Lo confieso: soy cacharro-adicta. Me pirro por los cachivaches de cocina. Es ir a la ciudad, y tengo como un radar interno que detecta cualquier tienda de menaje y herramientas de cocina a 10km a la redonda. Las huelo. Y cuando tengo una tienda así en mi punto de mira, no hay acompañante aburrido o hijo cansado y cansino que me detenga: me vuelvo loca ahí dentro.

Ante este espectáculo, entenderás que, a mis 40 años, y habiendo volado del nido paterno a los 23, he disfrutado de mucho tiempo para llenar mi cocina de cachivaches, cacharros y herramientas varias. Una fortuna. Voy a obviar este pensamiento porque si nos ponemos a calcular gastos, acabaré teniendo migraña…

“Begin the beguine…” No vamos a ponernos a bailar ahora, pero si pudiera volver a empezar, si ahora supiera todo lo que sé, controlaría mi cacharro-adicción para invertir SÓLO en aquello que realmente me ha sido útil. Porque vamos a ver, ¿para qué c*&$ quiero yo una freidora si jamás cocino fritos? ¿No? Bueno, pues aquí vengo yo a salvarte de decisiones financieras erróneas, tanto si eres una cacharro-adicta como si estás iniciándote en la cocina natural. Y si tu propósito de Año Nuevo es mejorar tus hábitos alimentarios, este es el post por el que tienes que empezar: cómo llenar tu cocina con cachivaches increíbles.

Te presento los 5 mejor de los mejores. Los 5 que han cambiado mi forma de cocinar. Los 5 que tienen el poder de mejorar tu salud.

Extractor de zumo

Esta es, sin duda, la herramienta que más he amortizado. Ni sé los años que hace que llegó a mi casa. Fueron unos Reyes Magos. Y está impecable, la campeona. Nos sirve cada día como mínimo una vez, para mis zumos verdes diarios, y quizá algún otro zumo para mis peques. He hecho con ella hasta leche de almendras. Nada que ver con las licuadoras, que calientan el zumo y, por lo tanto, lo oxidan. Recuerdo que mi primera impresión al estrenarla fue de ahorro: ¡tenía medio litro de zumo hecho con la mitad de los ingredientes que solía necesitar con mi vieja licuadora! Y luego, el sabor. ¡Oh! qué sabor. El zumo, sabe a la verdura/fruta que lleve. Es difícil de explicar. Sin duda, mi mejor inversión en la cocina y en mi salud.

Spirali

¿Cuántas formas hay de comer verduras? Tantas como tu imaginación te muestre. Y con Spirali, esas más unas cuantas más. Te digo y redigo mil veces que comas más vegetales, muchos más. En el desayuno, en la comida y en la cena. Siempre. Y tú tiemblas porque ya no sabes cómo presentar de nuevo tu ensalada y tu verdura hervida. Perdona, ¿tienes un Spirali en casa? ¡Pues ya estás tardando! Es baratito y no veas lo que vas a hacer con él. Espaguetis, tallarines y lacitos de todo lo que se te ocurra. Aquí te dejo mi receta fácil de “Calabacín al cuadrado”: espaguetis-de-calabacin; la puedes hacer así tal cual, cruda, o si te apetece algo más calentito pasar por la vaporera los espaguetis 3 minutitos. El trasto más divertido y creativo de mi cocina.

 

Olla lenta

Mi más reciente mega-trasto. Hace un año que la tengo, fueron justo las Navidades pasadas. Y se ha convertido en un básico para mis caldos y mis estofados. Nada, repito, nada cocina un guiso como mi olla de cocción lenta. ¿Recuerdas cuando las abuelas llenaban un puchero de alubias y lo dejaban al lado de la chimenea? Esas alubias estaban cocinándose el día entero, sin hervir, con un casi chup-chup tan suave que esas legumbres resultaban sedosos manjares sabrosos y tiernos en tu boca. Eso es lo que hace la Crockpot (u olla lenta). Cuando cocinas con ella, nada volverá a ser como antes.

Vitamix

Un básico en la cocina natural. ¿Sus usos? No te creas que sólo harás tus cremas y purés. Con Vitamix puedes hacer helados en 30 segundos, patés vegetales, batidos, smoothies, masas, harinas… Se trata de la batidora con más potencia del mercado. No tritura, sino que “micro tritura”: consigue romper todas las fibras vegetales de manera que te es más fácil absorber todos los nutrientes. Una maravilla. Amo la Vitamix. (Además su aire retro me chifla).

Deshidratador

Otra confesión: este cachivache está en mi cocina en sueños. No lo tengo. Y nota ahí mi expresión de desesperación y llanto. No lo tengo. He deshidratado con mi horno 100 veces, y de esas 100, 50 han salido churros en lugar de snacks. Así que este es mi deseo material del 2017. No otro. Nada más. Quiero un deshidratador para hacer mis crakets, mis snacks, mis toppings para los helados caseros en verano, mis crunchis para los puddings de chía y para mis yogures de coco. Así que desde aquí hago una llamada a todas las buenas almas mundiales para que se juntan, hagan una colecta o derrochen todo su amor en mi: sería un detallazo… Y si no hay alma que oiga mis llantos… aquí no pasa nada, porque en menos que canta un gallo tengo un deshidratador en casa. Cuando llegue ese día, te lo contaré.

Y con esto y un bizcocho… Bueno, estos son mis básicos, mis amores cachivacheros. No necesitas nada más para iniciarte en la cocina natural. Tira el microondas. La freidora, no hace falta que te lo diga ¿verdad? Robots de cocina varios… bueno, si tienes dinero y espacio, allá tú. Pero estos 5 magníficos son los que te ayudarán a conseguir una vida más saludable, una cocina más creativa, con más crudos, más vegetales, y muchísimo más sabor.

Conasi, la primera y mejor tienda de herramientas de cocina natural, me ha ofrecido un cupón de descuento para ti. Es mi regalo de estas Fiestas. Para que no te vuelvas loca como yo comprando lo que no necesitas… Así que, si todavía no tienes tu regalo de Reyes, o tienes pendiente hacer un súper-regalo a esa amiga con la que compartes recetas de cocina sana (o quieres sorprenderme con un deshidratador), o quieres empezar el año con buenos propósitos, este cupón te va a ayudar:

¿Tienes alguna de estas herramientas de cocina? ¿Cuál es tu preferida?

3 Comentarios

  1. Jo crec que si poses el deshidratador a la carta dels Reis, escoltaran les teves súpliques 😉 jo també el tenia en ment, però no sóc de molts estris de cuina i m’ho estava pensant… Potser me’l miro de cara rebaixes o aprofito el teu súper-cupó de descompte! Aix, ja m’has posat la mel als llavis! La veritat és que sap greu desaprofitar la polpa que surt de l’extractor. Un petó i bon final d’any!

    Responder
  2. A casa tenim exactament el deshidratador de la foto XD M’encanta! Sobretot per fer xips. Llàstima que a l’estiu és un malson utilitzar-lo!

    Responder
    • Mireia és un encert comprar un deshidratador, per a fer-ne xips, i per aprofitar els vegetals/fruites que estan a punt de malmetre’s. A mí també m’encanta!!! Una abraçada!

      Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. El ABC de zumos y smoothies - Marta Mato - […] unos meses te hablé de mis cachivaches básicos de cocina, y en este caso hago hincapié en el extractor…

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi Newsletter

Suscríbete a mi Newsletter

Cada martes recibirás en tu correo fichas de mis recetas exclusivas para suscritos, artículos, descuentos... ¡y mucho más!

Te has suscrito correctamente