Venga, dílo: ¿Qué tiene de arte el ir de vientre? Pues mira, creo que entre que media humanidad va estreñida, o va demasiado, o tiene gases, o no va… Y entre todo lo que se está avanzando en cuanto a los descubrimientos sobre la parte de tu aparato digestivo que llega a su fin… la verdad, casi casi que ir de vientre se convierte en todo un arte. ¡Cucha!, que no todo el mundo sabe ir y sabe hacerlo bien, ¿a que no?

Bueno, pues en esas estamos. La semana pasada te di las primeras pautas para activar tus defensas, y si escuchaste bien el podcast deberías de haber entendido que tu intestino tiene muchísimo que decir acerca de tu batalla contra los virus. Así que, se me ha ocurrido hablar más profundamente sobre este escatológico y apasionante tema, porque segurísimo que te voy a ayudar… y sorprender.

Contigo, el “5 cosas que deberías saber sobre el arte de ir de vientre”:

1.Tu intestino está en estrecha relación con tu sistema inmune: el 80% de éste se encuentra en el primero. En él, en el intestino, se haya el escenario principal de las bacterias, que se sitúan en un depósito delimitado, la mucosa intestinal (y no se acercan amenazadoras a nuestras células). El sistema inmunitario puede jugar ahí sus batallas sin que haya peligro alguno para nuestro organismo. Cúidalo, te protegerá.

2. La estrechísima relación que hay entre tu intestino y… tus emociones. El experimento de los ratones que nadan es el más relevante en el campo de la investigación en depresión y motivación. Se trató de observar cuánto tiempo nadaban unos ratones metidos en un vaso circular lleno de agua… hasta llegar a la otra orilla (orilla que, como el vaso era circular, no llegaba nunca). ¿Cruel? Sí, como todos los experimentos con animales. Pero a lo que voy: Alimentaron con bacterias probióticas la mitad de los ratones, y observaron que éstos estaban más motivados a seguir nadando que sus compañeros no suplementados. El grupo suplementado, además, obtuvo mejores resultados en las pruebas de memória y aprendizaje, y tenía menos hormonas de estrés en sangre. Adicionalmente, cuando se los cortaba el nervio vago (el que va directamente de tu intestino a tu cerebro), desaparecían las diferencias entre los grupos de ratones. Ámalo, te hará feliz.

3. Sensibilidad al gluten no celíaca y otras intolerancias alimentarias. A los cereales no les gusta que se los coman. Por eso cuando te comes un cereal, éste suelta una pequeña cantidad de saponinas y lectinas, que no hacen otra cosa que inflamar tu intestino. En tu interior, el gluten puede viajar sin ser digerido en parte a través de las células intestinales. De esta forma las proteínas del trigo llengan a zonas donde no deberían de llegar. Esto, tampoco le gusta a tu sistema inmunitario, y sí, también inflama tu intestino. Escúchalo, él te dirá lo que te conviene.

4.¿Sabes cómo es la “caca” ideal? Tres cuartas partes de tus deposiciones son agua. Así que, gracias al contenido óptimo de agua, las heces son suficientemente blandas para transportar hacia el exterior los restos de nuestro metabolismo. Te presento la escala de Bristol, que data de 1977 y muestra la consistencia que puede tener una deposición. ¿La ideal? La tipo 4: marrón, lisa y suave y forma de salchicha. Obsérvalo, no te mentirá.

ir de vientre

5.Siéntate bien para ir al baño. Desde tiempos inmemoriales, sentarse en cuclillas fue la posición natural para evacuar. No fue hasta el s. XVIII que apareció el váter como refinamiento para ese acto tan natural. Defecar en posición de cuclillas relaja la musculatura abdominal de tal manera que nos facilita mucho el trabajo a la hora de eliminar aquello que ya no queremos. Curioso es saber que las hemorroides, trastornos intestinales como diverticulitis o estreñimiento sólo se dan en los países en donde evacuamos sentados en el váter. Así que, si te cuesta ir de vientre, o tienes algún problema intestinal, o simplemente quieres cuidarte más, te recomiendo que (no, no cojas el martillo y destroces tu baño…) tengas un taburete cerca del váter para conseguir un ángulo de 45º cada vez que quieras defecar. Posiciónalo, y se lo agradecerás.

ir de vientre

 

Y ahí están las 5 curiosidades que deberías saber sobre este arte.

