Mi botiquín de aceites esenciales

Mi botiquín de aceites esenciales

El poder de los aceites esenciales

Hace unas semanas movida por un impulso compartí en mis Stories de Instagram el paquete que había recibido con aceites esenciales. Compartí tanto los aceites como las sinergias que iba a hacer para llenar mi botiquín. Recibí tantos comentarios que decidí escribir un artículo para compartirlo mejor.

Y es que así nos preparamos para la vuelta al cole en casa:

1- Alimentación sin azúcares, harinas, gluten y poquísimos lácteos.

2- Muchos vegetales, proteína de calidad y grasas.

3- Cuidamos nuestra microbiota con probióticos y fermentos.

4- Mantenemos a raya el estrés, cada uno de la mejor forma que sabe.

5- Ante los primeros síntomas, echamos mano de los aceites esenciales.

¿Te cuento las sinergias que usamos? Intento combinar sólo 4 o 5 aceites esenciales para no tener que invertir una fortuna. Así que estos 5 puedo decir que son mis preferidos: mandravasarotra, laurel, tomillo manzanilla, arbol de te.

Bronquitis

40 gotas de AEQT Mandravasarotra, 30 gotas de AEQT Tomillo Tuyanol, 30 gotas de AEQT Árbol de te.

Aplicar 3-4 gotas en espalda y pecho tres veces al día.

El poder antiviral, antiinfeccioso y expectorante de esta sinergia ayudarán a expulsar mucosidad y eliminar cualquier infección aguda.

 

Gripe

50 gotas de AEQT Mandravasarotra, 20 gotas de AEQT Laurel noble, 10 gotas de AEQT Tomillo tuyanol y 20 gotas de AV de Nuez de Albaricoque.

Aplicar 5 gotas en espalda y pecho tres veces al día.

Esta sinergia está indicada ante cualquier virus gripal, infección o defensas bajas. Pudes aplicarla también como preventivo en la planta del pie de tu hijo en épocas en que hay virus rondando por la guardería o escuela.

 

Tos seca

30 gotas de AEQT Mandravasarotra, 20 gotas de AEQT Tomillo Tuyanol, 10 gotas de AEQT Manzanilla romana y 40 gotas de AV de Nuez de Albaricoque.

Aplicar 3-4 gotas en espalda y pecho tres veces al día.

Parecida a la anterior, el aceite esencial de Manzanilla ayudará a calmar esa tos irritable y espasmódica, sin mucosidad, sobre todo tos nocturna que afecta a nuestros pequeños.

 

Otitis

30 gotas de AEQT Mandravasarotra, 10 gotas de Manzanilla romana.

Aplicar 2 gotas en el área peri auricular, 4 veces al día. Antes de acostarse, si hay mucho dolor de oídos también puedes poner una gota en un trocito de algodón y dejarlo dentro del oído.

La acción anti-infecciosa de Mandravasarotra y el poder calmante de la Manzanilla mejorarán en seguida cualquier cuadro otorrinolaríngeo.

 

La acción de los aceites esenciales es rápida y eficaz, pero sobra decir que, al igual que ante cualquier terapia considerada alternativa, si el paciente no mejora en 24 horas, acudir al centro médico. De igual forma, con pacientes ya tratados estas sinergias de aceites esenciales supondrán una eficaz terapia complementaria para acortar la duración de la enfermedad.

¿Te surge alguna duda? ¿Has usado o usas aceites esenciales en tu día a día? ¡Cuéntame!

Mi botiquín de aceites esenciales

El poder de los aceites esenciales Hace unas semanas movida por un impulso compartí en mis Stories de Instagram el paquete que había recibido con aceites esenciales. Compartí tanto los aceites como las sinergias que iba a hacer para llenar mi botiquín. Recibí tantos...

leer más

Reto Wellness 2018

Tras las vacaciones de verano... Hace ya un tiempo que lo pensé. Sabía que iba a hacer algo así pero no tenía la idea bien definida. Ahora sí, lo encontré. Encontré el momento ideal ¡para lanzarte uno de mis retos! Que ya sabes tú, si me conoces de hace tiempo, que me...

leer más
Cómo convertir una patata en una joya

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior

Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en contextos de salud intestinal, defensas (inmunoterapia), microbiota, etc.

