Todo lo que está en tus manos para mejorar tu alergia

Sobre las defensas en este blog hemos hablado largo y tendido… pero claro, cuando una se lía a contar maravillas sobre todo lo que sabe para mantener a raya las alergias, pues eso, que con el sistema inmune hemos topado. Y si insisto tanto es porque de verdad de la buena, que cuidar el complejo sistema inmunológico que rige el bienestar de tu organismo, es tan simple como cuidar de sus amigos… ¡y alejar sus enemigos!

Porque tus defensas, tan complejas ellas, ya saben cómo actuar, cómo colaborar entre ellas y cómo protegerte. Eso sí, no le compliques la vida. Pónselo fácil tal como así:

Ahí lo tienen chungo:

Cuando sufres inflamación o permeabilidad intestinal. Cuando los niveles de glucosa en sangre parecen el Dragon Khan de Port Aventura (al que por cierto, sólo he subido una vez en mi vida y ya ese día dije “nunca más, santo Tomás”…). Si tu dieta se basa en azúcares y harinas refinados; algo que, con la oferta actual del súper, cuesta muy pero que muy poco, así que, ojito. Si tu nivel de tolerancia al gluten, a las saponinas, a las lectinas y, en general, a todos los anti nutrientes que nos regalan los cereales, es bajo.

Cuando o si todo lo dicho anteriormente sucede, entonces chica, tus defensas tienen mucha faena. Y si se estresan, si no lo ven claro, se vuelven tarumbas y te atacan a tí misma. O sea, sufres alergia.

Pero vamos a observar el vaso medio lleno:

Así las estás cuidando:

Ahí están los 6 amigos que aparecen en el título del post:

1- Tus defensas se pirran por los antioxidantes. Dales vitaminas hidrosolubles como la C, o las liposolubles A, D y E. Las primeras, en los alimentos crudos (ensaladas, fruta, smothies, crudités…) y las segundas en alimentos grasos como el aceite de oliva, el huevo, el aguacate… Bueno, y la vitamina D en concreto, en un ratito de sol diario y sin protección. Dale, que no vas a quemar, y los niveles de esta vitamina en nuestro país, aún mediterráneo y todo, está bajo mínimos.

2- Si hay algo que las emociona son los minerales como el zinc y el selenio. Tú disfruta comiendo marisco: mejillones, gambas, calamares… y deja que ellas aprovechen todos sus minerales. También los vegetales tienen mucho selenio, pero de ello depende que el suelo donde han sido cultivadas sea rico en este nutriente.

3- El secreto mejor guardado de las defensas son los oligoelementos. Y es que hay personajes en este entorno que, aunque los necesitemos en pequeñísimas cantidades, son esenciales. Bueno, importantes. El oligoelemento cobre es un antibiótico natural, antiinflamatorio y anti infeccioso.

4- Lo dicho ya en los artículos anteriores: cuida tu intestino, y tu sistema inmune trabajará perfectamente orquestado. Ahí recuerda la importancia de los alimentos probióticos y, sobre todo, de los prebióticos.

 

Y algo más…

5. Descansa y duerme correctamente. O sea, que tu sueño sea reparador. La verdad es que no sé cuántas horas necesitas dormir, si 6 u 8… Yo desde luego que sin mis 8h de sueño al día siguiente parezco un zombi y no doy pie con bola… Pero tú, quién sabe, quizá con menos tienes suficiente. De hecho, tenía una clienta que con sólo dormir 4h estaba más fresca que una rosa. Por supuesto que esto no es lo común; sería la excepción que confirma la regla. Lo que quiero decir es que la calidad de tu sueño sea buena, y esto lo sabrás si cuando te despiertas lo haces con energía y ganas de comerte el mundo. Pues sí, tus defensas, necesitan descansar.

defensas 2

6. Mantenlas lejos del estrés. O bueno, tú no te estreses… No sólo para la salud de tus defensas, por supuesto. Pero para ellas, también: el estrés sostenido a lo largo del tiempo y mal gestionado pasa factura… ¡y de qué manera! Así que una vez más, te propongo: medita, haz mindfulness, respiraciones profundas… O cualquier técnica que te permita conectar contigo misma, con el aquí y el ahora, y limpie tu mente de pensamientos negativos. Sobre ello he escrito y hablado en otras ocasiones como aquí o aquí.

Y ya, tienes un montón de soldaditos dentro cuidando de ti. Uy perdón, así se lo cuento yo los peques… Voy: tienes un sistema defensivo muy complejo y muy eficaz. Y si lo cuidas y no se lo pones muy difícil, es capaz de luchar como el mejor de los batallones. Por su labor y tu bienestar…¡pónselo fácil! Cuida a sus amigos y aleja a sus enemigos.

 

Dime, ¿sufres alergias? ¿cumples alguno de estos tips?

2 Comentarios

  1. Mil gracias, como siempre excelente información, fácil de comprender y recordar. Cosa muy importante, pues cuando los contenidos son muy complejos, uno lee y relee finalmente entiende, pero luego es difícil de recordar y hacer uso de esa información. Gracias de nuevo. Seguimos aprendiendo. @litafrog

    Responder
    • Gracias a ti, Liliana! Tus comentarios siempre me animan a mejorar y seguir trabajando. Un fuerte abrazo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Síndrome premenstrual yo? ¡Nunca!

O cómo tener la regla sin que te enteres... Sí, esto de ser mujer, a veces es chungo. Visto objetivamente y así, desde arriba, parece que entre parir, sufrir retención de líquidos y menstruar cada 28 días, nos ha tocado la peor parte en la Evolución. Pero no, amiga,...

Todo lo que quieres saber sobre la dieta sin gluten

El gluten, ¿el malo de la película? Cuando las cosas se ponen feas, en cualquier ámbito, lo más fácil es buscar culpables. Responsabilizar a otros de los errores. Justificar tus cagadas con detalles que no están en tus manos. Con el gluten pasa algo así. Parece que...

Diabetes, la epidemia más dulce

Un mundo diabético Dime ¿cuántas personas conoces que padezcan Diabetes? Ésta, junto con la obesidad, es la epidemia del siglo XXI. Y es que ambas van cogidas de la mano, no por causa sino por consecuencia: a largo plazo, la dieta clásica para tratar la diabetes, con...

Todo sobre la dieta paleo

La mala fama No me gusta la palabra "dieta". Ni me gusta que me encasillen en un tipo de alimentación u otro. Pero la mala fama que tiene la Dieta Paleo me hace salir de mi zona de "yo no me meto" y ahora sí, tengo que "mojarme". Porque la Dieta Paleo es lo que más se...