Reset…el punto cero que estabas esperando

Este invierno he estado en crisis. Yo no sé tú, pero yo me he hartado de que por las redes me dijeran una y otra vez que nos hemos empachado y que en enero haremos un detox. Detox, detox, detox… Esto es un no parar. Ya te conté aquí mi opinión sobre los detox, y estoy de las botellitas y las falsas promesas hasta la coronilla. Quiero un reset.

El problema, amiga mía, no es que hayas comido turrones y polvorones estas Navidades. El problema no son las copas de cava ni los bombones y brindis a ritmo de la zambomba. El problema es que no te cuidas en todo el año. ¡No culpemos más a las Navidades, por favor!!! ¡Que tendríamos que estar hartas de prometernos lo mismo cada enero! Y ¡ojo!, que con eso será que me estoy perjudicando porque, al final, si tú entras en esa rueda, la que se beneficia soy yo, que año tras año te hago una dieta y listo.

Pero no, chica, ni las Navidades nos engordan tanto, ni en enero necesitas un detox.

¿Entonces tu reset no es un detox?

Soy partidaria del ayuno como estrategia nutricional. Los ayunos y semi-ayunos han existido siempre. Pero como todo en esta vida, se le puede hacer un mal o un buen uso. No lo llamo “detox”, sinceramente, porque estoy hasta la chimbamba de la palabreja esta. Y la palabra “reset” implica (al menos en el fuero interno de mis neuronas) que es un comienzo. Implica un tratamiento, una aventura, un “a partir de aquí”… ¿me explico?

Yo puedo prometer y prometo, que tras mi Plan Reset & Go tu vida cambiará. O al menos tu plato.

  • ¿Perderé peso? Sí, obviamente y en función de si tienes o no retención de líquidos, podrás perder entre 2 a 5 quilos.
  • ¿Mejoraré mis digestiones? Sí, el plan supondrá un descanso digestivo a base de comida real, sin harinas, gluten ni azúcares.
  • ¿Estaré más bella? Bueno, seguramente… sí, porque tu piel y tu aspecto mejorará.
  • ¿Tendré más energía? Por supuesto que sí, cuando empieces a seguir el plan y te vayas adaptando, en seguida te sentirás más ligera y con más energía.

Sí, sí y a todo eso, sí. Y lo mejor de todo es que estarás conmigo en todo momento para acompañarte… Bueno, eso no sé si es lo mejor, pero mola. Quizá lo mejor es que al final tendrás una pauta que te servirá como modelo para continuar practicando en una alimentación acorde con tu biología y con tu evolución, centrada en comida y no productos… ¡y disfrutarás comiendo!

¿Cuál es el truco?

Porque… sin truco, no hay trato. El truco es que quieras cambiar. Que te responsabilices de tu salud y tomes el control de una vez por todas. El truco es que te olvides de todos los mitos y chuminadas que corren por ahí y que estés abierta de verdad a aprender a conectar contigo misma. El truco es que esto, aunque dure una semana, no tenga fecha de caducidad. El truco es que pases del concepto “dieta” y empieces a quererte más. El truco es que valores y disfrutes tu día a día.

¿Por qué ahora?

Bueno, en realidad lo he sacado ahora porque el mes pasado muchas que habían hecho el año pasado mi Detox Group me preguntaron por él. El año pasado la verdad es que lo disfruté un montón… ¡porque lo hicimos todos a la vez mediante correos y redes sociales! Funcionó como alguno de los retos que propongo a menudo.

Y nada, que este año pensé no en mejorar, sino en bordarlo… Así que aquí estoy en enero con este planazo. Pero en realidad no necesitas estrenar año ni mes para tener un propósito… El momento es siempre ahora.

¿Qué te parecen los detox y estar a dieta constantemente? Venga, cuéntame… ¿estás tan hartita como yo? ¿Cuál es tu plan para este año?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en...

leer más

Moussaka paleo

Una receta tradicional versionada Cuando era pequeña una de mis recetas favoritas era la moussaka. Mi madre solía hacérmela en verano bastante a menudo, quizá porque para algo que me gustaba, aprovechaba para que comiera (era una niña muy inapetente de pequeña) o...

leer más

¿Síndrome premenstrual yo? ¡Nunca!

O cómo tener la regla sin que te enteres... Sí, esto de ser mujer, a veces es chungo. Visto objetivamente y así, desde arriba, parece que entre parir, sufrir retención de líquidos y menstruar cada 28 días, nos ha tocado la peor parte en la Evolución. Pero no, amiga,...

leer más