Un mundo diabético

Dime ¿cuántas personas conoces que padezcan Diabetes? Ésta, junto con la obesidad, es la epidemia del siglo XXI. Y es que ambas van cogidas de la mano, no por causa sino por consecuencia: a largo plazo, la dieta clásica para tratar la diabetes, con una reducción calórica, provoca una reducción del metabolismo. Cambia la composición corporal, con menos músculo, más grasa.

Según la OMS, la Diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y vasos sanguíneos.

Conocemos que hay Diabetes tipo 1 (insulino dependiente), Diabetes tipo 2 y Diabetes gestacional.

Cambio de paradigma:

Muchas veces cuando nos encallamos en un tema del que no encontramos la solución, es preciso un cambio de paradigma. Tener un punto de vista completamente opuesto al original. En el caso de la Diabetes, el cambio de paradigma es necesario y sería algo así como fijarnos en el glucagón. Porque aunque no conozcas muy bien el tema, estoy segura que sabes (te suena) que hablamos de Diabetes cuando hablamos de insulina, verdad? Bien, cambiemos el enfoque.

Las acciones de la insulina están medidas por el glucagón. En diferentes estudios se demuestra que es éste, el glucagón, el que media en las consecuencias catabólicas de la falta de insulina. Este hecho, aunque a ti no te parezca nada relevante, sin duda plantea un cambio de paradigma, un cambio de tratamiento terapéutico, hacia el paciente diabético.

Tratamiento para la Diabetes:

La pauta nutricional para una persona diabética, obviamente tiene que ser personalizada. Hasta tal punto que no sólo debe estar pautada por un nutricionista especializado, sino que implica un autoconocimiento del propio cuerpo por el mismo paciente. Es muy importante que el paciente haga registros de comidas/tolerancias para que pueda aprender de su condición.

Pero si me atrevo a generalizar en este artículo, y basándome en los estudios más actualizados y sobre todo en mi experiencia en consulta, puedo resumir el tratamiento diabético en unos puntos:

  • Es mucho más eficaz una pauta nutricional que incluya 2 comidas que no la clásica de 5-6 ingestas (estudio).
  • Una estrategia a tener en cuenta por efectiva en la mayoría de los casos es el Ayuno intermitente.
  • El plan nutricional se muestra más eficaz cuando incluye un desayuno alto en proteínas (algo así como desayunar como un rey y cenar muy ligero) más que no en cualquier otro macronutriente.
  • El metabolismo se comporta mejor cuando tomamos los carbohidratos como segundo plato. Esto sería de primero incluir vegetales, grasas y proteínas, y de segundo carbohidratos.
  • Mi experiencia me demuestra que una pauta de estilo paleo o evolutiva, es decir, sin cereales, azúcares ni lácteos, es la más eficaz para tratar la enfermedad (y revertirla, en DM2), junto con la práctica del ejercicio físico.

¿Algún consejo más?

Muchísimos. Podría hablarte de las maravillas de algunos de los suplementos que existen en el mercado. Y creo que es lo que más esperan la mayoría de personas: una pastilla mágica. Y es que en el fondo nos cuesta responsabilizarnos, hacer cambios, y buscamos esperanzados una cápsula milagrosa. Y no hay milagros. Si quieres revertir tu Diabetes, muévete, cambia tu forma de comer. No hay más.

Pero bueno, si insistes, te diré que tienen un papel muy importante los suplementos simbióticos (probióticos + prebióticos), el magnesio, aloe vera, canela, zinc, cromo, curcumina, vitamina C, vitamina D… Pero no son la solución. La verdadera solución es que te asesores por un nutricionista que esté actualizado y entienda del tema, mucho más allá de la clásica terapia de las 5 comidas que, como se ha visto en este último siglo, no es para nada eficaz.

Si sufres Diabetes y quieres mejorar tu condición, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Sé que puedo ayudarte.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en...

leer más

¿Síndrome premenstrual yo? ¡Nunca!

O cómo tener la regla sin que te enteres... Sí, esto de ser mujer, a veces es chungo. Visto objetivamente y así, desde arriba, parece que entre parir, sufrir retención de líquidos y menstruar cada 28 días, nos ha tocado la peor parte en la Evolución. Pero no, amiga,...

leer más

Todo lo que quieres saber sobre la dieta sin gluten

El gluten, ¿el malo de la película? Cuando las cosas se ponen feas, en cualquier ámbito, lo más fácil es buscar culpables. Responsabilizar a otros de los errores. Justificar tus cagadas con detalles que no están en tus manos. Con el gluten pasa algo así. Parece que...

leer más