Pues prepárate porque en este artículo te cuento todo sobre la patata “del día anterior”, qué es, cómo hacerla y cómo aprovecharla.

Qué es un MAC:

Hablamos de fibra. Hablamos de salud intestinal. En fin, de microbiota. Más de una vez te he hablado de los probióticos, esas bacterias vivas que pueblan nuestro intestino y que determinan en gran parte nuestra salud. Bien, pues resulta que esas bacterias se alimentan de MAC, o fibra fermentable. Así que, si quieres gozar de salud, ya tienes la fórmula en cuanto a microbiota se refiere: come bacterias y aliméntalas con MAC.

De este tipo de fibra hay mucha y una de ellas es el almidón resistente. Dicho de otra forma, es un almidón, o sea un carbohidrato, que resiste nuestra digestión y llega tal cual a nuestro intestino. Perfecto para alimentar las bacterias que residen allí. Aumentar el almidón resistente de una dieta ha resultado muy útil en casos de estreñimiento crónico, enfermedades autoinmunes y trastornos digestivos.

Cómo se hace:

La idea es que la patata, cuando se cocina y se enfría, sufre un cambio en su estructura que da como resultado el almidón resistente. (Esto es pura química). Pero déjame que te cuente paso a paso cómo convertir esta patata en una joya:

1- Cocina la patata entera y con piel, al vapor o bien al horno. La opción de hervirla sería la peor en este caso.

2- Deja que se temple un poco y guárdala en la nevera para que se enfríe totalmente a unos 4º C.

3- Para comerla deberás pelarla y prepararla como te cuento a continuación.

Ya no tienes una patata. Tienes una joya para tu microbiota.

Cómo tomarla:

Una idea práctica (que suelo hacer desde hace mucho) es tener siempre patatas cocidas en la nevera. A parte de ser interesantes desde el punto de vista nutricional, nos ahorran mucho tiempo en la cocina.

Puedes tomarlas:

  • a la plancha: pélalas y córtalas a rodajas. Márcalas en la plancha con una pizca de sal gruesa y/o aromáticas.
  • en un guiso: las añades al guiso unos minutos, cortadas a cubos, por ejemplo.
  • con verdura al vapor: cuando la verdura esté lista, mete las patatas en la olla para calentarlas.
  • en tortilla: ¡claro que sí! las pelas, las cortas a trocitos, y cuajas unos huevos para hacer una tortilla de patatas deliciosa y súper sana.
  • como se te ocurra: se trata de calentar e incorporar la patata en la receta que estés haciendo. Es fácil y práctico.
La patata del día anterior es algo que solemos hacer en mi Menú Semanal con Batch Cooking. Más ideas en #menúsemanalmm

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en...

leer más

Moussaka paleo

Una receta tradicional versionada Cuando era pequeña una de mis recetas favoritas era la moussaka. Mi madre solía hacérmela en verano bastante a menudo, quizá porque para algo que me gustaba, aprovechaba para que comiera (era una niña muy inapetente de pequeña) o...

leer más

¿Síndrome premenstrual yo? ¡Nunca!

O cómo tener la regla sin que te enteres... Sí, esto de ser mujer, a veces es chungo. Visto objetivamente y así, desde arriba, parece que entre parir, sufrir retención de líquidos y menstruar cada 28 días, nos ha tocado la peor parte en la Evolución. Pero no, amiga,...

leer más
Reto Wellness 2018

Reto Wellness 2018

Tras las vacaciones de verano…

Hace ya un tiempo que lo pensé. Sabía que iba a hacer algo así pero no tenía la idea bien definida. Ahora sí, lo encontré. Encontré el momento ideal ¡para lanzarte uno de mis retos! Que ya sabes tú, si me conoces de hace tiempo, que me chiflan los retos. Hacerlos y seguirlos. Pero la verdad es que después de ofrecer retos y trainings gratuitos durante un tiempo, me quemé un poco… vamos, que me agoté.

