¿Caos en la cocina? Apúntate al Batch Cooking

¿Caos en la cocina? Apúntate al Batch Cooking

El caos

Esta es la historia de dos amigas del alma, Ana y Rocío, que descubrieron juntas el Batch Cooking. Las dos compartían muchos gustos, aventuras y… su gran preocupación: su caos en la cocina. Eran listas, inteligentes y les gustaba cuidarse. Fíjate tú, que una de ellas, Ana, incluso hace años hizo un curso de nutrición en formato online. Y es que ambas sabían de la importancia de responsabilizarse de su salud, y claro, necesitaban sentir que llevaban todo en orden. También en la cocina.

Ana era una apasionada emprendedora de 38 años. Por encima de su cocina, pasaban reuniones, citas y tareas mil. Y además, no le gustaba mucho cocinar. No tenía tiempo. Y Rocío… ¡ay Rocío! Con casi 40 años, y una familia a la que sustentar, hacía jornada intensiva en su trabajo del que, aunque no era lo suyo, estaba orgullosa y era una trabajadora muy valorada. Rocío no tenía tiempo de ponerse a cocinar cuando llegaba a casa, tan tarde, para comer.

Ambas, Ana y Rocío, querían llevar un estilo de vida sano. Pero todas sus responsabilidades pasaban por encima de sus ganas de comprar y cocinar sano. Vivían un auténtico caos en la cocina.

El descubrimiento: Batch cooking

Un día Ana, que parecía una auténtica antena viviente, siempre buscando información y estando a la última en todo, llamó a Roció para contarle que había leído algo que igual les iba bien: el Batch Cooking.

Rocío flipó, porque cuando su amiga Ana venía con alguna novedad, podía esperarse de ella cualquier locura. Quedaron para tomar una infusión en la nueva healthy cafetería que habían abierto unos conocidos, y hablaron sobre esa técnica que les iba a salvar su caos.

El Batch Cooking, resulta que era algo como para ahorrarte tiempo en la cocina. Básicamente, tenían que buscar un día de la semana, disponer de una mañana o unas 3 horillas, y cocinar mogollón para tener listo entre semana un menú equilibrado. Claro, no se trataba de cocinar a tutti ple lo que les pasara por la cabeza no… había unas “reglas”. Más bien, unas pautas:

Iban a cocinar:

1- Caldo para toda la semana. Este, podían utilizarlo para sopas, para guisos y estofados sustituyendo el agua, y para hacer cremas para las cenas. Hicieron 3 litros de caldo.

2- Pollo eco para 2 días. Un día lo tomarían tal cual, hecho al horno, y el resto formaría parte de un wok tricolor, un arroz o bien una ensalada. El resto de proteínas de la semana serían carnes, pescados y huevos que podían fácilmente cocinar al momento.

 

3- Arroz para 2 veces también. Llegado el momento podían hacer una sopa con el caldo y el arroz, o bien un rissotto o un salteado, y una ensalada o buddha bowl.

4- Una escalivada para tener lista en la nevera como guarnición o que podrían mezclar con el arroz o las legumbres. También si la trituraban podrían hacer un rico paté de escalivada para aliñar ensaladas o acompañar carnes y pescados.

5- Un sofrito de cebolla y ajo que convertiría cualquier “fast food” en una auténtica delicatesen.

6- Patatas y moniatos al horno para recalentar y tomar en cualquier preparación.

7- Limpiaron unas acelgas, lechugas y canónigos para tener listos en la nevera.

Parecía una gran faena, pero bien organizadas, no les llevó más de dos horas y media. Mientras se hacía el caldo y ponían los tubérculos al horno, se pusieron a hacer primero el arroz y luego garbanzos. Les quedaba un fuego libre para hacer el sofrito.

Claro que ni os cuento cómo quedó la cocina… Pero esa fue solo la primera vez. Después de tres intentos, lo llevaban mucho mejor y su dieta mejoró notablemente:

En apenas 15 minutos cada día cogían un par de bases y hacían sus menús en un periquete.

No sé si Ana y Rocío te han tentado mucho con su aventura en la cocina, pero yo de ti me daba una oportunidad para aprender a organizar así tu caos culinario. Y si crees que esta puede ser la solución a tu falta de imaginación y organización en tus menús, cuenta conmigo, que te enseño, en menos semanas de las que te imaginas, a dominar el Batch Cooking o, lo que es lo mismo, distribuir el menú de toda la semana, organizar la lista de la compra y cocinar bueno, bonito y sano.