Espero que a partir de ahora cuides mejor tu intestino. ¿Sabías alguna de estas curiosidades?

7 Comentarios

  1. Em sembla molt interessant el que expliques, es cuestió de practicar. Gràcies

    Responder
  2. Buenísimo NL como siempre. Sabes que he ido a Ikea a por mi banquito para el baño? Estas haciendo una revolución en mi casa sin saberlo, pero todos estamos felices por ello.

    Responder
    • Caribay, qué me vas a decir a mi, que tengo banquitos de todas las medidas! jaja! Me alegra un montón revolucionar (para bien) tu familia :). Un abrazo, guapa!

      Responder
  3. Muy bueno NL de esta semana , ya tengo mi banquito en el baño !

    Responder
  4. Va muy bien el banquito ,
    marta ,quería comentar que el día 10.11.2016. Tengo hora de visita.pero no podre ir, si me la puedes
    des cambiar a otro dia.
    gracias.

    Responder
  5. Hola Marta, tengo un problema enormeeeee con este tema que cuando lo cuento todo el mundo me mira y se ríe 🙁 hace 2 años que fui mama, y durante todo el embarazo SOLO comía fruta, lo demás no me gustaba, quizás todo empezó porque hace muchisimos años que soy estreñida (pero antes del embarazo sin exageración) y se lo dije a mi ginecólogo y me dijo que tomara mucha fruta, y creo que por miedo a estreñirme y no poder tomar nada, esa idea se instalo en mi cabeza 🙂 y solo comía fruta durante todo el embarazo, bien pues desde hace 2 años soy no estreñida no creo que defina lo mio, porque para ir al cuarto de baño necesito tomarme…. cada vez mas cosas, intento todas mas o menos naturales, pero cada cierto tiempo, tengo que recurrir a ponerme algún enema o no hay otra manera, estoy pasándolo fatal y no encuentro ayuda, no se si puedes darme algún consejo?
    Gracias.
    bss

    Responder
    • Hola Montse, realmente situaciones similares a la tuya la he visto muchas veces, y no suelen solucionarse “tomando algo”, pues como bien dices, ya has ido probando con diferentes remedios sin dar con la solución. Yo propondría averiguar cuál es el orígen del problema (el cual ya te digo que puedo intuir aunque sería muy mala terapeuta sin con sólo tus pocas líneas me atreviera a darte diagnóstico), y a partir de allí, proponer estrategia nutricional adecuada y quizás si fuera necesario algún complemento. Pero en ningún caso para solucionar el problema, sino para ayudar a tu cuerpo a recuperar la manera de llevar a cabo esta función vital. Mi consejo sería que te visitara un nutricionista que abordara el problema con una visión holística. Obviamente puedo ayudarte, pero si deseas más información mándame un correo o rellena el formulario de contacto y te atenderé sin ningún compromiso. Un fuerte abrazo y ánimos!

      Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Lo más leído del 2017 - Marta Mato - […] El artículo más escatológico del año… ¡fue el más leído! Si te lo perdiste, léetelo ya. […]
  2. No sufras estreñimiento nunca más - Marta Mato - […] es que ir de vientre viene a ser hoy en día todo un arte. Pero todo tiene solución (menos…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

detoxificate

Únete al efecto mariposa

Descárgate gratis mi ebook "Detoxifícate" y empieza ya tu gran cambio. Y además, cada dos martes recibirás mis tips, artículos y consejos.

Te has suscrito correctamente