Tips y consejos saludables para este verano

En menos que canta un gallo me voy de vacaciones. De hecho, quizá cuando leas/escuches este post ya estaré bronceándome en la arena… Ya me estoy imaginándome tranquila, en paz, tumbada en mi pareo cuqui, sintiéndome fresquita porque acabo de salir del agua, saboreando ese momento en el que el sol empieza a templar la piel antes de acabar de nuevo achicharrada por sus rayos. No sé tú, pero mis planes para este verano son disfrutar, no pensar (eso a mí me cuesta horrores), ser feliz y volver con las pilas renovadas.

Quizá, ahora que lo pienso, tengo algo idealizado el verano en la playa: mi cerebro se empeña en recordar mi luna de miel en la Isla Saona con mi marido y cero prisas, aunque eso sólo sucedió una vez, y la realidad es que me voy año tras año a una playa concurrida, con mi marido, mis 2 hijos y mi gato. Vamos, nada que ver. Pero ese recuerdo de primera playa es el que se quedó fotografiado en mi mente cuando alguien pronuncia el binomio playa-vacaciones.

Pues hoy quiero contarte qué puede pasar este verano. En el mío, y en el tuyo. Porque para qué nos vamos a engañar, en las vacaciones de la mayoría de seres terrestres normales, se cumplen 3 verdades universales:

1- Volvemos más relajados y felices.

2- También más pobres de bolsillo… ¡pero ricos de espíritu!

3- Puede que volvamos más grandes. O sea, con un trasero y una panza con mucha personalidad.

En el audio de hoy te cuento cómo hago yo para sobrevivir al chiringuito de verano y que sólo 2 de estas 3 verdades se cumplan. Venga, dale al play:

Cómo sobrevivir al chiringuito de verano

by Marta Mató

Y colorín colorado, este post, con visualización de playa incorporado, se ha terminado.

 

¡Felices vacaciones!

2 Comentarios

  1. Me ha encantado el postcast Marta! Super divertido y grandes consejos! Es muy cierto que no hay excusa para moverse cuando estamos de vacaciones! A yo de hecho en verano como mejor, porque estoy más relajada y además no tengo tanto hambre y me apetecen cosas más frescas y ligeras. El problema eso sí son….las terrazas…omms…lo del agua saborizada es nice to have pero lo veo una utopía, ja,ja, igual que los chips..ya veremos como nos vemos en septiembre, que mi culo ya tiene bastante personalidad 😉

    Responder
    • Jaja gracias Sonia! Bueno, otra opción, la de toda la vida, es pedir un café con hielo (si te va el café) o una infusión o té con hielo y limón. Para picar… unas aceitunitas y una lata de berberechos y arreando! Feliz verano, bonita!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en...

¿Síndrome premenstrual yo? ¡Nunca!

O cómo tener la regla sin que te enteres... Sí, esto de ser mujer, a veces es chungo. Visto objetivamente y así, desde arriba, parece que entre parir, sufrir retención de líquidos y menstruar cada 28 días, nos ha tocado la peor parte en la Evolución. Pero no, amiga,...

Todo lo que quieres saber sobre la dieta sin gluten

El gluten, ¿el malo de la película? Cuando las cosas se ponen feas, en cualquier ámbito, lo más fácil es buscar culpables. Responsabilizar a otros de los errores. Justificar tus cagadas con detalles que no están en tus manos. Con el gluten pasa algo así. Parece que...

Diabetes, la epidemia más dulce

Un mundo diabético Dime ¿cuántas personas conoces que padezcan Diabetes? Ésta, junto con la obesidad, es la epidemia del siglo XXI. Y es que ambas van cogidas de la mano, no por causa sino por consecuencia: a largo plazo, la dieta clásica para tratar la diabetes, con...