Hace unos días publiqué un artículo sobre el huevo (puedes leerlo aquí). En él explicaba que la mala fama que tiene el pobre no es para nada justificada, e incluso propongo, aunque te parezca escandaloso, comer huevos cada día. ¿Por qué no hacerlo, si es rico en aminoácidos, ácidos grasos saludables, hierro…? No hay nada que justifique limitar su consumo. El tema del colesterol, quedó claro; y si no, te invito a que te vuelvas a leer el artículo.

En fin, hoy quiero hablarte de algo más práctico. Porque, si vamos a comer huevo cada día, o nos estrujamos la imaginación o lo vamos a aborrecer en nada, ¿verdad? Y además, óbviamente a nivel de salud, no es lo mismo comer un huevo duro que un huevo frito.

Pues ahí voy:

huevos

Formas de cocción más saludables:

¿Te acuerdas cuando, antiguamente, se daba a los niños huevo crudo con Kina San Clemente? Bueno, si crees que te hablo en chino, lógicamente es que eres más joven que yo… Pero igual te suena, cuando yo era pequeña, a algunos nos daban para crecer y estar fuertes, un poco de Kina con huevo batido crudo. Dejando a parte este tema (déjame olvidarlo, por favor) parece que últimamente se habla de recuperar esta costumbre de comer el huevo crudo.

Es habitual, sobre todo entre el mundo del deporte añadir a un batido post-entreno huevo crudo. Pues bien, las proteínas contenidas en la clara, no pueden absorverse si no están cocinadas. El calor de cocinar los alimentos daña ciertos nutrientes, pero potencia otros. Así que, mi conclusión es que yo no recomiendo el huevo crudo como forma de comerlo habitual, aunque si te apetece un batido de vez en cuando, tampoco pasa nada.

Los beneficios de cocinar el huevo, pues, frente a la opción de comerlo crudo son:

1- Favorece la digestión de las proteínas.

2- Mejora la absorción de la vitamina B6 (biotina), ya que el mismo huevo contiene avidina, que es un antinutriente que interfiere en la absorción de dicha vitamina, presente en la clara de huevo. Al cocinarlo, se inhibe la avidina.

3- Elimina la salmonela.

Conclusión:

La mejor técnica para cocinar huevo es aquella en que la proteína de la clara está bien cocinada (perfecta para poder ser asimilada) y la yema no está coagulada. Te estoy sugiriendo, por ejemplo, el huevo pasado por agua, el huevo escalfado o poché, el huevo al vapor o el huevo al plato.

Pero no te emociones… Seguro que te ha venido a la cabeza el huevo frito ¿verdad? Pues lo siento, pero tal como temíamos, el huevo frito, aunque la clara está cocida y su yema cruda, está frito. Frito. Así que nada de huevos fritos, ok?

huevos 2

Una idea para cada día:

  • Huevo cocido 3 minutos: sírvelo en cuenquecillos y mójale bastones de patata o moniato tosdados al horno. Mmm…
  • Huevos al plato: en una base de verdura que puedes saltear como un wok, o pochar, corónole un huevo con una punta de sal y aceite y hornéalo unos minutos (vigila que se hace en un suspiro).
  • Huevo poché: en una olla con agua hirviendo y un chorrito de vinagre, echa con cuidado el huevo y lo vas envolviendo en él mismo con la ayuda de una espumadera. Sirve con una base de verduras.
  • Huevo no-frito: es la manera de hacer un huevo frito sano. En la sartén con un chorrito de aceite bien caliente, echa el huevo, añade un vasito de agua y tapa. El huevo se cocerá con aspecto de frito, aunque en realidad estará cocinado al vapor.

Menos saludables aunque riquísimas:

  • Revuelto: con setas, espárragos, judías, acelgas… y condimentado con orégano, cúrcuma, pimienta… Es mi recurso nº 1 de cena rápida improvisada.
  • Tortilla: aix… qué tendrán las tortillas. Otra manera de introducir vegetales, igual que en los revueltos. Puedes hacer tortillas de lo que se te ocurra, rellenas de verduras o de proteínas, como la maravillosa tortilla de bacalao.
  • Huevo duro. Para mí, el más soso, pero que queda de fábula en bocadillos vegetales, o para enriquecer ensaladas. También, huevos duros rellenos de aguacate, atún, etc.

 

Quizá lo he dicho alguna vez, así que me repito: me encanta desayunar huevos. No hay nada que me siente tan bien, cuando mi cuerpo ya me dice que tengo que darle sólido, como los huevos.

Y tú, ¿cómo comes los huevos? Te invito a que compartas conmigo tus recetas de huevo preferidas. Y si te ha gustado el post, al final de la página puedes compartirlo o simplemente darle un like.

2 Comentarios

  1. Hola Marta,

    El huevo cocido en 3 minutos dónde se hace.Y debo cocinarlo con cáscara? O se debe cascar en cuenco y cocinarlo en el microondas?

    Gracias. Ana

    Responder
    • Hola Ana! Los huevos cocidos se hacen en una ollita con agua; los dejas hervir 3 minutos para que estén perfectos (clara cocida y yema cruda). Los típicos huevos duros se hacen igual pero se dejan hervir 8 minutos. ¡Besos!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Así fue el taller de Batch Cooking

Una experiencia inolvidable Seguramente hayas asistido a más de un taller o evento. Quizá alguno en el que incluya práctica. Para mí, como tallerista de evento teórico y práctico de cuatro horas, fue mi primera vez. Y no puedo estar más satisfecha y agradecida. Como...

Preparando el taller de Batch Cooking

La que estoy liando... Me gusta dar charlas y conferencias. He dado muchos talleres teóricos y prácticos, en plan workshops, para que aprendas. También doy clases de cocina para niños desde hace seis años (aquí puedes ver un poquito más de esta labor). Lo que nunca...

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en...

Moussaka paleo

Una receta tradicional versionada Cuando era pequeña una de mis recetas favoritas era la moussaka. Mi madre solía hacérmela en verano bastante a menudo, quizá porque para algo que me gustaba, aprovechaba para que comiera (era una niña muy inapetente de pequeña) o...