¡Y el último fue ya hace un año! Así que ahora sí, volvemos a la carga con Mi Reto Wellness 2018.

Mi Reto Wellness 2018:

¿Por qué este nombre con el año marcado? Pues, amiga mía, porque no sé si recordarás o si estuviste participando, allá por el 2016, justo cuando me lancé al mundo online, que lancé un súper reto que se llamó Mi Reto Wellness.

Tengo un recuerdo muy bonito de ese reto porque fue el primero. Porque además mi comunidad creció muchísimo gracias al mismo. Y porque en él quise volcar todos los tips y consejos que forman parte de mi forma de trabajar. Ese reto es mi Nutrición. Es mi estilo de vida.

De qué va:

Sobre todo va de DAR. De darte conocimiento, herramientas y estrategias para que puedas mejorar tu alimentación y tu estilo de vida. Lo haremos tras las vacaciones de verano porque tú y yo sabemos, amiga, cómo solemos acabar en verano: que si más concesiones, heladitos, etc. Vamos, que no nos sentamos en una terracita para pedirnos un agua ¿verdad? Pues eso.

Así que el reto será:

  • del 3 al 14 de septiembre.
  • cada día te enviaré un correo electrónico con un tip o consejo, información, enlaces, y mogollón de extras por si quieres más.
  • serán consejos tanto de alimentación, dieta y recetas como de otros factores clave en la salud y hábitos tan importantes como el comer.
  • es completamente gratuito. Completamente.

Beneficios:

Desde el primer consejo vas a mejorar algo. Vas a saber cómo descansar mejor, cómo comer para sentirte más llena de energía, cómo hacer para bajar tu inflamación intestinal, cómo integrar el movimiento en tu día a día sin necesidad de hacer deporte… ¡y muchas cosas más!

Bueno, exactamente, diez consejos, a cuál mejor. Ya tengo la lista abierta y en el momento de escribir este post somo unas 50 personas las inscritas…¡Esto promete!

Me encanta crear comunidad, “liarla parda”, así que he creado el hashtag #miretowellness18 para que podamos seguirnos en Instagram y compartir nuestros progresos, dudas y contagiar a todos nuestros seguidores de un estilo de vida más conectado con nuestra Naturaleza. ¿Te imaginas nuestros feeds de Instagram llenos de gente que come rico y sano, que está feliz y dichosa? Esto tiene que ser como la risa… que se contagie…

¡Cuénto contigo!

Mi botiquín de aceites esenciales

El poder de los aceites esenciales Hace unas semanas movida por un impulso compartí en mis Stories de Instagram el paquete que había recibido con aceites esenciales. Compartí tanto los aceites como las sinergias que iba a hacer para llenar mi botiquín. Recibí tantos...

leer más

Reto Wellness 2018

Tras las vacaciones de verano... Hace ya un tiempo que lo pensé. Sabía que iba a hacer algo así pero no tenía la idea bien definida. Ahora sí, lo encontré. Encontré el momento ideal ¡para lanzarte uno de mis retos! Que ya sabes tú, si me conoces de hace tiempo, que me...

leer más
5 pensamientos que debes evitar cuando “te pones a dieta”

5 pensamientos que debes evitar cuando “te pones a dieta”

Esto ya suena mal…

Ponerse a dieta no mola. Conozco personas que siempre que las veo “están a dieta”. Algunas, te lo prometo, incluso lo disfrutan. Es como si les gustara estar al día con las modas dietéticas de las famosas. Yo no le acabo de ver la gracia, la verdad. Pero bueno, la cosa es que esas personas son las menos. Las que más, son el resto: personas, la mayoría mujeres, que siempre se ponen a dieta y fracasan.

Pues, va por ustedes:

5 pensamientos que debes evitar cuando te pones a dieta

 

Pensamiento 1: ¿El aguacate engorda?

Quien dice el aguacate, dice la pera, la manzana, el pollo o las sardinas. El pensamiento en sí de que esto o aquello engorde…¡quítatelo de la cabeza! Siendo puristas te diría que menos el agua, todo engorda, ok? Parece complicado pero en el fondo se trata de reconciliarte con la comida. Ella no te engorda. Tampoco te adelgaza. La comida te nutre. Y un exceso de esta, te complica la vida, pero ya está, no hay más.