Y atenta porque en un plis plás te preparo un taller por todo lo alto, con show cooking incluido, para mostrarte los beneficios del Batch Cooking. Y si no quieres esperar al taller, en el Programa Fem Power ya lo estamos aprendiendo todos los dires y diretes de esta técnica que seguro te va a facilitar tu tiempo, tu menú y tu salud.

 

¿Qué me dices, te apuntas al Batch Cooking? ¿Te tienta la idea del taller?

Receta: caldo de huesos

Un súper caldo Esta es una de esas recetas que tengo siempre a mano. Prueba a integrarla en tu cocina porque realmente es mano de santo. Más que un caldo para cocinar (que también) es todo un señor elixir que nos regala muchísimas propiedades: Rico en gelatina y...

leer más

¿Caos en la cocina? Apúntate al Batch Cooking

El caos Esta es la historia de dos amigas del alma, Ana y Rocío, que descubrieron juntas el Batch Cooking. Las dos compartían muchos gustos, aventuras y... su gran preocupación: su caos en la cocina. Eran listas, inteligentes y les gustaba cuidarse. Fíjate tú, que una...

leer más

Cómo hacer el mejor batido post-entreno

El batido ideal después de practicar deporte El post-entreno puede ser la clave. Como cada mes de enero, los gimnasios se llenan de nuevos usuarios, los parques presumen de concienciados runners y en las carreteras abundan ciclistas novatos. La cosa es, que todos...

leer más
Cupido y el sexo

Cupido y el sexo

O cómo cuidar tu sexualidad

Como cada año entre máscaras y disfraces llega nuestro angelito preferido: rechonchete, con ricitos, un poco lelo y con su arco y sus flechas. ¡Ay… las flechas del amor…! La verdad es que este artículo está muy lejos de darte una receta con el típico bizcocho rosita y en forma de corazón… hay un montón de blogs rosas… este, es tricolor (ya sabes, por lo de alimentación-verde, movimiento-naranja y emociones-azul). Cupido viene alimentando nuestras esperanzas y tras unos años de relación, nos damos de bruces con la cruda realidad: el sexo y la pasión, desaparecieron.

Somos seres humanos con unas necesidades básicas, sociales, alimentarias, de sueño… y el sexo es una de ellas y ¡eo! ¡muy importante! Así que si la llama de tu pasión se está marchitando ya le estás poniendo remedio porque tu felicidad, estabilidad y equilibrio emocional depende, en gran medida, de ello. ¡Que sí, que el sexo importa!

En el plato:

Claro, cómo no, voy a hablarte de alimentos afrodisíacos… ¿Te das cuenta de que siempre buscamos la solución a nuestros problemas en el exterior? ¿Que no hay sexo? Vamos a ver qué puedo tomar para que se me arregle… Bueno, luego te hablo más de esto, pero sí hablamos de comida voy a distinguir 2 tipos de alimentos afrodisíacos:

1- Los que nos recuerdan por su forma a los órganos sexuales: ostras, aguacate, plátano… o bien son susceptibles de ser comidos con intenciones: churrepetear un chupachups, unas fresas, mermelada, nata y el resto de potingadas que se te ocurran… ya sabes ;).

2- Los picantes, que contienen capsaicina, la cual parece ser que calienta el cuerpo, estimula la circulación sanguínea y produce una reacción de subidón. Efecto placebo o no (lo típico, me pongo cachonda comiendo canela porque he leído que la canela pone cachonda), nos encontramos con la cúrcuma, la canela, el ajo, el jengibre, la vainilla…

Así que un menú afrodisíaco sería todo aquel que contiene alguna de estas especias picantes, o frutos con similitudes eróticas y, por supuesto, todo aquél que esté cocinado con interés sexual ;).

En el exterior:

O sea, en tu cuerpo. Cuídatelo. Hacer ejercicio segrega serotonina, que te hará sentir feliz y probablemente tu respuesta sexual será mayor. Además, si practicas deporte tu figura cambiará, te verás mejor, y eso ayudará a que despierte tu deseo. Sea como sea hacer deporte estimula la libido sexual o, visto desde otro punto de vista: según algunos estudios las personas sedentarias practican menos sexo que las deportistas. ¡A practicar! (deporte, digo).

Quiérete, aplícate un aceite corporal o un body milk, con aromas que te gusten y te empoderen (a mí hay un perfume de Lush, el Karma, que me hace sentir segura, me gusta y me hace crecer como ninguna otra cosa).

