El batido ideal después de practicar deporte

El post-entreno puede ser la clave. Como cada mes de enero, los gimnasios se llenan de nuevos usuarios, los parques presumen de concienciados runners y en las carreteras abundan ciclistas novatos. La cosa es, que todos ellos, continúen ahí en febrero…. Porque una cosa está clara: la motivación, cuesta de mantenerla, y si le preguntamos a nuestro señor cerebro si le apetece sudar, cansarse y esforzarse, su respuesta va a ser un rotundo no repanpimflado en su sofá ante su serie favorita de Netflix.

O sea que no te engañes, amiga. Que si te lo cuestionas, fracasas. No le preguntes jamás de los jamases a tu cerebro alias consciencia si le apetece entrenar. A menos que tengas el hábito arraigado, no querrá. Se trata, pues, de ir al gim una y otra vez, motivándonos a tope hasta que ese esfuerzo sea un rutinario y simple hábito instaurado.

El premio

Una de las estrategias más utilizadas para mantener la motivación y conseguir hábitos es el premio. Hoy te doy una idea de esas, chulas… Prepárate un batido, bueno, suculento, rico, extraordinario y maravilloso. Un batido post-entreno. De esos que parece que no tengan ni que ser sanos… de lo ricos que están. Y conviértelo en tu premio después de entrenar: tomarás esta ricura de batido post-entreno solo y solamente si entrenas. Desde luego, puede ser una buena motivación…

Las necesidades

Si queremos hacer bien las cosas (y sí, así las queremos hacer), un buen batido post-entreno tiene que cubrir, lógicamente, las necesidades fisiológicas que tienes después de realizar una actividad física.

Lo ideal es que te lo tomes unos 30 minutos después de entrenar y que contenga proteínas, hidratos de carbono, grasas y algún superfood. Incluso aunque tu entrenamiento haya sido primordialmente de fuerza, está comprobado que añadir hidratos te ayudará a reponer la proteína muscular. (En este programa trabajamos mucho este concepto).

La receta

Necesitarás unos 30 gramos de proteína, que puedes obtener de 150 gr de almendra tostada, 160 gr de pistachos o 50 gr de espirulina, proteína de guisante o mi favorita últimamente, proteína de pipas de calabaza en polvo. Los carbohidratos los puedes conseguir mediante una leche de almendra o leche de coco, un plátano o algún dátil. Y las grasas de un puñado de nueces, aceite de coco o aguacate.

Mezcla, según tus preferencias, y no temas hacer combinaciones que seguro estarán riquísimas. Mis preferida: leche de coco + plátano + proteína de pipas de calabaza + canela o vainilla. Me encanta, me rechifla, y desde luego que incluso si me da algo de pereza entrenar un día, pienso en mi recompensa y me calzo mis deportivas en un periquete.

¿Cómo llevas tú el tema motivación para entrenar? ¿Qué tomas después de tu rutina?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en...

leer más

Moussaka paleo

Una receta tradicional versionada Cuando era pequeña una de mis recetas favoritas era la moussaka. Mi madre solía hacérmela en verano bastante a menudo, quizá porque para algo que me gustaba, aprovechaba para que comiera (era una niña muy inapetente de pequeña) o...

leer más

Entre col y col, lechuga

Receta de un "trinxat" diferente Una de las cosas que más me gusta es versionar y customizar recetas. Darles mi huella. Y por eso te invito a menudo a que no hagas al pie de la letra las recetas que publico: pruébalas, y luego versiónalas según tus necesidades, los...

leer más