Tienes que acostumbrarte a comer disfrutando de lo bueno de ese alimento, sin tener el radar cuenta-calorías conectado.

Pensamiento 2: Mi amiga pierde más rápido

Lo sabes de sobra: las comparaciones nunca han sido buenas. ¡No te compares! Aunque hagas la misma “dieta” que tu amiga o vecina, el resultado nunca será el mismo. ¿Sabes por qué? Porque el tratamiento en sí no depende sólo de lo que comes (o sea, de la dieta) sino también de si te mueves o no, de si descansas bien, de cómo vas de vientre, de tu momento del ciclo menstrual, y además, de en qué hora del día haces tus ingestas*.

(*Apunte: esto último se llama cronobiología. Y últimamente me está flipando, pero esto ya será materia para otro artículo…¿Sabes que si tu cena te la tomas a las 7 p.m. o a las 10 p.m. no tendrá la misma respuesta metabólica en tu organismo? Una manzana tiene 52 kcal todas las horas del día, pero tus hormonas no están igual por la mañana que por la tarde… Interesante, ¿verdad?).

Pensamiento 3: Obsesionarse por los quilos

Ni te fijes en ellos. Aquí te pido que seas de letras puras. Un sobrepeso u obesidad es más un problema de inflamación corporal que no un problema matemático. Con esto me refiero que el 100% de las veces (ahí estoy radical…) las tallas y el volumen son más exagerados que la cifra que marca la báscula.

A ver, ¿tú qué quieres? ¿Verte bonita, sentirte ágil, estar sana y fuerte, o bien pesar… no sé… 65 kg? Ponle el número que quieras ahí. El número en sí no te dará la felicidad. La felicidad se siente.

Pensamiento 4: Me he saltado la dieta

¡Ni que fueras una rana! ¡Aquí uno no se salta nada! Si te apetece una pizza, pues te la comes. Si quieres tomarte una cervecita en una terracita de verano, pues andando. Pero el concepto no es “saltarse” nada. Uno tiene que responsabilizarse de lo que hace y, en este caso, de lo que toma. ¿Qué te crees, que yo estoy siempre con una manzana en la mano o qué? Jeje…no, que a mí también me apetece de vez en cuando tomar algo no-sano.

Pero el detalle es que un 80% de mi dieta es sana, y me reservo un 20% por si me apetece algo no-sano. Sin remordimientos. Sin saltos. El pensamiento “me he saltado la dieta” es absolutamente negativo. Te has comido una pizza, vale…, espero que la hayas disfrutado y ahora sigue con lo tuyo, y ya.

Pensamiento 5: “ponerse a dieta”

No veas el daño que me hace el propio título de este artículo. Si te pones a dieta estás ya condenada al fracaso. Ponerse a dieta implica que no es para siempre, que hay una fecha de caducidad. Y, ¿qué te crees que va a pasar cuando ya no estés a dieta? Aix…, preciosa mía, ¡que te olvides ya de las dietas!

No te pongas a nada. Mira tú que a mí, la propia palabra “dieta” ya me chirría. Incluso a mis clientes les suelo decir “te paso una propuesta de menú semanal” que no “te hago una dieta”. “Dieta” me suena a restricción, a pasar hambre, a contar calorías, a comida insípida… Aunque ya te te lo he contado alguna vez, la palabra dieta no significa eso, pero tiene una serie de connotaciones que no me gustan nada.

