Cómo sobrevivir al chiringuito de verano

Cómo sobrevivir al chiringuito de verano

Tips y consejos saludables para este verano

En menos que canta un gallo me voy de vacaciones. De hecho, quizá cuando leas/escuches este post ya estaré bronceándome en la arena… Ya me estoy imaginándome tranquila, en paz, tumbada en mi pareo cuqui, sintiéndome fresquita porque acabo de salir del agua, saboreando ese momento en el que el sol empieza a templar la piel antes de acabar de nuevo achicharrada por sus rayos. No sé tú, pero mis planes para este verano son disfrutar, no pensar (eso a mí me cuesta horrores), ser feliz y volver con las pilas renovadas.

Quizá, ahora que lo pienso, tengo algo idealizado el verano en la playa: mi cerebro se empeña en recordar mi luna de miel en la Isla Saona con mi marido y cero prisas, aunque eso sólo sucedió una vez, y la realidad es que me voy año tras año a una playa concurrida, con mi marido, mis 2 hijos y mi gato. Vamos, nada que ver. Pero ese recuerdo de primera playa es el que se quedó fotografiado en mi mente cuando alguien pronuncia el binomio playa-vacaciones.

Pues hoy quiero contarte qué puede pasar este verano. En el mío, y en el tuyo. Porque para qué nos vamos a engañar, en las vacaciones de la mayoría de seres terrestres normales, se cumplen 3 verdades universales:

1- Volvemos más relajados y felices.

2- También más pobres de bolsillo… ¡pero ricos de espíritu!

3- Puede que volvamos más grandes. O sea, con un trasero y una panza con mucha personalidad.

En el audio de hoy te cuento cómo hago yo para sobrevivir al chiringuito de verano y que sólo 2 de estas 3 verdades se cumplan. Venga, dale al play:

Cómo sobrevivir al chiringuito de verano

by Marta Mató

Y colorín colorado, este post, con visualización de playa incorporado, se ha terminado.

 

¡Felices vacaciones!

Halloween: un menú terroríficamente saludable

Pero haber, ¿puede existir un menú terrorífico, y a la vez que sea saludable? ¡Pues claro que sí! La verdad es que este es el primer año que estoy metida en este berengenal del Halloween... Solía ser más de panellets y castañas, por eso de la tradición. Pero oye, que...

Post-entreno: qué comer después de entrenar

Los post-entreno: Hace unas semanas te hablaba del ayuno intermitente o entrenar en ayunas. También te conté la importancia de la hidratación y sus opciones saludables de bebidas isotónicas. Hoy te cuento el después. ¿Qué pasa después de entrenar? Tanto si vas al...

¡A estudiar!

Cómo echar un cable a tus hijos con los exámenes O a ti, si estás estudiando. Porque los consejos de este artículo van dirigidos a todo aquél que esté en proceso de aprendizaje. Yo misma creo que no voy a dejar de estudiar nunca... y conozco a unas cuantas personas...

El mejor yogur de coco del mundo

Receta mejorada... Ahí te lo dejo, sin pretensiones, el mejor yogur de coco del mundo. Porque de eso se trata en la vida, de mejorar. Y es que de verdad que no hay cosa más fácil en la cocina que hacerte tus propios yogures. Pero resulta que eso que tiene que ser la...
El ABC de zumos y smoothies

El ABC de zumos y smoothies

Todo lo que querías saber sobre zumos y smoothies

Cada vez que saco un detox nuevo, sobre lo que más me preguntáis es sobre zumos y smoothies. Son como dos compañeros inseparables, donde el uno sin el otro no podrían existir. Y, chica, tampoco es así, pero la verdad es que estos dos brebages nos facilitan muchísimo las cosas.

Lo cierto es que yo me enganché rapidísimo a los zumos verdes. Pero bueno, partía de la sana costumbre, ya en casa de mis padres, de hacerme un zumo con zanahoria y naranja. Eso fue así desde tiempos remotos. Así que imagino que no me costó mucho dar el paso hacia un zumo verde.

