento tan perfecto… Pronto explicaré más sobre el huevo, pero te adelanto que una excelente idea es el huevo escaldado (yema cruda, clara cocida)… y hasta ahí, puedo leer. 😉

      Responder
  2. Azmavet

    Buenos días, me parece super interesante este artículo ya que estaba muy equivocada. Tengo dos niños y siempre he pensado que era malo darles tantos huevos.

    Gracias por este artículo, mis niños estarán super contestos…

    Responder
    • martamatodietista

      Hola Azmavet! El huevo es excelente para todo el mundo, pero tiene tantísimos nutrientes que lo es especialmente para niños, personas de edad avanzada, gente inapetente o immunodeprimidos. Desayunar huevos nos aporta energía, nos alimenta el cerebro, nos sacia, y nos aporta unos beneficios espectaculares. No tiene absolutamente ninguna contraindicación; ninguna! (Alergias a parte, claro). Un abrazo!

      Responder
  3. imma

    Marta! genial l’article! Esto me suena! justo hace unas semanas lo hablábamos con la señora a quien le compro los huevos. Son gallinas totalmente ecológicas que viven en una masia cerca de mi casa y ella me dijo justo lo que comentas sobre que los huevos no son tan malos y está demostrado en los estudios actuales. Ya me los miro diferente! 😉 Personalmente no tengo una cantidad a la semana, hay algunas semanas que como más y otras menos o nada, y generalmente los hacemos duros para verdura o ensaladas o hacemos tortilla (eso si no me da para hacer pasteles ;P).

    Responder
    • martamatodietista

      Pues sí Imma, ya puedes comer huevos tranquilamente, y más si los puedes conseguir de pagesas o ecológicos. Pronto haré otro post explicando la mejor forma de cocinarlos para aprovechar todas sus propiedades. A ver si te doy ideas para no limitarlos a tortillas o ensaladas…ni pasteles…jeje. Seguro que algo de lo que contaré te va a sorprender! Abrazos!

      Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Cómo cocinas los huevos? | Marta Mato - […] unos días publiqué un artículo sobre el huevo (puedes leerlo aquí). En él explicaba que la mala fama que…
  2. ¿Por qué no quiero ser dietista? - Marta Mato - […] al igual que el resto de profesionales de la salud (y de otros muchos campos) tiene que ir reciclando…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi Newsletter

Suscríbete a mi Newsletter

Cada martes recibirás en tu correo fichas de mis recetas exclusivas para suscritos, artículos, descuentos... ¡y mucho más!

Te has suscrito correctamente