O cómo sobrevivir al cloro, sal y rayos solares

Queda claro, por todos los comentarios que te he ido haciendo en las redes sociales, que me voy de vacaciones ya mismo. Es la primera vez que me voy tan pronto pero como el verano pasado pasó ante mis narices sin siquiera verlo, esta vez me pongo el disfraz de sirena a la de ya. Y me voy a la playa. No a las Maldivas de la foto (más quisiera yo), pero voy a disfrutar de la pegajosa arena, la incómoda sal en mi piel y la música pachanguera del chiringuito de la familiar playa de Vilanova. Te explico cómo seré una sirena sin morir en el intento.

Lo que no se cuenta

Y es que todo en esta vida tiene su parte buena y su parte mala; su yin y su yan; su sol y su luna. Y las vacaciones en la playa llevan consigo también, su parte menos chula. Te hablo de las quemaduras solares, del pelo-estropajo que te queda tras un mes de sol y sal sin hidratación, de las arrugas prematuras y… sí, también de lo quilillos de más que te trae el chiringuito de verano.

Sobre el tema del chiringuito y los quilillos que te traes en la maleta tras las vacaciones, prometo hablarte largo y tendido en otro post que haré antes de irme. Mientras tanto tienes recursos muy buenos en mi libro o en mi plan detox.

Sobre el resto… toma nota:

Los cuidados de sirena

Lo más importante en los meses calurosos, eso es de cajón, es hidratarte. Bebe. Bebe mucho. La deshidratación conlleva problemas de salud que llegan a ser graves… pero sin llegar tan lejos, simplemente entiende que deshidratación = arrugas. Con eso, ya te vale. Si te fijas, la propia Naturaleza ya nos ofrece alimentos con un alto contenido en agua durante el verano: sandía, melón, tomates, etc. Así que ahí van mis propuestas culinarias:

  • Bebe agua con limón en ayunas. O simplemente agua fresca. Así empiezas el día hidratándote.
  • Desayuna un zumo verde. Además puedes hacerlo perfecto para el verano con pepino, pimiento, zanahoria… Tienes una idea de zumo verde bronceador en otro post.
  • Prepárate aguas saborizadas y tenlas siempre en la nevera. ¿Mis propuestas? Limón y menta. Pepino y limón. Lima y moras. Es tan fácil como llenar botellas con 1L de agua + los ingredientes que desees. Nunca el agua fue tan rica.
  • ¿Picas entre horas? Echa mano de la sandía. Es el mejor tentempié playero.

Y luego está el otro factor tan importante como el primero: la protección. Para ello la Naturaleza también nos echa un cable con alimentos ricos en antioxidantes y betacarotenos. Haz tu menú con todo aquello que sea de color naranja, rojo y morado:

  • Melocotones, paraguayos, nectarinas, albaricoques…
  • Moras y frutos del bosque (pícalos entre horas o tómalos con un yogur de coco…mmm)
  • Ensaladas de primero siempre, pero ahora, ¡más que nunca! Con tomates, pimientos y frutas de colores.
  • El rey de los antioxidantes veraniegos: el gazpacho.
  • Prepara helados sabrosos y saludables sin azúcar y con frutas de la estación.

Algo más…

Y por último, aunque no por ello menos importante, cuidate por fuera. Protege tu melena cuando acudas a la playa e hidrátatela en cada lavado. Yo hace años que uso mi aceite maravilloso de Argán, que además de oler a cuento de hadas en el trópico trabaja espectacularmente: mi cabello tiene tendencia a seco, es rizado, y jamás me lo he tenido que cortar tras el verano porque ha vuelto de vacaciones hidratado y protegido gracias al aceite multiusos de L’Arganier. Te doy mi palabra que va GENIAL. (Y mira que yo soy de cambiar y probar cosas nuevas… pero con este serum repito y repito y repito…).

Si lo tienes muy muy seco o deshidratado, prueba de hacerte una mascarilla capilar con aceite de coco, mi otro aceite básico. Aquí te contaba todos los usos cosméticos que le puedes dar.

Para la piel, obviamente protégela con un buen protector solar, y después de la ducha, hidrátala con una hidratante potente o bien con la piel todavía húmeda con aceite de coco o de argán.

Y a la vuelta de vacaciones

Bueno, la idea es que las vacaciones supongan un descanso, una desconexión de cuerpo y mente. Así que a la vuelta de vacaciones te habrás convertido en una sirena la mar de bella, cuidada, con alma tranquila y espíritu renovado. ¿A quién no le sientan bien unas vacaciones? Pues este año cuando te vayas, ya sea a las Maldivas o la familiar playa de Vilanova, sigue mis consejos y a la vuelta, me cuentas ;).

¿Cómo te cuidas tú en verano? ¿Sigues alguno de mis consejos? Recuerda lo feliz que me hace leer tus comentarios y cuéntame tus trucos veraniegos…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cupido y el sexo

O cómo cuidar tu sexualidad Como cada año entre máscaras y disfraces llega nuestro angelito preferido: rechonchete, con ricitos, un poco lelo y con su arco y sus flechas. ¡Ay... las flechas del amor...! La verdad es que este artículo está muy lejos de darte una receta...

La culpa es de la obesa

O el laberinto de la obesidad Porque lo más fácil para los otros, los que no estamos gordos, es pensar "Pero ¿cómo pueden dejarse tanto? ¿Por qué comen tal mal?" etc. Y desde ya te digo que en este artículo lo único que pretendo es ayudarte. Eso sí, no tengo pelos en...

Año nuevo, programas nuevos

Nuevos propósitos de Año Nuevo No hay momento del año en que tengamos más buenas intenciones que el primero de sus meses. Que si apuntarse al gimnasio, que si dejar de fumar (¿todavía hay gente que fuma?), que si hacer dieta... Aix, ¡los buenos propósitos! Yo hace...

¿Por qué no adelgazo?

El caso de la dietoadicta Dime si es tu caso, o si conoces a alguna amiga, prima o vecina, que le ocurra esto: Desde que tienes uso de razón has ido de dieta en dieta como si del juego de la oca se tratara. Has probado de todo, batidos, detox, y dietas con nombres de...