Pero como todo en esta vida es probar, cambiar y mejorar, descubrí luego los smoothies. Nada que ver. “¿Pero qué es mejor?”, me dirás. Pues los dos, porque son elaboraciones distintas que te irán bien en un caso u otro. Mi opinión personal es “zumos for ever“! Pero la verdad es que los smoothies me han ayudado un montón sobre todo en esos días en que no hay tiempo para nada.

Te cuento:

Zumos verdes:

  1. Se elaboran con un extractor de zumos lentos (a falta de éste, licuadora).
  2. Tienen fibra soluble, aunque “no la veas”.
  3. Hidratan y alcalinizan muchísimo y son una forma excelente de aportar un extra de antioxidantes y oligoelementos.
  4. Me encanta tomarlos para romper el ayuno, tras el cual vendrá el almuerzo de padre muy señor mío.

Smoothies:

  1. Se preparan con la batidora o el típico vaso americano (ideal hacerlos con tu Vitamix).
  2. Contienen toda la pulpa íntegra de sus ingredientes (mucha fibra ¿demasiada?).
  3. Nos aportan gran cantidad de micro y macronutrientes, con un poder energizante y saciante.
  4. Cuando me tomo un smoothie de unos 400 ml, ya no me entra nada más en mi barriga…

Mis dos recetas básicas:

Esto que te cuento ahora tampoco te lo tomes al pie de la letra… Que yo a veces hago alguna pequeña variación y alguien me dice “¿pero no dijiste que si lleva esto no puede llevar aquello?” … o algo por el estilo. A ver, esta es la base sobre la que trabajo. Pero luego, a la hora de la verdad, improvisa, inventa, crea, ¡imagina…!!! ¡Lo que me divierto yo probando nuevas combinaciones, colores y sabores!

 

Mi receta base de zumos verdes lleva:

1 pepino (casi siempre) + 1 o 2 puñados de hojas verdes + 1 fruta + 1 superfood (jengibre, cúrcuma…)

Mi receta base de smoothies lleva:

200 ml de agua de coco (o agua) + 2 puñados de hojas verdes + 1 plátano (si es congelado, mucho más rico) + 1 fruta + 1 puñadito de germinados + toppings como aceite de coco o semillas de chía.

 

Lo que he descubierto sobre los smoothies y me ha puesto bailando salsa, es que puedo preparar bolsitas de congelación con los ingredientes ya cortados y preparados para diferentes smoothies. Así que cuando voy con prisas, saco una bolsa del congelador, la echo en la batidora, le añado agua de coco y en un minuto tengo no sólo un smoothie, ¡sino un pedazo de riquísimo extra delicioso smoothie! ¡Quedan muchísimo más ricos!

Los básicos:

Hace unos meses te hablé de mis cachivaches básicos de cocina, y en este caso hago hincapié en el extractor lento y en la vitamix. Ten estas dos herramientas para hacer zumos verdes y smoothies de matrícula de honor. Y como recomendación para que tengas siempre a mano y dispongas de todo lo necesario para hacerte tus brebages, te digo: plátano congelado (es súper versátil para smoothies y helados caseros), canónigos o espinacas, col kale, zanahoria en hojas (estas últimas quedan divinas en smoothies), frutas variadas, pepino, aguacate y superfoods como aceite de coco, germinados o jengibre. Y muchísimos más, ¡lo que se te ocurra! Pero estos son los básicos que siempre de la vida encuentras en mi nevera.

Si estás pensando dar el salto, avanzar o simplemente te falta alguna herramienta o ingrediente para deleitarte con tus recetas de zumos verdes y smoothies, Conasi nos ofrece un descuento que comparto contigo. Tan sólo deberás poner el código CNS-MARTAMATO en la casilla “cupón” de tu carrito.

Tú que eres, ¿más de smoothies o de zumos verdes? ¿Has probado alguna de mis recetas? Cuéntanos tu receta de zumo infalible, anda!