Conclusión:

Si crees que debes perder peso, no te sientes a gusto con tu cuerpo, no estás ágil o no gozas de buena salud, asesórate con un nutricionista actualizado (esto es súper importante, por favor, que tenemos un panorama en este país…que no veas). Este nutri puede ser alguien como yo, que estaré encantada de ayudarte, alguien que:

  • no te ponga tostadas y pavo para desayunar (si recurre a procesados con pocas calorías y cero nutrientes en la primera ingesta, malo…)
  • no te haga estar pendiente de la comida todo el día: que si un desayuno a las 9h, un media mañana, bla, bla, bla… Todo el día comiendo a menudo y poco va a dejar tus hormonas medio taradas.
  • no te haga pasar hambre. Comer es un placer. Un enorme placer. Un nutri actualizado te enseñará a disfrutar de la comida de verdad. Te saciarás, disfrutarás, y encima, adelgazarás.
  • te enseñe a disfrutar del proceso. No vivas la dieta como el típico chiste de la mujer que está de mal humor, con hambre y pasándolo mal. Dis-fru-ta. No sólo de los menús (alias, dieta) sino también del placer de cuidarte, de mover tu cuerpo, de quererse y de responsabilizarte de tu salud física y mental.
No te pongas a dieta. Mejora tus hábitos.

Cupido y el sexo

O cómo cuidar tu sexualidad Como cada año entre máscaras y disfraces llega nuestro angelito preferido: rechonchete, con ricitos, un poco lelo y con su arco y sus flechas. ¡Ay... las flechas del amor...! La verdad es que este artículo está muy lejos de darte una receta...

leer más

La culpa es de la obesa

O el laberinto de la obesidad Porque lo más fácil para los otros, los que no estamos gordos, es pensar "Pero ¿cómo pueden dejarse tanto? ¿Por qué comen tal mal?" etc. Y desde ya te digo que en este artículo lo único que pretendo es ayudarte. Eso sí, no tengo pelos en...

leer más
Moussaka paleo

Moussaka paleo

Una receta tradicional versionada

Cuando era pequeña una de mis recetas favoritas era la moussaka. Mi madre solía hacérmela en verano bastante a menudo, quizá porque para algo que me gustaba, aprovechaba para que comiera (era una niña muy inapetente de pequeña) o quizá porque en esa época las verduras de temporada estaban sólo en su temporada. Berenjenas sólo había en verano.

Esto sí, la receta de mi madre llevaba bechamel y toneladas de queso gratinado. La receta que he versionado es sin gluten, sin lácteos y sigue estando absolutamente deliciosa.

Ingredientes:

  • Carne picada (otra versión incluye mitad carne picada mitad champiñones)
  • Berenjenas
  • Tomate triturado natural
  • Ajo
  • Perejil
  • AOVE
  • Sal marina sin refinar
  • Opcional: almendra molida

Preparación:

1- Pela las berenjenas y córtalas en láminas a lo largo. Deja en un escurridor con sal para que “suden” su amargura.

2- Mientras, prepara una bolognesa con la carne picada sazonada, los ajos y perejil picados y el tomate (reserva un poco para el final). Este punto va a ser el que te tienes que esmerar más: saltea unos champiñones para darle otro toque diferente, agrega también si deseas un poco de albahaca, etc. Tiene que quedar una bolognesa de aspecto espeso.

3- Monta en una bandeja de horno capas de berenjena alternando con capas de carne picada. Termina con una capa de berenjena y un poco de tomate triturado. Si lo deseas, espolvorea con almendra en polvo y gratina unos minutos en el horno.

Ahora sí, tenemos una receta de moussaka deliciosa, rica en proteína, fibra y calcio, apta para todos los públicos y en especial para los que siguen una dieta paleo o huyen de harinas, azúcares y lácteos.

Es una de las recetas de mi Menú semanal con Batch Cooking, en el que propuse preparar la bolognesa con antelación (y que puedes usar para otras recetas) y reservarla en la nevera. El día que te apetece mousaka, la tienes en un pimpam.

Cuéntame, ¿la has probado ya?

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en...

leer más

Moussaka paleo

Una receta tradicional versionada Cuando era pequeña una de mis recetas favoritas era la moussaka. Mi madre solía hacérmela en verano bastante a menudo, quizá porque para algo que me gustaba, aprovechaba para que comiera (era una niña muy inapetente de pequeña) o...

leer más

Entre col y col, lechuga

Receta de un "trinxat" diferente Una de las cosas que más me gusta es versionar y customizar recetas. Darles mi huella. Y por eso te invito a menudo a que no hagas al pie de la letra las recetas que publico: pruébalas, y luego versiónalas según tus necesidades, los...

leer más