Pudin con efecto prebiótico

¿Recuerdas ese anuncio de yogures con envases verdes, que ponían una sonrisa a tu barriga? Sí ¿verdad? Ese anuncio te vende que como sus yogures contienen muchos probióticos (los bichillos amigos que enriquecen tu flora intestinal), tu barriguita estará feliz. Dejando la calidad de esos yogures a parte (hay temas que a primera hora de la mañana de un domingo, escribiendo este post y sin desayunar, es mejor no tocar) sí es cierto que los alimentos con efecto PRObiótico tienen un papel muy importante en la salud de tu intestino. Pero, yo creo que se los ha revalorizado demasiado. Quizá, como ha ocurrido en otras muchas ocasiones, aprovechando filón para vender más. El efecto PREbiótico de este pudin es mucho más interesante. Te cuento por qué:

La clave está en el intestino

Queda claro que para tratar cualquier alergia debes prestar especial atención a la salud de tu intestino. Eso quiere decir que disfrute de una rica y poblada microbiota. Haciendo una analogía casi absurda, un intestino sano se asemejaría a un paisaje tal como el Amazonas, con abundancia y variedad de vegetales y animales. Un intestino enfermo, por ejemplo tras la toma de antibióticos, tras una grastroenteritis, o con permeabilidad intestinal como ante una persona alérgica, sería como un desierto o… más bien, como la desoladora imagen de un bosque quemado. ¿Sí?

Vale, pues no sólo es importante repoblarlo con probióticos… ¡Estos tienen que alimentarse! Y lo hacen mediante fibra fermentable. O sea, prebióticos. Son 2 conceptos importantes que tienes que distinguir. Lo bueno es que esa fibra fermentable, no es ni mucho menos la que nos venden con los cereales ricos en fibra, ni las galletitas para ir al baño ni nada de eso.

El efecto prebiótico lo podemos encontrar en las alcachofas, las patatas hervidas, la manzana, el plátano, las semillas y un largo etcétera.

La receta

La de hoy es una receta muy versátil y que te aportará muchísima fibra fermentable. Este pudin tiene un gran efecto prebiótico gracias a:

  • la harina de algarroba
  • el coco
  • las semillas de chía

Puedes servirlo tal cual si te gusta el sabor fuerte de la algarroba. Aunque en ese caso te recomiendo que le añadas una cucharada de azúcar de coco, por ejemplo. Yo suelo servir el pudin de algarroba con yogur de cabra o yogur de coco, y trocitos de fruta variada.

¿Lo pruebas?

Te recomiendo que lo incorpores a tu dieta para enriquecerla y cuidar tu intestino. Verás que así sí, tu barriguita tendrá una bonita sonrisa… En casa es un desayuno de los típicos, o bien una recurrida merienda, y así andamos, de contentos.

Cuéntame cuando lo pruebes: ¿te gusta sólo? ¿cómo lo sirves?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Moussaka paleo

Una receta tradicional versionada Cuando era pequeña una de mis recetas favoritas era la moussaka. Mi madre solía hacérmela en verano bastante a menudo, quizá porque para algo que me gustaba, aprovechaba para que comiera (era una niña muy inapetente de pequeña) o...

¿Síndrome premenstrual yo? ¡Nunca!

O cómo tener la regla sin que te enteres... Sí, esto de ser mujer, a veces es chungo. Visto objetivamente y así, desde arriba, parece que entre parir, sufrir retención de líquidos y menstruar cada 28 días, nos ha tocado la peor parte en la Evolución. Pero no, amiga,...

Entre col y col, lechuga

Receta de un "trinxat" diferente Una de las cosas que más me gusta es versionar y customizar recetas. Darles mi huella. Y por eso te invito a menudo a que no hagas al pie de la letra las recetas que publico: pruébalas, y luego versiónalas según tus necesidades, los...

Todo lo que quieres saber sobre la dieta sin gluten

El gluten, ¿el malo de la película? Cuando las cosas se ponen feas, en cualquier ámbito, lo más fácil es buscar culpables. Responsabilizar a otros de los errores. Justificar tus cagadas con detalles que no están en tus manos. Con el gluten pasa algo así. Parece que...

Diabetes, la epidemia más dulce

Un mundo diabético Dime ¿cuántas personas conoces que padezcan Diabetes? Ésta, junto con la obesidad, es la epidemia del siglo XXI. Y es que ambas van cogidas de la mano, no por causa sino por consecuencia: a largo plazo, la dieta clásica para tratar la diabetes, con...

Cómo hacer chucrut casero

La magia de la fermentación Hace unos meses empecé un nuevo curso para actualizar mi formación: Nutrición Clínica Aplicada (nivel I y II). Quién me iba a decir a mí que sería tan suertuda de toparme con profesores tan increíbles. Bueno, no sé si conoces al Dr. Álvaro...