Halloween: un menú terroríficamente saludable

Pero haber, ¿puede existir un menú terrorífico, y a la vez que sea saludable? ¡Pues claro que sí! La verdad es que este es el primer año que estoy metida en este berengenal del Halloween... Solía ser más de panellets y castañas, por eso de la tradición. Pero oye, que...

El mejor yogur de coco del mundo

Receta mejorada... Ahí te lo dejo, sin pretensiones, el mejor yogur de coco del mundo. Porque de eso se trata en la vida, de mejorar. Y es que de verdad que no hay cosa más fácil en la cocina que hacerte tus propios yogures. Pero resulta que eso que tiene que ser la...

Training gratuito RevoluciónaTE

Coge las riendas de tu vida Tengo alma inquieta. En lo personal y en lo profesional. Ya te conté (en más de una ocasión) mi postura acerca de las dietas y mi intención de ayudarte a mejorar tu estilo de vida. Ese es en realidad mi leitmotiv. ¡Revoluciónate! Quiero...

Todo lo que querías saber sobre coaching nutricional

¿Dietista o coach nutricional? Y es que se me ha ocurrido que jamás te he explicado bien todo este follón, y fijo que estás hecha un lío. Que si voy a una dietista; que si un nutricionista sabe más; que si lo más in es el coaching nutricional... Total, que tú, que...
6 amigos para tus defensas

6 amigos para tus defensas

Todo lo que está en tus manos para mejorar tu alergia

Sobre las defensas en este blog hemos hablado largo y tendido… pero claro, cuando una se lía a contar maravillas sobre todo lo que sabe para mantener a raya las alergias, pues eso, que con el sistema inmune hemos topado. Y si insisto tanto es porque de verdad de la buena, que cuidar el complejo sistema inmunológico que rige el bienestar de tu organismo, es tan simple como cuidar de sus amigos… ¡y alejar sus enemigos!

Porque tus defensas, tan complejas ellas, ya saben cómo actuar, cómo colaborar entre ellas y cómo protegerte. Eso sí, no le compliques la vida. Pónselo fácil tal como así:

Ahí lo tienen chungo:

Cuando sufres inflamación o permeabilidad intestinal. Cuando los niveles de glucosa en sangre parecen el Dragon Khan de Port Aventura (al que por cierto, sólo he subido una vez en mi vida y ya ese día dije “nunca más, santo Tomás”…). Si tu dieta se basa en azúcares y harinas refinados; algo que, con la oferta actual del súper, cuesta muy pero que muy poco, así que, ojito. Si tu nivel de tolerancia al gluten, a las saponinas, a las lectinas y, en general, a todos los anti nutrientes que nos regalan los cereales, es bajo.

Cuando o si todo lo dicho anteriormente sucede, entonces chica, tus defensas tienen mucha faena. Y si se estresan, si no lo ven claro, se vuelven tarumbas y te atacan a tí misma. O sea, sufres alergia.

Pero vamos a observar el vaso medio lleno:

Así las estás cuidando:

Ahí están los 6 amigos que aparecen en el título del post:

1- Tus defensas se pirran por los antioxidantes. Dales vitaminas hidrosolubles como la C, o las liposolubles A, D y E. Las primeras, en los alimentos crudos (ensaladas, fruta, smothies, crudités…) y las segundas en alimentos grasos como el aceite de oliva, el huevo, el aguacate… Bueno, y la vitamina D en concreto, en un ratito de sol diario y sin protección. Dale, que no vas a quemar, y los niveles de esta vitamina en nuestro país, aún mediterráneo y todo, está bajo mínimos.

2- Si hay algo que las emociona son los minerales como el zinc y el selenio. Tú disfruta comiendo marisco: mejillones, gambas, calamares… y deja que ellas aprovechen todos sus minerales. También los vegetales tienen mucho selenio, pero de ello depende que el suelo donde han sido cultivadas sea rico en este nutriente.