Y si te van los fetichismos, vístete para la ocasión, con algo que te haga sentir sexy (lo estés o no, lo importante es que así te sientas).

Y la clave:

Que a eso es a lo que voy: lo más importante para poder disfrutar del sexo es tu actitud. Uno de los grandes handicaps de la salud sexual es sufrir depresión, ansiedad, estrés o tener baja la autoestima. A los hombres les suele afectar más el estatus (no conseguir un buen empleo, o un salario menor del que anhelan, un coche que no cumple sus expectativas…) y a las mujeres el físico (¡claro que los clichés que se nos han impuesto durante décadas hunde hasta a la más fuerte!). ¡Ojo!, esto son sólo estadísticas, luego cada uno sabe lo suyo.

Pero si no disfrutas de una buena salud sexual, no busques soluciones externas: responsabilízate, cambia la actitud y descubre qué está fallando. Porque no hay menú afrodisíaco que arregle más tu sexualidad que el que hay en tu cabeza.

Así que este año le decimos al Señor Cupido que pasamos de corazoncitos rosas y arreglemos nuestras relaciones. Cuida y serás cuidada. Ten detalles y los tendrán contigo. Haz, y te harán.

No sé qué diría Cupido sobre el sexo… pero te aseguro, amiga, que el sexo forma parte de ti, de tu salud y de tu vida. Disfrútalo.

¿Por qué no adelgazo?

El caso de la dietoadicta Dime si es tu caso, o si conoces a alguna amiga, prima o vecina, que le ocurra esto: Desde que tienes uso de razón has ido de dieta en dieta como si del juego de la oca se tratara. Has probado de todo, batidos, detox, y dietas con nombres de...

leer más

Halloween: un menú terroríficamente saludable

Pero haber, ¿puede existir un menú terrorífico, y a la vez que sea saludable? ¡Pues claro que sí! La verdad es que este es el primer año que estoy metida en este berengenal del Halloween... Solía ser más de panellets y castañas, por eso de la tradición. Pero oye, que...

leer más

¡A estudiar!

Cómo echar un cable a tus hijos con los exámenes O a ti, si estás estudiando. Porque los consejos de este artículo van dirigidos a todo aquél que esté en proceso de aprendizaje. Yo misma creo que no voy a dejar de estudiar nunca... y conozco a unas cuantas personas...

leer más
La culpa es de la obesa

La culpa es de la obesa

O el laberinto de la obesidad

Porque lo más fácil para los otros, los que no estamos gordos, es pensar “Pero ¿cómo pueden dejarse tanto? ¿Por qué comen tal mal?” etc. Y desde ya te digo que en este artículo lo único que pretendo es ayudarte. Eso sí, no tengo pelos en la lengua, pero espero que mi forma de escribir no te hiera… La obesidad es una auténtica epidemia; y nos estamos acostumbrando a ella. La cuestión es, la persona obesa, ¿quiere ser obesa?

Desde luego que la obesidad no es algo tan simple que se solucione con una dieta. La persona obesa tiene que tratarse desde muchos otros ángulos que poco tienen que ver con la comida en sí.

Si es cuestión de buscar culpables, vamos a ver algún escenario, a ver qué te parece:

Cada día montones de niños de Primaria desayunan antes de ir al cole un cola cao (azúcar), cereales de desayuno (azúcar) y zumo envasado (azúcar). Y se llevan un bocata al cole con embutido, nocilla o peor aún, un simple bollicao. Comentario habitual: “es que son sólo niños”… Perpleja me quedo. Darle a tu hijo tremendas cantidades de azúcar y porquerías está socialmente bien aceptado. De postre, en el colegio, algunos días tienen Natillas. Las meriendas en las puertas del colegio ya son lo más: galletas rellenas de chocolate, pastelitos, zumos envasados, batidos “de niños”…

Perdona que sea tan franca, pero estamos envenenando a nuestros hijos.

Comer mal está bien aceptado por la sociedad. Si a tus hijos les das huevo duro en el desayuno de casa, y se llevan fruta, o un tupper con tomatitos, zanahoria y pimiento rojo, eres raro. Así tal cual. Tu hijo que come sano, es raro. Y encima dirán “pobrecito, lo tienen a dieta”…. Palabra de madre. Si vas en contra del ambiente obesogénico, te miran raro.

Ambiente obesogénico

La sociedad, como ves, desde la publicidad de las grandes marcas, los políticos, y todo hijo de vecino, fomenta la obesidad.

