Háblame de comida…

La semana pasada te empecé a explicar qué es eso de lo que todo el mundo habla, de la dieta cetogénica (y si no lo leíste, antes de seguir, échale un ojo). Ya viste que casi es la panacea a muchos males… Bueno, hace tiempo que dejé de creer en los milagros, pero la dieta cetogénica, keto o ceto, es realmente una excelente herramienta para muchos nutricionistas.

De el anterior artículo me dejé el quinto tip. Que de hecho, creo que es el más esperado. Así, que, ahí voy:

Tip 5 – Qué como:

La idea es reducir al máximo el consumo de hidratos de carbono e incrementar las grasas. Así, reduciremos pan, cereales, legumbres, frutas… y comeremos más aguacate y aceites. ¿Por qué? El objetivo es hacer que tu combustible sea la grasa (ya te lo he dicho, si no leíste el artículo anterior, no acabarás de entenderlo).

Si una dieta equilibrada acostumbra a tener este aspecto:

  • 55 % HC
  • 20-25 % Pr
  • 20-25 % Gr

En la dieta cetogénica sería algo así:

  • 65-75 % Gr
  • 20 % Pr
  • 15-5 % HC

¿Ves cómo tu principial fuente energética será la grasa? Que esto sea así, supone unos beneficios que te comenté en los tips 1 a 4. ¡Pero cuidadín! Ya te dije que no lo hagas sola, porque si no lo pillas bien, habrá complicaciones, ok? De todas formas, ya te digo que la dieta cetogénica no es un estilo de alimentarse: es un tratamiento puntual. Y en ese caso es genial.

En el plato:

Todo esto se traduce en comer vegetales de bajo contenido en carbohidratos como espinacas, lechuga, brócoli…, grasas buenas como ghee o mantequilla clarificada, aceite de oliva virgen extra, aguacate… y fuentes proteicas como el pescado azul (sardinas, salmón, atún…).

Para que te hagas una idea más clara, un menú cetogénico podría ser:

Desayuno: Aguacate + jamón ibérico + infusión o café

Comida: Endivias con anchoas + salmón a la plancha

Cena: Alcachofas al horno + pinchos de pollo y tomatitos cherry

En mi consulta, donde gran parte de mis clientes son mujeres que no se sienten a gusto con su cuerpo, y quieren arreglar desajustes digestivos u hormonales o mejorar su rendimiento deportivo, es una herramienta que uso a menudo. No mucho tiempo, tan sólo un par de semanas para “activar” el metabolismo y, la verdad, es que estoy encantada con la dieta cetogénica. Repito: no es un estilo de alimentación; pero sí un excelente tratamiento puntual con muchas ventajas.

Cuéntame, ¿has seguido alguna vez una dieta cetogénica?

1 Comentario

  1. Yo si la he seguido…y me ha ido de fabula….pero necesito que alguien me la supervise y asi he llegado a ti…💓
    Contactare contigo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cómo convertir una patata en una joya

La patata del día anterior Digo yo, que habrás oído hablar algo de una patata del día anterior. ¿Te suena? Si no es así, te lo cuento: se dice, se sabe, se aconseja comer patatas cocidas el día anterior. Es bastante habitual y si lo has oído/leído seguramente será en...

leer más

Moussaka paleo

Una receta tradicional versionada Cuando era pequeña una de mis recetas favoritas era la moussaka. Mi madre solía hacérmela en verano bastante a menudo, quizá porque para algo que me gustaba, aprovechaba para que comiera (era una niña muy inapetente de pequeña) o...

leer más

¿Síndrome premenstrual yo? ¡Nunca!

O cómo tener la regla sin que te enteres... Sí, esto de ser mujer, a veces es chungo. Visto objetivamente y así, desde arriba, parece que entre parir, sufrir retención de líquidos y menstruar cada 28 días, nos ha tocado la peor parte en la Evolución. Pero no, amiga,...

leer más