3- El secreto mejor guardado de las defensas son los oligoelementos. Y es que hay personajes en este entorno que, aunque los necesitemos en pequeñísimas cantidades, son esenciales. Bueno, importantes. El oligoelemento cobre es un antibiótico natural, antiinflamatorio y anti infeccioso.

4- Lo dicho ya en los artículos anteriores: cuida tu intestino, y tu sistema inmune trabajará perfectamente orquestado. Ahí recuerda la importancia de los alimentos probióticos y, sobre todo, de los prebióticos.

 

Y algo más…

5. Descansa y duerme correctamente. O sea, que tu sueño sea reparador. La verdad es que no sé cuántas horas necesitas dormir, si 6 u 8… Yo desde luego que sin mis 8h de sueño al día siguiente parezco un zombi y no doy pie con bola… Pero tú, quién sabe, quizá con menos tienes suficiente. De hecho, tenía una clienta que con sólo dormir 4h estaba más fresca que una rosa. Por supuesto que esto no es lo común; sería la excepción que confirma la regla. Lo que quiero decir es que la calidad de tu sueño sea buena, y esto lo sabrás si cuando te despiertas lo haces con energía y ganas de comerte el mundo. Pues sí, tus defensas, necesitan descansar.

defensas 2

6. Mantenlas lejos del estrés. O bueno, tú no te estreses… No sólo para la salud de tus defensas, por supuesto. Pero para ellas, también: el estrés sostenido a lo largo del tiempo y mal gestionado pasa factura… ¡y de qué manera! Así que una vez más, te propongo: medita, haz mindfulness, respiraciones profundas… O cualquier técnica que te permita conectar contigo misma, con el aquí y el ahora, y limpie tu mente de pensamientos negativos. Sobre ello he escrito y hablado en otras ocasiones como aquí o aquí.

Y ya, tienes un montón de soldaditos dentro cuidando de ti. Uy perdón, así se lo cuento yo los peques… Voy: tienes un sistema defensivo muy complejo y muy eficaz. Y si lo cuidas y no se lo pones muy difícil, es capaz de luchar como el mejor de los batallones. Por su labor y tu bienestar…¡pónselo fácil! Cuida a sus amigos y aleja a sus enemigos.

 

Dime, ¿sufres alergias? ¿cumples alguno de estos tips?

Halloween: un menú terroríficamente saludable

Pero haber, ¿puede existir un menú terrorífico, y a la vez que sea saludable? ¡Pues claro que sí! La verdad es que este es el primer año que estoy metida en este berengenal del Halloween... Solía ser más de panellets y castañas, por eso de la tradición. Pero oye, que...

¡A estudiar!

Cómo echar un cable a tus hijos con los exámenes O a ti, si estás estudiando. Porque los consejos de este artículo van dirigidos a todo aquél que esté en proceso de aprendizaje. Yo misma creo que no voy a dejar de estudiar nunca... y conozco a unas cuantas personas...

El mejor yogur de coco del mundo

Receta mejorada... Ahí te lo dejo, sin pretensiones, el mejor yogur de coco del mundo. Porque de eso se trata en la vida, de mejorar. Y es que de verdad que no hay cosa más fácil en la cocina que hacerte tus propios yogures. Pero resulta que eso que tiene que ser la...

RevoluciónaTE, el programa

El mejor programa online para transformar tu cuerpo y tu mente No sé ni cómo describirlo. He empezado a escribir este artículo como veinte veces, y no hay manera de arrancar. Porque sí, esto me pone nerviosa, pero nerviosa de guay, de emoción, de "madre mía la que he...
La alergia de mi prima Vera

La alergia de mi prima Vera

Cómo mantener a raya las alergias.