Por eso te digo que es un problema complejo. Que para la persona obesa no es tan fácil como comer lechuga y plancha. El culpable, y lo digo bien alto y claro, es el entorno. Decirle a una persona obesa que no coma burguers ni pasteles es como decirle a un alcohólico que no debería beber alcohol. Inútil. La persona obesa, de alguna forma, se automedica con esa comida placentera para protegerse de algo que siempre, hay detrás. Y esa automedicación la hemos “mamado” de pequeños. Ejemplo: bebe coca-cola para ser feliz, come helado de chocolate que es puro placer, y otros tantísimos eslóganes que se nos han ido grabando en la memoria.

Luchemos contra el entorno obesogénico

Te pido, amiga, que si eres obesa, te responsabilices. Y te pido sobre todo a ti, que no eres obesa, que ayudes a tu amiga, vecina o cuñada que sí tiene esos cuantos quilos de más. ¿Sabes el efecto mariposa? Yo creo en él. Creo que tu pequeño gesto, y el mío y el de la otra, puede con toda seguridad cambiar el mundo. Nuestro pequeño gesto es ayudar a evitar ese ambiente, ese entorno que rodea a la persona obesa… No se lo pongamos más chungo.

Podemos hacer muchas cosas:

1- Intentar cambiar el menú del cole. Soy dietista-nutricionista, y te aseguro que aunque el menú del cole de tu hijo esté avalado por un dietista, no es para nada garantía de que sea correcto ni equilibrado. Es un negocio, una empresa. Palabra de dietista. Promueve que sea rico en vegetales y comida real. ¡Y por lo que tú más quieras, que esté exento de nuggets, pizzas y postres azucarados!

2- Cada vez que vayas a un hospital y te acerques a la máquina exponedora, esa que incluso tiene la barra de poner eslóganes como de que eso es sano… aix… ¡pon una queja! Es vergonzoso que en un hospital se promueva la comida basura, los productos azucarados y las bebidas refrescantes. Patético. Y ya no entremos en los menús para los ingresados (tema para otro artículo porque tiene tela…).

3- Cada vez que veas a un famoso, influencer o actor, hablando maravillas de sus patatas Lays, o su tarro de Nocilla… deja de seguirlo. ¡Vendido! Me enfada soberanamente cómo juegan así con nuestra mente. No debería de ser posible que una persona que tiene millones de seguidores y fans, promocione comida basura. Me parece terrible.

4- Podemos quejarnos a los gobiernos, ayuntamientos, cada vez que sacan alguna campaña para promocionar hábitos saludables entre la población infantil. Y no, no me he vuelto majara: la última, de la Generalitat de Catalunya, incluye un libro cuento, muy mono, en donde no sé qué le pasa al protagonista, porque cuando vi en la contraportada del mismo, unos quince logotipos de todas las empresas de la industria alimentaria como Hero, Nestlé, Danone, Findus, Cola cao…. se me cayó el alma al suelo. Menudos vendidos… Los niños tienen que comer alimentos, no inventos como leches de crecimiento, cereales para campeones, ni ocho cuartos.

Así que, por favor, amiga, ayúdame a luchar contra este entorno que potencia la obesidad. Que no piensa en tu salud ni en la mía. Ni tan siquiera en la suya… Sólo en favor de su bolsillo. Siempre, el bolsillo…

La persona obesa necesita nuestro apoyo. Dime, ¿de qué forma te sientes tú influenciada por el ambiente?

¿Por qué no adelgazo?

El caso de la dietoadicta Dime si es tu caso, o si conoces a alguna amiga, prima o vecina, que le ocurra esto: Desde que tienes uso de razón has ido de dieta en dieta como si del juego de la oca se tratara. Has probado de todo, batidos, detox, y dietas con nombres de...

leer más

Halloween: un menú terroríficamente saludable

Pero haber, ¿puede existir un menú terrorífico, y a la vez que sea saludable? ¡Pues claro que sí! La verdad es que este es el primer año que estoy metida en este berengenal del Halloween... Solía ser más de panellets y castañas, por eso de la tradición. Pero oye, que...

leer más

¡A estudiar!

