El mal de todos los tiempos

Te lo prometo, que de entre todas las conversaciones sobre alimentación y salud que tengo con mis clientes, amigos, seguidores, conocidos y un largo etcétera, el tema del estreñimiento aparece en un 80% de los casos. Estoy segurísima que o bien tú misma sufres estreñimiento o conoces algún familiar, amigo o hijo de vecino que lo sufre. ¿Verdad?

Bueno, es que ir de vientre viene a ser hoy en día todo un arte. Pero todo tiene solución (menos la muerte) y voy a compartir en este artículo todo lo que he aprendido durante tantos años de consulta y en mis reciclajes en Trastornos Digestivos con el Dr. Álvaro Campillo. Vamos, un tesoro de resumen si sufres estreñimiento.

Lo que no debes hacer:

Tradicionalmente ante un estreñimiento hay dos remedios: los laxantes, y la fibra. Si vas al herbolario o a la farmacia a por un remedio para defecar, te van a dar, con toda seguridad, salvado de trigo o de otro cereal. Y te van a decir que lo tomes con mucha agua. Quizá hojas de sen. Y claro, los supositorios de glicerina.

Esto no sólo no funciona sino que es un gran error. Tomar fibra no sólo no mejora los cuadros de estreñimiento sino que los empeora. Es como si en pleno atasco en la Gran Vía a hora punta, intentamos meter un camión. Vale, sé si esta imagen es una chorrada pero desde luego es gráfica: ¿en qué mente cabe que cuando hay atasco meter más de lo mismo va a mejorar el atasco?

La ingesta de fibra en estreñimiento crónico produce flatulencias, distensión y malestar abdominal, debido a que la fermentación bacteriana de la fibra en el colon produce hidrógeno, dióxido de carbono y metano, distendiendo sus paredes y causando sensación de malestar e incluso dolor.

El tratamiento:

Esto no lo he sacado de ningún manual, sino de lo aprendido en cursos, lecturas y, sobre todo, en la práctica con mis clientes. Y dejo claro que, por supuesto, no a todo el mundo le irá bien, y que hay mucho más que todo lo que te cuente ahora: conocer la situación personal de cada uno es clave para el éxito del tratamiento.

  1. Eliminar fibra supone, en una primera fase, eliminar cereales.
  2. Con ello, no solo eliminamos fibra sino que cabe la posibilidad que el estreñimiento ya de por sí solo mejore si su origen fuera una inflamación intestinal debido al gluten o a los antinutrientes de dichos cereales.
  3. Enriquecer la flora intestinal con probióticos. Mis preferidos porque me han demostrado su eficacia son Ultra Probiotics de Nature’s Plus y por supuesto, el refresco de kéfir de agua Prokey Drinks, que es mi elección personal actual.
  4. Tomar prebióticos como almidón resistente, inulina… O sea, patata hervida y enfriada, chía, lino, especias…
  5. Hidratarte con caldos enriquecidos con cúrcuma, canela, pimienta cayena…

Claro que el ir de vientre también tiene mucho de emocional. Piensa las veces que te has puesto de los nervios por un examen o una situación intensa, y has ido al baño como una oca. O al revés, cuando estás fuera de casa, fuera de tu zona de confort, de tu “control”, que no hay manera de ir de vientre…

Pero si nos fijamos sobre todo en la dieta, te recomiendo sobre todo (y a parte de los cinco puntos que te he comentado), que incluyas alimentos fermentados en tu día a día. En el libro “Pura fermentación” de Sandor Ellix, aprendes a hacer fermentados en casa de una forma muy simple. Y el poder de estos es, como comprovarás tú mism@, muy grande.

Y si aún con estos consejos, no sabes poner fin a tu estreñimiento, cuéntame tu caso y seguro que vamos a poder solucionarlo.

¿Cuánto tiempo llevas sufriendo estreñimiento? Espero que mis consejos te sean de gran ayuda.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi botiquín de aceites esenciales

El poder de los aceites esenciales Hace unas semanas movida por un impulso compartí en mis Stories de Instagram el paquete que había recibido con aceites esenciales. Compartí tanto los aceites como las sinergias que iba a hacer para llenar mi botiquín. Recibí tantos...

leer más

Reto Wellness 2018

Tras las vacaciones de verano... Hace ya un tiempo que lo pensé. Sabía que iba a hacer algo así pero no tenía la idea bien definida. Ahora sí, lo encontré. Encontré el momento ideal ¡para lanzarte uno de mis retos! Que ya sabes tú, si me conoces de hace tiempo, que me...

leer más