Está claro que, por unanimidad, la Primavera es la estación preferida de muchos mortales. Yo me incluyo en el saco. Salen las florecillas, el campo se viste de colores, los pajarillos cantan… Pero para el resto de mortales, florecen las alergias. El yin y el yan. El sol y la luna. La cara y la cruz. Muchos disfrutamos de la primavera. Pero otros tantos, sufren sus alergias en su fase más violenta, mocosa y ruidosa. Lo mismo le pasa a mi prima Vera: gusta, o disgusta. Si eres de las que le escuecen los ojos, chorrea la nariz y pica la piel, te enseño cómo mantener a raya esa dichosa alergia.

El auge de las alergias

¿Te has dado cuenta que cada vez hay más gente asmática, con alergias en la piel, niños con urticarias, rinitis…? No quiero ser dramática, pero… ¡vamos a peor! Son muchos los niños que crecen con el sistema inmune alterado. Y estoy convencidísima que la causa es el exceso de tóxicos y contaminantes que, día a día, comemos, bebemos y respiramos. Estamos rodeados de contaminación en todas sus formas, y nuestro organismo, no puede más. Simplemente, no da abasto. Alergia, alergia, alergia.

Comemos cada vez menos alimentos y más productos. Cajas que nos sacian el hambre, pero alimentan poco o nada. Y éstas, encima, están repletas de aditivos que inflaman, estresan o debilitan nuestro metabolismo. Nuestra vida, sedentaria como nunca, enferma nuestro cuerpo y nuestra mente. Y entre tanto van surgiendo nuevas oleadas de -itis, alergias o sarpullidos . Y como no sabemos por qué, acusamos a nuestros genes, y nos resignamos a vivir alérgicos. Mejor no, pero más cómodo sí es. Y otra alergia más.

Los peor parados

Nuestras defensas, el sistema inmune, capitaneado por los intestinos, está estresado de tanto trabajo. Y el hígado, encargado entre otras muchas tareas de limpiar, está agotado.

Estos son los 2 órganos que más tienen que decir ante una persona alérgica: intestino e hígado. Y estos son, por lo tanto, los que más debes cuidar si tu primavera se caracteriza por ojos rojos, pañuelos mojados o picor en la piel.

El tratamiento base

Aunque recurro a tratar con oligoterapia, aromaterapia y con un tratamiento dietético personalizado, entendiendo los hábitos y, sobre todo, el entorno de la persona, el tratamiento de base sería asegurar que los 2 órganos responsables estén en buen estado.

Te propongo que mimes mucho tu intestino. ¿Cómo vas de vientre? ¿Tienes gases? ¿Se te hincha la barriga después de comer? Proporciónale una dieta libre de azúcares y de gluten. Este par, como poco, inflaman, y son los responsables de que sufras permeabilidad intestinal. Y de eso, a dermatitis o asma, hay un paso.

Acondiciona tu intestino con alimentos probióticos y fibra prebiótica. Los encuentras en los alimentos fermentados, como el chucrut, manzana, kéfir, patata cocida del día anterior…

Y antes de empezar, te propongo que le regales a tu hígado un descanso:

  • Haz una pauta detox, como la que propongo en mi libro o en mi plan detox.
  • Y si no estás preparada para ello, aliméntate de forma limpia: sigue una dieta donde abunden los vegetales, sobre todo los de hoja verde y amargos, tales como alcachofas, rábanos, endivias…
  • Tómate un suplemento de alga clorella, tan rica en clorofila que ayudará a desintoxicar tu hígado.
  • Y bebe infusiones de boldo, alcachofera o diente de león.

Si tratas bien a estos 2 personajes (intestino e hígado), tu reacción alérgica tomará otro color. Quizá así mi prima Vera ya no te disguste tanto… Quién sabe, ¡quizá incluso te cae bien!

Cuéntame, ¿sufres alergias en primavera?

 

Halloween: un menú terroríficamente saludable

Pero haber, ¿puede existir un menú terrorífico, y a la vez que sea saludable? ¡Pues claro que sí! La verdad es que este es el primer año que estoy metida en este berengenal del Halloween... Solía ser más de panellets y castañas, por eso de la tradición. Pero oye, que...

¡A estudiar!