Cómo echar un cable a tus hijos con los exámenes O a ti, si estás estudiando. Porque los consejos de este artículo van dirigidos a todo aquél que esté en proceso de aprendizaje. Yo misma creo que no voy a dejar de estudiar nunca... y conozco a unas cuantas personas...

leer más
Cómo hacer el mejor batido post-entreno

Cómo hacer el mejor batido post-entreno

El batido ideal después de practicar deporte

El post-entreno puede ser la clave. Como cada mes de enero, los gimnasios se llenan de nuevos usuarios, los parques presumen de concienciados runners y en las carreteras abundan ciclistas novatos. La cosa es, que todos ellos, continúen ahí en febrero…. Porque una cosa está clara: la motivación, cuesta de mantenerla, y si le preguntamos a nuestro señor cerebro si le apetece sudar, cansarse y esforzarse, su respuesta va a ser un rotundo no repanpimflado en su sofá ante su serie favorita de Netflix.

O sea que no te engañes, amiga. Que si te lo cuestionas, fracasas. No le preguntes jamás de los jamases a tu cerebro alias consciencia si le apetece entrenar. A menos que tengas el hábito arraigado, no querrá. Se trata, pues, de ir al gim una y otra vez, motivándonos a tope hasta que ese esfuerzo sea un rutinario y simple hábito instaurado.

El premio

Una de las estrategias más utilizadas para mantener la motivación y conseguir hábitos es el premio. Hoy te doy una idea de esas, chulas… Prepárate un batido, bueno, suculento, rico, extraordinario y maravilloso. Un batido post-entreno. De esos que parece que no tengan ni que ser sanos… de lo ricos que están. Y conviértelo en tu premio después de entrenar: tomarás esta ricura de batido post-entreno solo y solamente si entrenas. Desde luego, puede ser una buena motivación…

Las necesidades

Si queremos hacer bien las cosas (y sí, así las queremos hacer), un buen batido post-entreno tiene que cubrir, lógicamente, las necesidades fisiológicas que tienes después de realizar una actividad física.

Lo ideal es que te lo tomes unos 30 minutos después de entrenar y que contenga proteínas, hidratos de carbono, grasas y algún superfood. Incluso aunque tu entrenamiento haya sido primordialmente de fuerza, está comprobado que añadir hidratos te ayudará a reponer la proteína muscular. (En este programa trabajamos mucho este concepto).

La receta

Necesitarás unos 30 gramos de proteína, que puedes obtener de 150 gr de almendra tostada, 160 gr de pistachos o 50 gr de espirulina, proteína de guisante o mi favorita últimamente, proteína de pipas de calabaza en polvo. Los carbohidratos los puedes conseguir mediante una leche de almendra o leche de coco, un plátano o algún dátil. Y las grasas de un puñado de nueces, aceite de coco o aguacate.

Mezcla, según tus preferencias, y no temas hacer combinaciones que seguro estarán riquísimas. Mis preferida: leche de coco + plátano + proteína de pipas de calabaza + canela o vainilla. Me encanta, me rechifla, y desde luego que incluso si me da algo de pereza entrenar un día, pienso en mi recompensa y me calzo mis deportivas en un periquete.

¿Cómo llevas tú el tema motivación para entrenar? ¿Qué tomas después de tu rutina?

Post-entreno: qué comer después de entrenar

Los post-entreno: Hace unas semanas te hablaba del ayuno intermitente o entrenar en ayunas. También te conté la importancia de la hidratación y sus opciones saludables de bebidas isotónicas. Hoy te cuento el después. ¿Qué pasa después de entrenar? Tanto si vas al...

leer más

¡A estudiar!

Cómo echar un cable a tus hijos con los exámenes O a ti, si estás estudiando. Porque los consejos de este artículo van dirigidos a todo aquél que esté en proceso de aprendizaje. Yo misma creo que no voy a dejar de estudiar nunca... y conozco a unas cuantas personas...

leer más

El mejor yogur de coco del mundo

Receta mejorada... Ahí te lo dejo, sin pretensiones, el mejor yogur de coco del mundo. Porque de eso se trata en la vida, de mejorar. Y es que de verdad que no hay cosa más fácil en la cocina que hacerte tus propios yogures. Pero resulta que eso que tiene que ser la...

leer más
¿Preparada? Reset & Go

¿Preparada? Reset & Go

Reset…el punto cero que estabas esperando

Este invierno he estado en crisis. Yo no sé tú, pero yo me he hartado de que por las redes me dijeran una y otra vez que nos hemos empachado y que en enero haremos un detox. Detox, detox, detox… Esto es un no parar. Ya te conté aquí mi opinión sobre los detox, y estoy de las botellitas y las falsas promesas hasta la coronilla. Quiero un reset.

