Cómo echar un cable a tus hijos con los exámenes

O a ti, si estás estudiando. Porque los consejos de este artículo van dirigidos a todo aquél que esté en proceso de aprendizaje. Yo misma creo que no voy a dejar de estudiar nunca… y conozco a unas cuantas personas que están como yo. Pero además, soy mamá de 2, niño y niña, que por supuesto y como todas las madres voy a decir que son los más inteligentes, listos y guapos del mundo.

Pero vamos, a lo que voy. Que para estudiar, hay maneras, y maneras. Y como madres/padres podemos hacer mucho para ayudar a nuestros churumbeles en esos menesteres cuando salen de su intensa jornada de 6 horas. Porque yo no sé los tuyos, pero a los míos lo que les apetece a las cinco de la tarde es jugar, bailar y hacer experimentos a su libre albedrío. Sentarse en su escritorio y abrir un libro es la última de sus prioridades.

¿Qué puedo hacer yo, pues, que soy una madre dispuesta y activa para que cumplan con sus obligaciones y en harmonía?

Primero, libéralo:

Antes de sentarlo a hacer deberes haz que se mueva. Puede hacer algún extraescolar movidito, como fútbol, básquet, baile o patinaje. Y si no, agarrad la bici y pedalead juntos un rato. O llévalo al parque y que corra. Al moverse su cerebro va a segregar BDNF, una neurotrofina que ayuda a crecer y fortalecer las conexiones neuronales. Lo que es lo mismo: fomenta el aprendizaje. Está ampliamente documentado que practicar deporte antes de estudiar aumenta la concentración.

Llegado el momento, crea un ambiente adecuado. Esto es de cajón, y es igual que cuando creas un ambiente para dormir, o un ambiente romántico, etc. El entorno, importa. El pequeño empollón debería tener una mesa limpia, libre de distracciones, con todo el material necesario para su labor. Dependiendo de la edad del niño, fuera tecnologías que no necesite: móvil, tablet & company. La mayoría de los deberes de mi hijo mayor ya son en ordenador, así que en ese caso… de eso se libra el perla. Y como yo soy muy “de oler” las cosas, me gusta preparar el ambiente con algún aceite esencial como el de mandarina, que estimula la creatividad y el buen rollo, o bien alguna sinergia con laurel que estimule la concentración.

Cómo alimentamos sus neuronas:

Hay 3 nutrientes que son muy queridos por las neuronas de nuestros pequeños estudiantes:

1- Las grasas. Eso es lo que más. Pero las grasas buenas. Así que ese es otro motivo para eliminar de tu casa (sí, para ti también) todo lo light. ¡Que es una tomadura de pelo! Si un alimento tiene grasa, es que la necesita. Y tú y tu hijo también la necesitáis. Me estoy refiriendo a las grasas que contienen los frutos secos, el aguacate, el huevo, el salmón, atún, boquerones… El huevo además contiene fósforo y otros nutrientes interesantes a la hora de estudiar.

2- Las vitaminas del grupo B. Son las que equilibran y modulan todo el sistema nervioso central, incluido el cerebro. Las encontramos en los vegetales y los alimentos integrales.

3- Los aminoácidos que se hayan en el huevo (nuevamente), la carne de calidad, las legumbres, el pescado.

Como ves, si alimentas a tu hijo con comida real, la de toda la vida, la auténtica, no tendrá ningún problema a la hora de estudiar.

¿Algo a evitar?

Por supuesto. No le des azúcar ni harinas refinadas a tu pequeño. Ni grasas hidrogenadas. Que meriende bollería, galletas y zumitos envasados va a suponer que lo pongas como una moto, pille un berrinche, le cueste concentrarse y los deberes de media hora se conviertan en una tortura de tarde entera.

Nunca debería de tomar este tipo de productos. Jamás se han tomado, y lo que hoy nos parece normal o habitual, lleva tan sólo unos 20 – 30 años entre nosotros. Pero si está en época de exámenes, peor: dale para merendar fruta fresca, frutos secos, un bocadillo de pan de masa madre con aguacate y caballa, después de jugar un rato en el parque y moverse un rato.

Y la fórmula milagrosa para todo: fomentar su aprendizaje con mucho amor y confianza. Y ahora, ¡a estudiar!

2 Comentarios

  1. Marta me ha encantado este post, lo comparto porque aunque no soy mamá, tengo una sobrina que se alimenta fatal, tiene picos de ansiedad con cada examen y creo que entre todos en casa, en especial sus papá, podemos seguir tus consejos y mejorar su rendimiento y consiga estar más tranquila. Pienso igual que tú, cuanto no hace una buena alimentación. ¡Gracias!

    Responder
    • Gracias Thania! La alimentación es básica para todo, pero igual de importante que los pensamientos, las emociones… y además es una relación a ambas direcciones! Según como te alimentes, sientes, y según lo que sientas, te alimentas 😉
      Un abrazo muy fuerte, bonita!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diabetes, la epidemia más dulce

Un mundo diabético Dime ¿cuántas personas conoces que padezcan Diabetes? Ésta, junto con la obesidad, es la epidemia del siglo XXI. Y es que ambas van cogidas de la mano, no por causa sino por consecuencia: a largo plazo, la dieta clásica para tratar la diabetes, con...

leer más

Cómo hacer chucrut casero

La magia de la fermentación Hace unos meses empecé un nuevo curso para actualizar mi formación: Nutrición Clínica Aplicada (nivel I y II). Quién me iba a decir a mí que sería tan suertuda de toparme con profesores tan increíbles. Bueno, no sé si conoces al Dr. Álvaro...

leer más

Todo sobre la dieta paleo

La mala fama No me gusta la palabra "dieta". Ni me gusta que me encasillen en un tipo de alimentación u otro. Pero la mala fama que tiene la Dieta Paleo me hace salir de mi zona de "yo no me meto" y ahora sí, tengo que "mojarme". Porque la Dieta Paleo es lo que más se...

leer más
marta mato coach

Únete al efecto mariposa

Descárgate gratis mi guía revolucionaria y empieza ya tu gran cambio. Y además, cada mes recibirás mis tips, artículos, descargables y consejos para ayudarte a tener un estilo de vida más saludable.

*Antes de inscibirte, lee por favor mi política de privacidad.

Te has suscrito correctamente