Cómo echar un cable a tus hijos con los exámenes O a ti, si estás estudiando. Porque los consejos de este artículo van dirigidos a todo aquél que esté en proceso de aprendizaje. Yo misma creo que no voy a dejar de estudiar nunca... y conozco a unas cuantas personas...

El mejor yogur de coco del mundo

Receta mejorada... Ahí te lo dejo, sin pretensiones, el mejor yogur de coco del mundo. Porque de eso se trata en la vida, de mejorar. Y es que de verdad que no hay cosa más fácil en la cocina que hacerte tus propios yogures. Pero resulta que eso que tiene que ser la...

RevoluciónaTE, el programa

El mejor programa online para transformar tu cuerpo y tu mente No sé ni cómo describirlo. He empezado a escribir este artículo como veinte veces, y no hay manera de arrancar. Porque sí, esto me pone nerviosa, pero nerviosa de guay, de emoción, de "madre mía la que he...
¡Al rico coco!

¡Al rico coco!

Todo lo que necesitas saber sobre el aceite de coco

Y es que esta grasa aromática que me transporta a las playas más bucólicas y soñadas desde la ajetreada realidad de mi cocina es, desde tiempos remotos, uno de mi básicos. No sólo en la cocina, sino también en el baño. Tanto, que he hecho varios posts sobre el mismo (Monográfico I, II, III) e incluso me gravé en mi faceta menos tímida y más payasa mostrándote cómo hacer el oil pulling. Hoy regreso con este tesoro tropical para contarte, y casi cantarte, todo lo que necesitas saber sobre el aceite de coco. Digo “cantarte” porque como sé que te gusta oírme y te es mucho más práctico que leerme, te lo cuento así en formato audio. Ale, dale al play y escucha ¡al rico coco!

Todo lo que necesitas saber sobre el aceite de coco

by Marta Mató

Te lo digo en varios posts, te lo recomiendo en mi consulta, en mi libro “Vive sano, vive feliz” e incluso en varias ocasiones de mi Instagram. Si soy tan pesada con él… créeme: necesitas poner aceite de coco en tu vida.

Cuéntame, ¿dónde lo utilizas? ¿Lo cocinas? ¿Qué usos te han gustado más?

¡A estudiar!

Cómo echar un cable a tus hijos con los exámenes O a ti, si estás estudiando. Porque los consejos de este artículo van dirigidos a todo aquél que esté en proceso de aprendizaje. Yo misma creo que no voy a dejar de estudiar nunca... y conozco a unas cuantas personas...

RevoluciónaTE, el programa

El mejor programa online para transformar tu cuerpo y tu mente No sé ni cómo describirlo. He empezado a escribir este artículo como veinte veces, y no hay manera de arrancar. Porque sí, esto me pone nerviosa, pero nerviosa de guay, de emoción, de "madre mía la que he...

Training gratuito RevoluciónaTE

Coge las riendas de tu vida Tengo alma inquieta. En lo personal y en lo profesional. Ya te conté (en más de una ocasión) mi postura acerca de las dietas y mi intención de ayudarte a mejorar tu estilo de vida. Ese es en realidad mi leitmotiv. ¡Revoluciónate! Quiero...

Todo lo que querías saber sobre coaching nutricional

¿Dietista o coach nutricional? Y es que se me ha ocurrido que jamás te he explicado bien todo este follón, y fijo que estás hecha un lío. Que si voy a una dietista; que si un nutricionista sabe más; que si lo más in es el coaching nutricional... Total, que tú, que...
Léelo sólo si la palabra “detox” te da tírria

Léelo sólo si la palabra “detox” te da tírria

El otro día, hablando con unas amigas, me di cuenta de algo que estaba pasando, y que yo no tenía ni idea. Lo intuía, lo escuchaba pero no le daba importancia, y al final, ahí estaba: la gente odia la palabra “detox”. Igual tú no, pero muchos, sí. En realidad yo, que estoy metida en el meollo, ni me fijo en la palabreja esa… Lo que me importa es su utilidad, su fin. Pero es cierto que “detox” aparece en todos los medios! ¡Y espérate, que abril se prepara con una buena dosis de estos!