El problema, amiga mía, no es que hayas comido turrones y polvorones estas Navidades. El problema no son las copas de cava ni los bombones y brindis a ritmo de la zambomba. El problema es que no te cuidas en todo el año. ¡No culpemos más a las Navidades, por favor!!! ¡Que tendríamos que estar hartas de prometernos lo mismo cada enero! Y ¡ojo!, que con eso será que me estoy perjudicando porque, al final, si tú entras en esa rueda, la que se beneficia soy yo, que año tras año te hago una dieta y listo.

Pero no, chica, ni las Navidades nos engordan tanto, ni en enero necesitas un detox.

¿Entonces tu reset no es un detox?

Soy partidaria del ayuno como estrategia nutricional. Los ayunos y semi-ayunos han existido siempre. Pero como todo en esta vida, se le puede hacer un mal o un buen uso. No lo llamo “detox”, sinceramente, porque estoy hasta la chimbamba de la palabreja esta. Y la palabra “reset” implica (al menos en el fuero interno de mis neuronas) que es un comienzo. Implica un tratamiento, una aventura, un “a partir de aquí”… ¿me explico?

Yo puedo prometer y prometo, que tras mi Plan Reset & Go tu vida cambiará. O al menos tu plato.

  • ¿Perderé peso? Sí, obviamente y en función de si tienes o no retención de líquidos, podrás perder entre 2 a 5 quilos.
  • ¿Mejoraré mis digestiones? Sí, el plan supondrá un descanso digestivo a base de comida real, sin harinas, gluten ni azúcares.
  • ¿Estaré más bella? Bueno, seguramente… sí, porque tu piel y tu aspecto mejorará.
  • ¿Tendré más energía? Por supuesto que sí, cuando empieces a seguir el plan y te vayas adaptando, en seguida te sentirás más ligera y con más energía.

Sí, sí y a todo eso, sí. Y lo mejor de todo es que estarás conmigo en todo momento para acompañarte… Bueno, eso no sé si es lo mejor, pero mola. Quizá lo mejor es que al final tendrás una pauta que te servirá como modelo para continuar practicando en una alimentación acorde con tu biología y con tu evolución, centrada en comida y no productos… ¡y disfrutarás comiendo!

¿Cuál es el truco?

Porque… sin truco, no hay trato. El truco es que quieras cambiar. Que te responsabilices de tu salud y tomes el control de una vez por todas. El truco es que te olvides de todos los mitos y chuminadas que corren por ahí y que estés abierta de verdad a aprender a conectar contigo misma. El truco es que esto, aunque dure una semana, no tenga fecha de caducidad. El truco es que pases del concepto “dieta” y empieces a quererte más. El truco es que valores y disfrutes tu día a día.

¿Por qué ahora?

Bueno, en realidad lo he sacado ahora porque el mes pasado muchas que habían hecho el año pasado mi Detox Group me preguntaron por él. El año pasado la verdad es que lo disfruté un montón… ¡porque lo hicimos todos a la vez mediante correos y redes sociales! Funcionó como alguno de los retos que propongo a menudo.

Y nada, que este año pensé no en mejorar, sino en bordarlo… Así que aquí estoy en enero con este planazo. Pero en realidad no necesitas estrenar año ni mes para tener un propósito… El momento es siempre ahora.

¿Qué te parecen los detox y estar a dieta constantemente? Venga, cuéntame… ¿estás tan hartita como yo? ¿Cuál es tu plan para este año?

Receta: caldo de huesos

Un súper caldo Esta es una de esas recetas que tengo siempre a mano. Prueba a integrarla en tu cocina porque realmente es mano de santo. Más que un caldo para cocinar (que también) es todo un señor elixir que nos regala muchísimas propiedades: Rico en gelatina y...

leer más

¿Caos en la cocina? Apúntate al Batch Cooking

El caos Esta es la historia de dos amigas del alma, Ana y Rocío, que descubrieron juntas el Batch Cooking. Las dos compartían muchos gustos, aventuras y... su gran preocupación: su caos en la cocina. Eran listas, inteligentes y les gustaba cuidarse. Fíjate tú, que una...

leer más

Cómo hacer el mejor batido post-entreno

El batido ideal después de practicar deporte El post-entreno puede ser la clave. Como cada mes de enero, los gimnasios se llenan de nuevos usuarios, los parques presumen de concienciados runners y en las carreteras abundan ciclistas novatos. La cosa es, que todos...

leer más