Escabeche saludable, sin harinas ni fritos

Recuerdo de mi niñez: yo haciendo deberes en mi habitación, con los posters de Madonna y Kylie Minogue en las paredes, y la música de los 40 sonando flojito, y de pronto, empezar a notar un pestazo avinagrado que iba invadiendo toda la casa, y mi concentración, incluida. A mi padre le gusta la sardina o caballa en escabeche, y semana sí, semana también, mi madre, después de trabajar, dale que te pego con el envinagrado.

Quién me iba a decir a mí, que con estos recuerdos yo iba a amar tanto una técnica culinaria como esta. Porque así es: la amo. Es un recurso súper interesante y además, fantástico para tener en la nevera y ¡ups! toca improvisar: caballa en escabeche, sin harinas y sin fritos.

La técnica del escabechado surgió como método de conservación. Básicamente el pescado, generalmente azul, se enharinaba, se freía y se dejaba cocinar en vinagre para que éste último ejerciera su labor de conservante. Todas nuestras abuelas (y algunas madres) escabechaban… y pocas de nosotras lo hacemos hoy. Y es que, ¿existe un escabeche sano? Pues sí, fíjate tú, el que ahora mismo te voy a explicar.

Antes de empezar te voy a recordar la necesidad de tomar cada día omega 3, las ya populares “grasas buenas“. El problema de estas grasas es su fuente principal se encuentra en pescados azules muy grandes, tales como salmón o atún. Estos pescados, acumulan muchísimo mercurio y metales pesados que vagabundean por todos nuestros mares. Así que, ¿qué hacemos, comemos pescado azul porque tiene omega 3, o no lo comemos porque llevan mercurio? Si es que el mundo es un lío en sí mismo, y con tanta información gratuita ya no sabe una a qué atenerse…

Pues te presento mi solución para poder tomar tu dosis diaria de omega 3 sin atentar contra la integridad de tu sistema inmunológico: toma pescado pequeño, como caballa, sardina, boquerón… Yo tengo siempre en la nevera algún pescado escabechado o puesto en vinagre. De este modo, puedo enriquecer mis ensaladas y verduras con omega 3 de primerísima calidad siempre que me apetezca.

Caballa en escabeche:

En este caso este escabeche no ha sufrido las altas temperaturas de una fritada, de manera que sus grasas se mantienen prácticamente íntegras. Se trata de una cocción suave sobre pochado de verduras para evitar el exceso de aceite y el uso de harina.

¿Que si está bueno? No: está re-bueno. Vas a querer tener siempre en la nevera. Y por supuesto, yo lo he hecho con caballa porque el pescadero la tenía fresquísima, pero puedes hacer lo mismo con sardina, por ejemplo.

Ingredientes:

1 quilo de caballa que el pescadero nos habrá dejado a filetes,1 cebolla grande, 3 dientes de ajo, 2 zanahorias, 3 hojas de laurel, 2-3 c.s. de tomate natural triturado (o 3 tomates maduros), 1 rodajita de jengibre, la piel de 1 limón, 1 vaso de vinagre de manzana, AOVE.

Pocha las verduras y cuece encima el pescado, tal como muestra el vídeo: con paciencia y mucho amor.

Una vez terminado el escabeche, deja que se enfríe completamente y puedes guardarlo en la nevera tapado en film transparente o en un recipiente con tapa de cristal. Te dura, si no te la acabas antes, una semana en la nevera. Puedes combinarla con una ensalada y patata fría, por ejemplo. E incluso puedes utilizar esta misma técnica para cocinar pollo u otro carne o pescado. Es fácil y sano.

Mi madre ni se entera que yo hago escabeche ahora, pero mis hijos los pobres sufren el pestazo de vinagre mientras hacen sus deberes. La historia, aunque versionada, se repite…

 

¿Te animas a escabechar?

1 Comentario

  1. Seguro que esta buenisimaa pero no me gusta el pescado pero seguro que pondrás otras que me gunten mucho.Estas muy guapa en la foto y tus artículos me gustan mucho gracias besos

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo hacer el mejor batido post-entreno

El batido ideal después de practicar deporte El post-entreno puede ser la clave. Como cada mes de enero, los gimnasios se llenan de nuevos usuarios, los parques presumen de concienciados runners y en las carreteras abundan ciclistas novatos. La cosa es, que todos...

¿Preparada? Reset & Go

Reset...el punto cero que estabas esperando Este invierno he estado en crisis. Yo no sé tú, pero yo me he hartado de que por las redes me dijeran una y otra vez que nos hemos empachado y que en enero haremos un detox. Detox, detox, detox... Esto es un no parar. Ya te...

Año nuevo, programas nuevos

Nuevos propósitos de Año Nuevo No hay momento del año en que tengamos más buenas intenciones que el primero de sus meses. Que si apuntarse al gimnasio, que si dejar de fumar (¿todavía hay gente que fuma?), que si hacer dieta... Aix, ¡los buenos propósitos! Yo hace...

5 tips de la dieta cetogénica (parte 2)

Háblame de comida... La semana pasada te empecé a explicar qué es eso de lo que todo el mundo habla, de la dieta cetogénica (y si no lo leíste, antes de seguir, échale un ojo). Ya viste que casi es la panacea a muchos males... Bueno, hace tiempo que dejé de creer en...

5 tips de la dieta cetogénica (parte 1)

Ceto, cetogénica o keto No te me alarmes. Si estás algo puesta en este sarao, seguramente el nombre "dieta cetogénica" como mínimo te sonará. Si estás flipando pepinillos, tranquila: no te voy a vender ninguna dieta de moda. Sigo siendo yo, la nutricionista...

¿Te gusta el chocolate?

¿Qué tendrá el chocolate.... ...que tiene tantos fieles adictos? Casi podríamos decir que el mundo se divide en dos grupos: los amantes de lo dulce, y los amantes de lo salado. O sea, que eres del grupo "chocolate" o del grupo "jamón". Pero incluso yo, que confieso...
Suscríbete a mi Newsletter

Suscríbete a mi Newsletter

Cada martes recibirás en tu correo fichas de mis recetas exclusivas para suscritos, artículos, descuentos... ¡y mucho más!

Te has suscrito correctamente