¿Qué carajo significa “detox”?

Mira amiga, no le hagamos ascos a las cosas hasta que no sepamos de qué van. Llámalo ayuno, depuración, detox o como quieras. La cosa es que ESO es una terapia milenaria ayurvédica para tratar innumerables males. El ayuno, que supone en realidad acompañar el proceso del propio cuerpo para eliminar aquello que le hace daño/le molesta/le sobra, es una de las prácticas más usadas en la historia de la humanidad. Ayunar te lo pide el propio cuerpo. Fíjate cuando estás empachada, o tienes una indigestión, o cualquier proceso viral: cierto es que muchas abuelas y mamás insisten en dar de comer, porque las mamás somos así, que sufrimos en exceso por nuestros pequeños. Pero en estos casos tu cuerpo te lo pide a gritos: lo mejor que se puede hacer es no comer; dejar que el cuerpo empiece su propio proceso de auto curación.

 

El detox, amiga mía, es poderoso. Aunque te caiga mal la palabreja.
La moda detox

Lo sé, todo lo detox está de moda. Y eso cansa. Pero ojalá todas las modas sirvieran para crear unos hábitos y un estilo de vida más eco, verde, saludable. Si es así, ¡bienvenida la moda detox!

Todo empezó con los zumos verdes. A mí me chiflan mis zumos y me sientan de maravilla. Nada me da ese chute matutino de energía como mi zumo verde. Aunque últimamente estoy experimentando con smothies y la verdad que estoy encantada con ambos. Pero a lo que voy: la industria alimentaria, siempre atenta con ojo avizor, comprendió el filón “green juice” y ala, creó los planes detox a base de zumos UHT. ¿Sabes a qué me refiero? Esos planes que te envían una caja con 6 o 7 zumos diferentes, cada uno para su momento del día… y ese es el menú.

Personalmente, eso no es comida. Lo siento. Tampoco lo veo como una terapia milenaria ni detox. Es otro procesado más, aprovechando oportunidades.

Y luego ya, sopa detox, caldo detox, ensalada detox, menú detox… ¡Y espérate lo mejor! Cremas detox, champús detox… De verdad, he visto cosas dispares alucinantemente detox. Es como si lo detox fuera la solución a todos nuestros males. Y no.

Pues eso creo que nos ha hecho mucho daño a profesionales que ofrecemos servicios pensados, trabajados, y con toda la buena intención del mundo. O sea, yo saco un planazo detox, que te va a sentar de fábula en un momento puntual de tu vida, ¡y ya no sé cómo llamarlo para que no lo odies!

detox-2
Lo anti-detox

Yo creo en el detox.

Primero, mejora tu dieta. Ponle mucho verde, alimentos de calidad, y cero (o pocos) procesados. Muévete, baila, anda, ten una vida activa que te motive. Calma tu mente, cuídate. Y aun así, de vez en cuando, si sabes escucharte, sabrás que necesitas un detox. O lo que sea sin-llamarlo-detox (pero lo es). Por ejemplo:

  • en primavera, momento en que la limpieza hepática nos aporta innumerables beneficios
  • tras períodos de estrés o malestar
  • en los cambios de estación
  • como punto de inflexión a la hora de adoptar nuevos hábitos saludables
  • tras épocas de medicación
  • para empezar el año nuevo
  • cuando pierdes peso y te has estancado en la bajada
  • si tu piel está apagada o aparenta “sucia”
  • cuando te sientes hinchada
  • etc.

Que no los odies, mujer. Que hay “detox” y “detox”. No te dejes endiñar milagros ni falsas promesas. Ni te vendan productos que ya ves que nada tienen que ver con tradiciones ayuvérdicas. Un detox de verdad, es un regalo, un descanso, un chute de energía. Es un detox.