O cómo cuidar tu sexualidad

Como cada año entre máscaras y disfraces llega nuestro angelito preferido: rechonchete, con ricitos, un poco lelo y con su arco y sus flechas. ¡Ay… las flechas del amor…! La verdad es que este artículo está muy lejos de darte una receta con el típico bizcocho rosita y en forma de corazón… hay un montón de blogs rosas… este, es tricolor (ya sabes, por lo de alimentación-verde, movimiento-naranja y emociones-azul). Cupido viene alimentando nuestras esperanzas y tras unos años de relación, nos damos de bruces con la cruda realidad: el sexo y la pasión, desaparecieron.

Somos seres humanos con unas necesidades básicas, sociales, alimentarias, de sueño… y el sexo es una de ellas y ¡eo! ¡muy importante! Así que si la llama de tu pasión se está marchitando ya le estás poniendo remedio porque tu felicidad, estabilidad y equilibrio emocional depende, en gran medida, de ello. ¡Que sí, que el sexo importa!

En el plato:

Claro, cómo no, voy a hablarte de alimentos afrodisíacos… ¿Te das cuenta de que siempre buscamos la solución a nuestros problemas en el exterior? ¿Que no hay sexo? Vamos a ver qué puedo tomar para que se me arregle… Bueno, luego te hablo más de esto, pero sí hablamos de comida voy a distinguir 2 tipos de alimentos afrodisíacos:

1- Los que nos recuerdan por su forma a los órganos sexuales: ostras, aguacate, plátano… o bien son susceptibles de ser comidos con intenciones: churrepetear un chupachups, unas fresas, mermelada, nata y el resto de potingadas que se te ocurran… ya sabes ;).

2- Los picantes, que contienen capsaicina, la cual parece ser que calienta el cuerpo, estimula la circulación sanguínea y produce una reacción de subidón. Efecto placebo o no (lo típico, me pongo cachonda comiendo canela porque he leído que la canela pone cachonda), nos encontramos con la cúrcuma, la canela, el ajo, el jengibre, la vainilla…

Así que un menú afrodisíaco sería todo aquel que contiene alguna de estas especias picantes, o frutos con similitudes eróticas y, por supuesto, todo aquél que esté cocinado con interés sexual ;).

En el exterior:

O sea, en tu cuerpo. Cuídatelo. Hacer ejercicio segrega serotonina, que te hará sentir feliz y probablemente tu respuesta sexual será mayor. Además, si practicas deporte tu figura cambiará, te verás mejor, y eso ayudará a que despierte tu deseo. Sea como sea hacer deporte estimula la libido sexual o, visto desde otro punto de vista: según algunos estudios las personas sedentarias practican menos sexo que las deportistas. ¡A practicar! (deporte, digo).

Quiérete, aplícate un aceite corporal o un body milk, con aromas que te gusten y te empoderen (a mí hay un perfume de Lush, el Karma, que me hace sentir segura, me gusta y me hace crecer como ninguna otra cosa).

Y si te van los fetichismos, vístete para la ocasión, con algo que te haga sentir sexy (lo estés o no, lo importante es que así te sientas).

Y la clave:

Que a eso es a lo que voy: lo más importante para poder disfrutar del sexo es tu actitud. Uno de los grandes handicaps de la salud sexual es sufrir depresión, ansiedad, estrés o tener baja la autoestima. A los hombres les suele afectar más el estatus (no conseguir un buen empleo, o un salario menor del que anhelan, un coche que no cumple sus expectativas…) y a las mujeres el físico (¡claro que los clichés que se nos han impuesto durante décadas hunde hasta a la más fuerte!). ¡Ojo!, esto son sólo estadísticas, luego cada uno sabe lo suyo.

Pero si no disfrutas de una buena salud sexual, no busques soluciones externas: responsabilízate, cambia la actitud y descubre qué está fallando. Porque no hay menú afrodisíaco que arregle más tu sexualidad que el que hay en tu cabeza.

Así que este año le decimos al Señor Cupido que pasamos de corazoncitos rosas y arreglemos nuestras relaciones. Cuida y serás cuidada. Ten detalles y los tendrán contigo. Haz, y te harán.

No sé qué diría Cupido sobre el sexo… pero te aseguro, amiga, que el sexo forma parte de ti, de tu salud y de tu vida. Disfrútalo.

1 Comentario

  1. Ole tu, guapa, gràcies per les teves paraules, adeuuuuuu el cupido em crida, Cristiannnnn que voyyyyyyy

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Moussaka paleo

Una receta tradicional versionada Cuando era pequeña una de mis recetas favoritas era la moussaka. Mi madre solía hacérmela en verano bastante a menudo, quizá porque para algo que me gustaba, aprovechaba para que comiera (era una niña muy inapetente de pequeña) o...

leer más

Entre col y col, lechuga

Receta de un "trinxat" diferente Una de las cosas que más me gusta es versionar y customizar recetas. Darles mi huella. Y por eso te invito a menudo a que no hagas al pie de la letra las recetas que publico: pruébalas, y luego versiónalas según tus necesidades, los...

leer más